Home / Cantos de Sirena / El impresionante mundo de Kubrick

El impresionante mundo de Kubrick

La periodista Marta Molins junto a la maqueta del laberinto que sale en «El Resplandor».

 

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) ha acogido durante varios meses una espectacular exposición dedicada al cineasta Stanley Kubrick. Fui a verla con mi amiga, también periodista, Marta Molins, y gracias a que estábamos acreditadas (muchas gracias a Gerard Nomen por las gestiones), evitamos la larguísima cola de la entrada.

La entrada a la expo prometía.

 

Laura Pera, la guía del CCCB que nos ayudó a conocer la figura de Kubrick.

 

No estoy muy ducha en la vida y filmografía de Kubrick, tan sólo en 5 o 6 películas, así que Marta y yo optamos por apuntarnos a un grupo con guía para así tener más información relativa al cineasta y a su mundo personal y profesional. Laura Pera, la guía que nos tocó, realizó un gran trabajo durante las dos horas que duró el paseo a lo largo de las diferentes salas.

La entrada a la exposición ya nos impactó, con unas grandes letras rojas con el nombre de Stanley Kubrick. El comienzo prometía.

Como ya he dicho anteriormente, la exposición constaba de diferentes salas, cada una relacionada con una película concreta en la que había dispuestos gran cantidad de objetos del film, desde vestuario, guiones, storyboards, planes de rodaje… Era todo muy impactante, ya que tener a escasos centímetros de ti ropajes que llevaron Marisa Berenson y Ryan O´Neal en Barry Lyndon, el plan de rodaje hecho a mano por el propio Kubrick de Senderos de Gloria, el guión modificado con apuntes de Kubrick de El Resplandor (por citar unos pocos) resultaba abrumador.

 

Vestuario de «Barry Lyndon».

 

Los vestidos de las gemelas de «El Resplandor».

 

Plan de rodaje de «Senderos de gloria» hecho a mano por el propio Kubrick.

 

La espectacular sala dedicada a «2001: una odisea del espacio».

 

Traje de mono de «2001: una odisea del espacio».

 

Pósters oficiales de «Eyes wide shut».

 

Vestuario de «La naranja mecánica».

 

Sala audiovisual de la zona sobre «Lolita».

 

Anotaciones sobre cómo debían moverse los actores-mono de «2001: una odisea del espacio».

 

HAL 9000

 

La sala más impactante fue la de 2001: una odisea del espacio. Podías encontrar un traje de mono, maquetas de la nave espacial, incluso una replica de HAL 9000 con el mismo audio que en el icónico film.

Resultó muy interesante saber datos relacionados con las películas. Laura Pera nos comentó que «Espartaco» se rodó en España y, para ello, contrataron extras españoles. Eso sí, la única condición que puso Franco fue que ninguno de ellos muriera durante la película (algo que, obviamente, no ocurrió). También nos habló de escenas censuradas, una de ellas titulada «Ostras y caracoles», un minutaje de contenido sexual que se añadió a posteriori.

Vestuario de «Espartaco».

 

Storyboard de «Espartaco».

 

Sobre «Lolita», por ejemplo, desmintió la leyenda por la cual Sue Lyon, la adolescente protagonista (contaba con 14 años cuando encarnó el papel en el polémico film) sufrió un trauma tras participar en la película.

En general, he descubierto a un cineasta apasionado por su trabajo, increíblemente controlador de todos los detalles del rodaje y con un tremendo pánico a volar.

La exposición cerró puertas el pasado domingo 31 de marzo, después de haber recibido 137.605 visitantes, lo que la convierte en la de mayor éxito de público en la historia del CCCB.

Fotos: Marta Molins

 

Helena García Castaño

@hgcsirena

 

Artículos relacionados:

Crítica de la mítica película “Espartaco” (1960), de Stanley Kubrick. Por Mario Delgado Barrio

About Helena

Check Also

“Madre” y “El irlandés” estrenos destacados de esta semana en España. Son 14 en total

En este último trimestre del año suele ser cuando se estrenan más películas en España. …

One comment

  1. Os confieso que tuve que pasarme un par de veces por el CCCB. La primera, aunque le dediqué casi 3 horas, por la afluencia masiva de público de los fines de semana no permitió recrearme en algunos detalles. La segunda fue complementaria y pude focalizar la visita en los aspectos que había querido profundizar del universo Kubrick. Realmente, una pasada de exposición y un gustazo su revisión pormenorizada para cinéfilos y gente inquieta culturalmente hablando. No es de extrañar la respuesta que ha obtenido la exposición, incluso la cantidad de gadgets y estudios bibliográficos sobre los films de Kubrick que se ofertaban en la librería del CCCB entiendo también habrán satisfecho a la concurrencia general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO