Home / Viajes / En Altea (Alacant): Disfrutando

En Altea (Alacant): Disfrutando

“Vivimos en un mundo maravilloso que está lleno de belleza, encanto y aventura. No hay un límite para las aventuras que podemos tener siempre y cuando las busquemos con los ojos bien abiertos”.  Jawaharial Nehru

 

Altea nos recibió con una temperatura excelente, 20 grados, impropia de finales del mes de marzo.

Lo primera que hice al llegar fue llamar al cineasta Koldo Serra para grabar la entrevista que publiqué, centrada en su magnífica nueva película, “70 Binladens” (podéis recuperarla directamente aquí).

Paseamos por sus calles. Dos núcleos marcadamente diferenciados, el centro histórico (me recordó al barrio del Albaicín de Granada) y el de la zona de la playa y el puerto.

La población tiene encanto.

Las calles de la ciudad descienden suavemente hacia el mar. En ellas se destacan pequeñas casas encaladas. Esta característica del paisaje urbano ha hecho de Altea tanto un lugar de descanso vacacional, como de retiro para jubilados.

Decidimos comer en la zona de terrazas cercanas a la playa, en el Paseo Marítimo. Tomamos unas tapas. Me gustaron especialmente los mejillones al vapor, los calamares fritos, las gambas al ajillo y las patatas bravas, muy acertadas. Buen servicio (muy profesionales las dos camareras) y buen precio. Probé la cerveza artesanal Althaia, concretamente la tostada (elaboran 3 variedades más), y que me gustó especialmente. Le dedicaré un artículo específico.

Más tarde tomamos unos deliciosos helados de la marca Antiu Xixona, que es imposible encontrar en Barcelona. También probamos la horchata, deliciosa.

Altea es un municipio español de la provincia de Alacant (Comunidad Valenciana) —y también la capital municipal— situado en la comarca de la Marina Baja, en la costa mediterránea de la bahía de Altea, al sur de Calpe y al norte de Alfaz del Pi. Contaba con 21 995 habitantes (INE 2018).

La villa de Altea forma parte del Douzelage, plan europeo de hermanamiento entre diversas ciudades de países integrantes de la Unión Europea.

Ostenta el título oficial de Capital Cultural de la Comunidad Valenciana.

En Altea se encuentra la facultad de Bellas Artes de la Universidad Miguel Hernández.

El nombre de Altea podría provenir del griego Althaia, que significa “yo curo”, o bien de la palabra árabe aṭṭaláya (atalaya) que da lugar en valenciano a la palabra Talaia. Se han encontrado vestigios en el término de íberos, romanos y musulmanes.

Durante la última fase del dominio musulmán, Altea perteneció a la taifa de Denia. Fue conquistada en 1244 por Jaime I de Aragón obteniendo carta puebla en 1279, otorgada por el rey Pedro III de Aragón.

Se desarrolló un proyecto medieval de repoblación sin mucho éxito denominado Bellaguarda, tras varios despoblamientos a lo largo del siglo XIV y siglo XV el nuevo pueblo de Altea, ya en su asentamiento actual, obtendría una nueva carta puebla en 1617.

En 1705 desembarcó en la bahía de Altea la escuadra angloholandesa que apoyaba al Archiduque Carlos de Austria, encabezada por el general valenciano Juan Bautista Basset, en el marco de la guerra de Sucesión, lo que favoreció la toma posterior por los austracistas de Denia y de Valencia. Este hecho hizo que el Archiduque Carlos de Austria, otorgara el coronamiento del águila bicéfala del escudo de la villa, en señal de gratitud.

El siglo XVIII marcó un auge agrícola, pesquero, comercial y demográfico, acabándose el siglo con 5.000 habitantes. Durante el siglo XIX la vida oficial y comercial se trasladó hacia el núcleo urbano próximo al mar.

La ciudad posee dos puertos, uno pesquero y otro, deportivo, este último más conocido como Club Náutico de Altea. En las proximidades se encuentra el paseo marítimo, ampliado en la segunda década del siglo XXI, que se prolonga desde el puerto hasta el antiguo pueblo de pescadores, con multitud de tiendas, cafeterías, restaurantes con terrazas veraniegas y un concurrido mercadillo callejero, donde pueden adquirirse productos de artesanía. Se conservan restos de un castillo y la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo.

Algunos lugares de interés son:

La Torre de la Galera, declarada Bien de Interés Cultural.

La Torre de Bellaguarda. Antigua torre vigía, actualmente se encuentra al lado de un parque pintoresco, en el barrio de Bellaguarda (el más antiguo de la ciudad).

Iglesia parroquial de Nª Sra. del Consuelo. La iglesia principal de Altea, es la más conocida, gracias a sus dos cúpulas inconfundibles y verdadero emblema turístico alteano, por el cual la ciudad es conocida como «La cúpula del Mediterráneo».

El Pueblo antiguo. Junto a la Iglesia del Consuelo, se encuentra el pueblo antiguo, popularmente conocido como El Fornet. Se la considera una de las zonas más bonitas de la ciudad. Posee numerosos miradores, ya que se sitúa en lo alto de una colina., calles empedradas y casas blancas adornadas con flores.

Palau Altea. Centro cultural y de congresos alteano, donde se alojan muestras y se realizan conciertos.

Paseo Marítimo.

Iglesia Ortodoxa de Altea. Ha sido el primer templo ortodoxo edificado en España. Está dedicado al Arcángel San Miguel, y es una réplica de una iglesia ortodoxa rusa del siglo XVII, realizada con materiales traídos desde la región de los Urales. Lugar que nos sorprendió especialmente.

Continuará…

José López Pérez

@JLPnosolocine

Fotos 1,2 y 3: Bianca Baust

Artículos relacionados:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

En Zumaia: Un día inolvidable

Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia». Enrique Jardiel …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO