Home / Audio / Música / “El orden divino” (2017): Una gran película, muy didáctica

“El orden divino” (2017): Una gran película, muy didáctica

La memoria es frágil, películas como “El orden divino” son cada vez más necesarias para entender el presente. Este didáctico film suizo nos lleva a 1971, año en el que en este país las mujeres todavía no podían votar. Solo han pasado 47 años.

Una de las grandezas del cine es que nos puede llevar a épocas pretéritas, presentes o futuras.

La directora y guionista Petra Biondina Volpe se decanta por un esquema ya clásico, al estilo de lo que hacían en los 6º y 70 Jorge Semprún y Costa Gavras, da protagonismo a una joven ama de casa que paulatinamente se va concienciado cuando antes nunca había pensado en ello. Nora se dedica a las tareas de la casa y tiene dos hijos pequeños, viven en un pequeño y pintoresco pueblo donde las noticias de las protestas por los derechos civiles, la revolución sexual y los movimientos contraculturales apenas son un tema de discusión. Nora es una persona tranquila que cuenta con la simpatía de todos. Pero cuando su marido le prohíbe aceptar un trabajo a tiempo parcial, la frustración la lleva a comenzar a luchar públicamente por el sufragio femenino. Su nueva fama conlleva amenazas y el posible fin de su matrimonio, pero ella se niega a dar marcha atrás, y convence a las mujeres del pueblo para ir a la huelga mientras descubre aspectos sobre su propia liberación. Las tranquilas vidas de sus vecinos se verán afectadas por completo.

Los personajes son muy sólidos, están bien trabajados. Todo parece muy real. Todo el reparto ayuda a que sea así, y muy especialmente la protagonista Marie Leuenberger.

Petra Biondina Volpe se centra en un pequeño pueblo, como muchos de aquella época en Suiza (y en muchos otros lugares de Europa y el mundo occidental).

La ambientación es muy buena y tiene varias escenas de un gran didactismo, tanto en lo referente al feminismo como a la revolución sexual, y lo hace en todo momento fusionando bien drama y comedia, sirvan de ejemplo la escena de la fiesta en Zurich  o la del mitin. Las sub tramas funcionan bien y aportan mucha información al espectador. Huye de la moralina y lo artificial. Es una película muy entretenida, no tiene tiempos muertos.

La crítica a la religión y a la exaltación de lo tradiconal es de nota alta.

“El orden divino” fue la película suiza más taquillera el año pasado. Dura 96, justo lo que necesita para contarnos esta historia.

Estamos ante una película muy recomendable.

José López Pérez

@JLPnosolocine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Como nuestros padres”: Mujer con rumbo pero sin brújula

Las contradicciones de los demás siempre resultan molestas, y es sorprendente teniendo en cuenta lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *