Home / Cine Asiático / El Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: ¿Mejor Elton John o Freddie Mercury?

El Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: ¿Mejor Elton John o Freddie Mercury?

El estreno de “Rocketman”, sobre la vida y música de Elton John, propicia su comparación con la reciente película sobre Freddie Mercury, “Bohemian Rhapsody”. Por lo general, la crítica anda un poco de puntillas sobre cuál es mejor, más musical, más real…, en fin, aunque se aprecia una cierta caída preferente en la recién estrenada. La película de Jia Zhangke que ya presentó hace un año en el Festival de Cannes, “La ceniza es el blanco más puro”, encuentra ahora momento de estreno.

Luis Martínez es el más directo y claro sobre Elton John y Fredie Mercury:

Lo dicho, infinitamente mejor esto que lo otro.

El resto de comentarios son ya más diluidos, y el de Carlos Boyero escéptico y reticente, como suele:

La única obra maestra que yo recuerdo en este género es Bird, el imperecedero y sombrío retrato que le dedicó Clint Eastwood al genial y autodestructivo músico de jazz Charlie Parker. Rocketman no pretende esos resultados artísticos, pero tampoco es excesivamente complaciente con el mítico Elton John. Durante un rato. Al final nos aseguran que el hambriento de amor, el que sufrió siempre una íntima y desgarradora soledad, se rehabilitó, se casó con un señor, tiene hijos, son felices, comen perdices y ha creado una grandiosa fundación para combatir el sida y ayudar a los afectados.

Quim Casas:

Son filmes similares en varias cosas –aunque Elton John y Freddie Mercury no se parezcan en casi nada– que retratan los dilemas interiores del artista apelando, siempre que se pueda, a aspectos más gratos y edificantes. ‘Rocketman’ lo tiene todo. La relación esquiva de John con su madre. La ausencia total del padre. La amistad con Bernie Taupin, su letrista. Los primeros amores clandestinos. La asunción de su homosexualidad. El éxito. La vida de lujo y desenfreno. La adicción al alcohol, los estimulantes, la cocaína y el sexo. La crisis creativa.

Jordi Batlle:

“Rocketman” se ajusta más que “Bohemian Rhapsody” al término cine musical, en tanto que no solo registra actuaciones de Elton, sino que a su vez alterna números musicales fantasiosos ya desde su más tierna infancia, conformando en su conjunto un caleidoscopio eltonjohniano febril y colorista.

 

Sergi Sánchez:

«Rocketman» utiliza las canciones de Elton John en la más clásica tradición del musical de Broadway o del West End londinense. No nos extrañaría que, en un par de años, se estuviera representando allí, porque parece un «Mamma Mia» con los grandes éxitos del autor de «Crocodile Rock». Ofrece lo que promete, Egerton logra evocar a John sin imitarlo, Jamie Bell (que interpreta a su letrista) está conmovedor, no maquilla las zonas oscuras de su biografiado («no queríamos deificar a Elton, y él no se avergüenza de nada»), y algún número (el arranque de «Rocketman», en el fondo de una piscina) es inspirador.

Oti Rodríguez Marchante:

El planteamiento en esta ocasión es completamente distinto: es un musical más puro, más oscuro, también más colorido, que recoge al personaje en su niñez, lo acompaña con su propia música (interpretada por el actor que lo encarna, Taron Egerton), y que recorre su vida con una estructura y voluntad redentora, pero sin dejar de enfocarlo en sus fases más sórdidas, antipáticas y conflictivas.

…….

Y cambiando de raíl, conviene leer a Nuria Vidal para situarse correctamente ante la película de Jia Zhangke, “La ceniza es el blanco más puro”.

En la filmografía de Jia Zhangke, que abarca casi 25 años, destacan dos títulos que con este film integran lo que podíamos llamar la Trilogía de las Tres Gragantas: Naturaleza muerta, del 2006, Más allá de las montañas, del 2015 y estas cenizas blancas y puras del 2018. Las tres están protagonizadas, como casi todo su cine, por Tao Zao, actriz a la que conoce desde el año 2000, y con la que está casado desde el 2012. Si miramos las tres películas seguidas podremos establecer un hilo conductor entre sus personajes femeninos,pero sobre todo, en su paisaje. La verdad es que es muy interesante revisarlas antes de ir a ver Las cenizas, (están en Filmin junto con Un toque de violencia que también tiene mucho que ver). Es interesante, porque de algún modo, este último film es una especie de recapitulación de su cine anterior. 

Antonio Weinrichter escribe sobre “Clara y Clair”, y sobre Juliette Binoche y su avatar:

Binoche está aquí, como casi siempre, en perfecto estado de gracia y el director Safy Nebbou lo sabe aprovechar: con plena aquiescencia de la actriz, trata su rostro como un paisaje que llena, iba a decir ilumina pero suena demasiado panegírico, nuestro campo de visión. Es el valle monumental (en inglés suena fordiano) de un western íntimo de emociones y sentimientos. El problema está en el cariz de esos sentimientos. Porque la protagonista, Claire, se inventa un avatar al que llama Clara, le pone un rostro (el cuerpo se presupone) tres décadas más joven (pero para nada comparable al de la cincuentona que suplanta) y lo utiliza para seducir a un chico joven.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Conversando con Jaume Ripoll, director del Atlántida Films Fest. Este año celebra su 9ª edición

Jaume Ripoll es el máximo responsable (y fundador) de Filmin y también del Atlántida Films …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO