Home / Críticas / El Martes Crítico de Oti R. Marchante: Recibimiento unánime a “Tarde para la ira”

El Martes Crítico de Oti R. Marchante: Recibimiento unánime a “Tarde para la ira”

tarde-para-la-ira-ligandoEsta semana no hay polémica ninguna con la película preferida entre los estrenos, pues todas las crítica que he visto a “Tarde para la ira” son muy elogiosas. El debut de Raúl Arévalo no es que haya roto las taquillas, pero, en cambio, ha gustado mucho a todos los que, precisamente, no pasamos por ellas. Otro estreno español, “Gernika”, de Koldo Serra, no ha tenido ni eso, el favor crítico. En unos días comienza el Festival de San Sebastián, un aquelarre de crítica y de cinefilia alrededor de…, una barra de pintxos. En fin, recojo unos cuantos elogios sobre “Tarde para la ira”, y empiezo por Carlos Boyero, que él sí ha traído polémica este fin de semana. Qué arte tiene.

Carlos Boyero:

Tarde para la ira es dura y realista, posee atmósfera y un tono turbio y logrado. Los personajes huelen a calle y a supervivencia, los diálogos y las situaciones son creíbles. Es una película con olor y sabor, meritoria, con un director que tiene claro lo que quiere narrar y lo cuenta bien… Es una primera película que no lo parece, voluntariamente sucia, con una violencia que la sientes, que es real, habitada por gente que siempre lo ha tenido crudo, por traiciones y una venganza cocinada lentamente, con imposible final feliz para nadie.

 

Nuria Vidal:

Hay en Tarde para la ira un control de la narración, una seguridad en los tiempos, en la posición de la cámara y en los movimientos que muchos veteranos no consiguen jamás. Pero si eso ya sorprende, lo que es más interesante en este film es la puesta al día y en clave contemporánea del universo del western.

 

Alberto Bermejo, en El Mundo, elogia la aparición de actores sorprendentes:

Algún descubrimiento fascinante como el de Ruth Díaz, ascensos desde el semianonimato de los secundarios eficaces al círculo de luz de los coprotagonistas con identidad propia como el de Luis Callejo o constataciones clamorosas como la de Manolo Solo.

 

José López en No Solo Cine, abunda en esa idea:

Una de las claves para que el film funcione es su reparto, todos están bien, pero destaca sobremanera Antonio de la Torre, uno de los mejores actores españoles, y que en esta ocasión borda su personaje que parece estar escritor directamente para él, que recuerda a algunos de las películas de los hermanos Cohen. Antonio habla poco, tiene pocos diálogos, pero dice mucho con su mirada, con sus gestos. La escena del hospital en la que recibe una paliza y no se dá por vencido es definitoria. También está a un nivel alto Ruth Díaz, atrapada por la situación (su trabajo es de Goya), y sorprende mucho y lo clava Manolo Solo, lejos de lo que le hemos visto hasta ahora. Luis Callejo se complementa muy bien con Antonio de la Torre, su trabajo en varios momentos es de nota.

 

Quim Casas hace una alabanza del guión y la dirección:

La puesta en escena está en sintonía con el laconismo de los propios personajes. Si el guion es tenso, la realización de Arévalo aún lo es más, sin planos con alardes ni momentos prescindibles. Los fantasmas de un pasado que no puede superarse afloran permanentemente en las imágenes de esta excelente película sobre la gestación lenta y paciente de la ira, y el abismo que la separa de la reconciliación y el perdón.

 

En cuanto a mí, participo por completo de todo lo bueno que se ha escrito sobre Raúl Arévalo y “Tarde para la ira”, aunque me remito a mi último párrafo de lo que escribí en ABC, donde subrayo un detalle sobre el fondo, del fondo, de la historia, y me pregunto si el “tarde” del título es temporal o simplemente un juicio, una opinión:

Arévalo advierte y propone ideas muy poco dóciles acerca de cómo, cuándo y hasta cuándo se ajustan las cuentas con los verdugos que te han convertido en víctima, y el itinerario del argumento y de los personajes te invita a tener una idea, una posición sobre ello (entre el hazlo y el ya basta); lo cual, si se traslada al caso del viejo terrorismo, más que poco dóciles podrían considerarse altamente subversivas. Tal vez el «tarde» del título no se refiera a una parte del día sino a un tiempo ya a destiempo.

import_7823357_11

Sobre “Gernika”, Quim Casas es muy rotundo, y parece que maneja datos históricos que no están tan claros como él cree, pero me remito, mejor, a este párrafo:

Gernika’ es así un filme equivocado que no funciona como relato didáctico ni en su trasfondo épico, tampoco resulta creíble, tenso -estamos hablando de los días previos a una de las grandes masacres de la guerra civil española- ni dramático. Muy distinto al anterior largometraje de Koldo Serra, el ‘thriller’ rural ‘Bosque en sombras’.

 

Javier Ocaña

Resulta chocante que, en 2016, y siendo Gernika la primera aproximación de la historia del cine a la masacre, el tono sea el del melodrama romántico clásico…..   Lo importante es la mirada del cineasta, y en la película no la hay. El drama nunca atraviesa, hay una mirada superficial, formal, pero nunca dramática ni trascendente.

 

Mi impresión sobre la película no es tan clara ni rotunda:

Controla el director cualquier tentación de ser estupendo, o picassiano, o filósofo, o politólogo e historiador, sino que combina una escritura fílmica muy legible, una ambientación lujosa y eficaz, en el sentido de atractiva visualmente, y un relato con un fino miramiento para que la realidad histórica y la ficción no se repudien.

maxresdefault

Aunque me han gustado más otras que se han estrenado, como “Masaan”, película india de Neeraj Gahywan muy reveladora de la sociedad, la religión y los escalones sociales en su país. De ella digo que “todo está contado con enorme miramiento, con desgarrado realismo, precisión en lo tenebroso de la historia y el paisaje, y también con sentimiento y ardor romántico”.

Y no he sido el único, a José López, incluso le ha gustado más que a mí: “Masaan” es cine con mayúsculas, necesario, arriesgado, que se sale de los caminos trillados…. La película es muy dura pero destila verdad, emociona y conmueve.

Como he avisado al principio sobre el aquelarre de San Sebastián alrededor de una barra de pintxos, igual el martes crítico que viene, pues no acaba de llegar.

Oti Rodríguez Marchante

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Programa 194 de No Solo Cine en las Ondas

“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia”. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO