Esta noticia que voy a comentar a continuación está intentando ser arrinconada o minimizada por muchos mass media. Me parece importante y podría dar lugar, por ejemplo, a una gran novela del gran Rafael Chirbes (“Crematorio”, “En la orilla”). Muestra uno de los grandes males actuales de nuestro país y al que hay que ponerle coto, porque si no vamos directamente a la catástrofe.

Ahora resulta que varios de los empresarios de la construcción españoles han sido imputados por el magistrado Javier Gómez Bermúdez, titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, acusados de haber pagado supuestamente comisiones al PP a cambio de la concesión de obras públicas. El juez ha imputado también a los responsables de las cuentas del partido, que habrían sido los receptores del dinero.

La lista contiene nombres muy significativos: Juan Miguel Villar Mir (Madrid, 1931), marqués de Villar Mir y que fue candidato a la presidencia del Real Madrid, presidente del Grupo OHL; Luis de Rivero, ex presidente de Sacyr Vallehermoso; Alfonso García Pozuelo-Asins, consejero delegado de Constructora Hispánica S.A , Manuel Contreras, presidente de AZVI y José Mayor Oreja (su hermano es el ex ministro con el PP en la época de Aznar Jaime Mayor Oreja), en representación de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). El magistrado los acusa de la presunta comisión de los delitos de “asociación ilícita, alteración de precio en concursos y subastas públicas, receptación y blanqueo de capitales, cohecho, prevaricación, tráfico de influencias, delito contra la Hacienda pública, fraude y exenciones ilegales, encubrimiento y falsedad, y apropiación indebida de fondos electorales.

También han sido imputados los antiguos tesoreros del PP Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta.

José López Pérez