Como su nombre indica el (o la) ilusionista crea ilusiones, mientras que el (o la) mago (maga), hace magia. Recordemos que segúnla RAEilusionismo es el “Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales”, mientras que la magia segúnla RAEes el “Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales”. Son dos matices importantes aunque de forma coloquial se alternan, lo que puede llevar a confusión. Todo esto viene a colación con motivo del estreno de una simpática y fresca película veraniega como es “Ahora me ves…”, la última travesura de un director que como Louis Leterrier (un parisino nacido en 1973), que después de darse a conocer, de la mano de Luc Besson como productor, con dos películas de éxito comercial como “Danny the Dog” (2005) y “Transporter2”(2005), fue rápidamente abducido por la industria cinematográfica de Hollywood para hacerse rápidamente con un lugar en el cine-espectáculo con películas como “El increíble Hulk” (2009) y “Furia de titanes” (2010).

“Ahora me ves…” (simpático y nada desdeñable divertimento), su  quinto largometraje, tiene como grandes protagonistas a cuatro ilusionistas de menor categoría que son reclutados por un misterioso personaje para convertirse en un equipo de altos vuelos en el campo del ilusionismo y a la vez en unos brillantes ladrones de bancos.

La presencia de estos cuatro ilusionistas, mal llamados en muchas ocasiones magos, lo que lleva a constantes equívocos, porque películas sobre magos, magos, serían las seis entregas de la saga Harry Potter (De2001 a2009), la tetralogía de “El señor de los anillos” (De2001 a2011), “Las brujas de Eastwick” (1987), “Willow” (1988),  “Prácticamente magia” (1998) o “La niñera mágica” (2006) por mencionar tan sólo algunos títulos de este explotado género donde fantasía, magia y aventura se combina de formas tan variadas como diferentes, da para una película visualmente espectacular.

El cine sobre el mundo del ilusionismo y la prestidigitación (RAE: Arte o habilidad de hacer juegos de manos y otros trucos para distracción del público), una palabra tan difícil de pronunciar bien, que se utiliza muy poco en el lenguaje coloquial, siendo sustituida por la más fácil y común de magia, lo que puede dar sentido al equívoco, tiene un glorioso antecedente como es “El gran Houdini” una muy convincente biografía sobre el mítico Harry Houdini (Budapest, 1874-Detroit, 1928), dirigida en 1953 por George Marshall y protagonizada por Tony Curtis como el famoso ilusionista, y que en 2008 tuvo una especie de remake con “El último gran mago”, dirigida por Gillin Armsrong y con Guy Pearce en el papel de Houdini.

Es precisamente en los años 2000, es decir en el siglo XXI, cuando la industria de Hollywood descubre que el mundo de los ilusionistas y de los prestidigitadores es un excelente espacio para dimensionar lo que en los grandes teatros y en las televisiones estaban proyectando, con grandes audiencias, a profesionales tan reconocidos como David Copperfield, David Blaine, Cyril Takayama o Criss Angel, sin olvidar a españoles como Juan Tamariz, Hausson o Enric Magoo. Y es cuando se produce, no una avalancha, pero si la producción de varias películas sobre el mundo del ilusionismo y los ilusionistas, como son las películas “Scoop” (2006), con el propio Woody Allen dirigiendo y haciendo de un ilusionista, “The prestige (El truco final, 2006)”, de Christopher Nolan, “El ilusionista” (2006), de Neil Burger, la ya citada “El último gran mago” y una pequeña obra maestra del cine de animación como es “El ilusionista”, producción francesa de 2010, dirigida por Sylvain Chomet, basada en un guión no publicado del famosos e irrepetible actor y director francés Jacques Tati.

Aunque se puede considerar que la cosecha cinematográfica sobre el cine del mundo del ilusionismo es todavía corta, es fácil especular que, tras las aventuras de “Los cuatro jinetes” en “Ahora me ves…”, el cine sobre el ilusionismo, los ilusionistas y los prestidigitadores va a tener larga vida en loa industria cinematográfica de Hollywood.

 

 

Ruiz de Villalobos