Home / Cine Europeo / El Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Escritores y libreros

El Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Escritores y libreros

Tolkien, los libros rechazados, otra de Men in Black, la sórdida “Sauvage”, la magnífica “Enemigos íntimos”… Estrenos por un tubo, pero llega el verano y aflojaréis el acelerador, malditos, y podremos ver todos y cada uno de los estrenos del fin de semana (eso espero) sin necesidad de parecernos a Tom Cruise en “Misión imposible 8”, cosa que no ocurre desde hace mucho tiempo. Con las películas que se estrenan, y que no puedo o no quiero ver, podría hacerse un magnífico festival: El Festival de deshecho de Tienta. Hablamos aquí de un puñadito de las estrenadas, de “Tolkien”, de “La biblioteca de los libros rechazados”, de “El pan de la guerra” y, en fin, de las que quepan.

 

Javier Ocaña

Con unos diálogos que rara vez alcanzan la profundidad en su dimensión más humana, y que a veces son incluso espantosos, en Tolkien se unen así los guiños para conocedores y admiradores y el retrato de un joven con inmensas dudas para todo, que se acerca mucho más a la inseguridad patológica que a la atractiva complejidad de, por ejemplo, el C. S. Lewis de Tierras de penumbra. 

Quim Casas

Las sagas de ‘El hobbit’ y de ‘El señor de los anillos’ son un éxito de masas, pero la vida de su creador, J.R.R. Tolkien, al menos tal como está contada en este filme, no resulta tan estimulante pese a sus ideales de juventud, una experiencia amorosa romántica y su participación en la primera guerra mundial. Encarnado por Nicholas Hoult, la Bestia de los X-Men, Tolkien resulta un tipo apesadumbrado a quien le cuesta tomar decisiones. El filme se construye en dos tiempos (la contienda bélica y los recuerdos de la vida anterior) y concluye precisamente cuando el protagonista comienza a imaginar los parajes de la Tierra Media

Jordi Batlle Caminal es rotundo:

Cine académico y formulario, soberanamente aburrido.

José López hace la crítica más elogiosa, y ponemos aquí un buen pedazo de ella:

La película explora sus años de formación en su búsqueda de la amistad, el amor y la inspiración artística en el grupo de inquietos estudiantes del que forma parte. En este contexto se produce el estallido de la Primera Guerra Mundial, que amenaza con destrozar esta “asociación”. Todas estas experiencias inspirarían a Tolkien a escribir sus famosas novelas de la Tierra Media. La historia de amor está muy bien contada y desarrollada. Gustará mucho a los fans de Tolkien. Muy buen trabajo de Michael Hoult, le da muy buena réplica Lily Collins. Todo el reparto está solvente. Dirige con soltura y acierto Dome Karukoski. En el guión de David Gleeson y Stephen Beresford no hay nada superfluo. En definitiva, estamos ante una película recomendable, que muestra algunas de las claves para que Tolkien creara sus novelas que hicieron resurgir el género fantástico y se mantienen totalmente vigentes. 

Oti Rodríguez Marchante no es tan partidario:

La recreación del personaje y sus circunstancias está hecha con británico gusto visual y con mucho detalle e inventiva, aunque con evidente estrechura de miras: Peter Jackson desalojó (y sublimó) a Tolkien de su universo interior, pero Dome Karukoski apenas si lo viste por fuera. La estructura de la película es tosca… El «Tolkien» de Karukoski recoge bien, bonita y dramática la vida del personaje, pero pasa de puntillas por su grandeza (también por otros detalles, como su profunda y fructífera amistad con C.S. Lewis), y el actor que lo interpreta, el soso Nicholas Hoult (quien curiosamente también interpretó así a Salinger en «Rebelde entre el centeno»), provoca muchas más ganas de zarandearlo que de leerlo.

………………………………

Carlos Boyero pasa de Tolkien y elige como película de la semana “El pan de la guerra”:

El pan de la guerra pertenece al género del dibujo animado. Ojalá que tenga larga vida. Es bonita y sensible. También muy triste. Cómo no serlo al contar la historia de una cría permanentemente acorralada en el Kabul de los talibanes, intolerante y salvaje, sin el menor respeto no ya hacia los disidentes, que tienen que hacerse invisibles, mudos y sordos si no quieren ser exterminados, sino también para los más débiles, los tullidos, las mujeres, niñas a las que destinan marido sin la menor posibilidad de elección. La protagonista, en nombre de la supervivencia y siguiendo la pista de su encarcelado padre, debe disfrazarse de niño y refugiarse ante el horror cotidiano escuchando cuentos y leyendas orales presididos por la lírica, con capacidad para hacer soñar.

Jordi Costa se va a los libros:

La biblioteca de los libros rechazados” se centra en la investigación en torno a la autoría real de un manuscrito sorprendente: una novela que armoniza la muerte de Aleksandr Pushkin con la crónica de una ruptura sentimental en presente, firmada por un pizzero difunto que, en vida, no había manifestado ningún tipo de inquietud literaria. La película de Bezançon apuesta por una ligereza que no quiere hacer sangre, aunque su trama fija dos dianas para lanzar sus dardos críticos: las convicciones jerárquicas de un crítico literario mediático y la ciega obsesión de la industria editorial por encontrar el próximo fenómeno de mercado.

Lluis Bonet, también:

“Francia tiene más escritores que lectores” es una de las afiladas frases que pueden oírse en esta película que alternando los tonos de comedia y drama, sin sobrepasarse nunca en ninguno de los dos, disecciona el mundo editorial y la fabricación, por encargo y a medida, del siempre codiciado best seller.

Nuria Vidal se va más lejos, de “La biblioteca de los libros rechazados”, a una novela maravillosa, “Luz del 14”, de Emilio G. Romero, que aconsejo vivamente:

La película que más me gusta de los estrenos de esta semana es otra. No sé si es una gran película, pero no me importa. Me gusta la idea, me gusta el tono, me gusta cómo se resuelve y además, cualquier película con Fabrice Luchini dentro, me gusta más. Se titula La biblioteca de los libros rechazados, la dirige el francés Rémi Bezançon.

Y aprovecho esta entrada para hablar de un libro que fue rechazado, pero que gracias a la tenacidad de su autor, ha conseguido salir a la luz. Y de luz habla La luz del 14, de escritor sevillano Emilio G. Romero. Luz que iluminaba la ciudad de Barcelona en el primer año de la primera guerra mundial cuando la ciudad se convirtió en un nido de espías alemanes, ingleses y franceses, de burgueses sin escrúpulos dispuestos a hacerse ricos con la guerra, de mujeres que empezaban a sacar la cabeza y hacer valer sus derechos y de asesinos. Porque de eso va también esta estupenda novela de intriga. Un asesino en serie que mata mujeres imitando cuadros famosos, perseguido por una pareja de policías tenaces que acaban por desentrañar el misterio. Siempre con el telón de fondo de esa Barcelona que empieza a ser cosmopolita y burguesa.

Luis Martínez se va a lo fácil, “Men in Black International”:

El problema es el guion y la escasa imaginación de una puesta en escena muy cerca de Fast & Furious. Unas veces es película de acción del montón y otras, comedia con poca gracia. El problema gordo (o uno de ellos) es que Men in Black: International nunca es las dos cosas a la vez, que es lo que siempre despista de una cursiva bien utilizada, que no sabes si el que grazna es pato o pato. Ruidosa, simple, repetitiva y bastante cargante. Será que no ha comido suficiente. Por favor, un poco de pan para el pato. Cua.

Sergi Sánchez a lo muy difícil, “Sauvage”:

Es mérito de una puesta en escena directa, a veces sórdida, siempre atravesada por la ternura, y de la extraordinaria interpretación de Félix Maritaud, que sintamos el cansancio, la suciedad, el alivio de este ángel invisible como si su cuerpo fuera el nuestro.

Y yo, de nuevo, a lo evidente, “Enemigos íntimos”:

Interesante filme policíaco francés que se acerca y se aleja a un tiempo de los códigos tradicionales de ese género y esa cinematografía, no es un «polar» frío, sino hirviente, con una puesta en escena nerviosa, crispada, y con unos personajes tiznados de fatalidad y de identidad social y racial. El argumento enfrenta a los protagonistas, amigos de la infancia de barriada marginal, uno integrado en un clan familiar que trafica con drogas y el otro sin acabarse de integrar como policía de estupefacientes. Caminos que los separan, pero también los unen en una potente trama de traficantes, crímenes y venganzas.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Programa 217 de No Solo Cine en las Ondas

“Recuerda que eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida”. Billy …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO