En esta ocasión es el gran Carlos Mir el que nos hace llegar el personaje de la semana. Os dejo directamente con él.

Se acaba de estrenar ‘Antes del anochecer’, tercera parte de la saga ‘Antes de…’ gracias a la cual hemos vivido la historia de una pareja, desde que se conocen a los 20 años en un tren de Viena (‘Antes del amanecer’ 1995), donde todo son flors i violes’, su reencuentro en Paris diez años más tarde (‘Antes del atardecer’ 2004) más maduros y ávidos de sexo, y esta continuación que nos llega ahora en la que se destrozan en un hotel griego, sobre todo ella a él, todo hay que decirlo. El final es abierto a que la historia continue, ¿y porqué no?. La vida no acaba a los 40…en la mayoría de los casos. Podemos seguir la historia de la pareja a los 50, 60, 70, y tal como van las cosas hasta los 100 años. Pensemos en ‘Amor’ la película de Michael Haneke ganadora de todos los premios de 2013, protagonizada por un matrimonio de ancianos. El problema sería que uno de los dos protagonistas, Ethan Hawke y Julie Delpy, muriera, entonces si que sería el fin de la historia. En un rizar el rizo al sobreviviente se le podría colocar una nueva pareja, y también tendríamos la relación con sus hijos, tres en el caso de él (por ahora), dos en el de ella…y sus nietos. Es la historia interminable, como la vida misma, que sólo finaliza con la muerte, y para algunos ni con ella, pensemos en ‘Los otros’ o en ‘El sexto sentido’.

Lo que hace de ‘Antes de…’ un experimento original y único es precisamente que tanto el director, Richard Linklater, como la pareja protagonista (que a partir de la segunda entrega se convirtieron en guionistas) sean los mismos de hace 20 años. Lo ideal sería que se enamoraran de verdad, que se separaran de sus respectivas parejas (que las tienen) y formaran la suya propia, fuera y dentro de la pantalla. El éxtasis! En otros tiempos el departamento de marketing les hubiera obligado a hacerlo, como pasó con Rock Hudson, que se tuvo que casar con una mujer.

 


Carlos Mir