Home / Destacado / En Comillas (Cantabria)

En Comillas (Cantabria)

En la década de los 90 estuve varias veces en Comillas. Incluso llegué a cenar en el Restaurante de El Capricho de Gaudí, actualmente convertido en museo, fue una experiencia inolvidable.

Volví en 2008. Este pasado mes de noviembre pasamos allí un fin de semana, justo antes de dirigirnos a Gijón para disfrutar de la 54 edición de su festival de cine.

Es un lugar que siempre ha tenido un atractivo especial para mí. Actualmente solo tiene 2.200 habitantes, pensé que tenía más.

Llegamos sobre las 3 de la tarde por carretera. Nos sorprendió que uno de sus supermercados cerrara los sábados por la tarde.

Clima bastante bueno para la época del año y muy poca gente por la calle.

Comillas es un municipio y localidad de la comunidad autónoma de Cantabria (España) situado en la Comarca de la Costa Occidental. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con el municipio de Udías, al este con el de Ruiloba y Alfoz de Lloredo y al oeste con el de Valdáliga.

Destaca por sus edificios medievales y barrocos y por ser uno de los pocos lugares fuera de Cataluña en el que intervinieron artistas modernistas como Antoni Gaudí, siendo sus obras abundantes y visibles por toda la villa.

 

La localidad da nombre a la Universidad Pontificia Comillas ubicada originalmente en esta villa cántabra hasta su traslado a Madrid. Los antiguos edificios de la universidad son uno de los mejores ejemplos del modernismo de la localidad. Actualmente es un campus de la Universidad de Cantabria.

Por ubicarse en ella la Universidad de la que salieron importantes figuras eclesiásticas se la conoce popularmente como la «villa de los arzobispos». Durante gran parte del siglo XX a su tradicional carácter marinero se unió el ser un lugar de veraneo de la aristocracia española, especialmente madrileña, catalana y vasca. En la actualidad, aunque mantiene ese carácter señorial en muchas de sus construcciones, es un lugar popular de veraneo al igual que otras localidades costeras de Cantabria.

 

Como llegamos a la hora de comer no tuvimos mucho tiempo para elegir un restaurante y no acabamos de acertar con la elección. Elegimos un menú que tenía buena pinta, en El Galeón, un surtido del mar, con vino incluido, por 37 € y como en el interior estaba lleno, decidimos comer en la terraza. No fue buena elección porque a medida que pasaban los minutos el frío aumentaba. Algunas de las viandas del surtido estaban frías y, además, nos lo sirvieron todo junto, algunos de los sabores se mezclaron.

Luego callejeamos por Comillas tranquilamente (descubrimos el cine Campiós que debió cerrar hace muchos años) y nos dirigimos a la playa.

Al día siguiente (domingo, 20 de noviembre) decidimos visitar El Capricho de Guadí, pero eso ahora es otra historia, porque publicaré en breve un artículo sobre la visita guiada que hicimos.

 

El topónimo Comillas o Cumiyas, como aparece registrado en documentos medievales, procede según aputan varios autores, de la raíz celta kamb- convertida en komb- ‘curvo’. Así pues Comillas se pronuniciaría Kombillas (dimin. de kombo ‘curva’) o ya más latinizado Cumbellas (dimin. de cŭmba ‘vallecito’) haciendo referencia a la orografía de la zona, caracterizada por un suave relieve de colinas y dolinas. La progresiva pérdida de la b en el grupo -MB- (conservado en el noroeste de la península) daría como resultado el topónimo actual de Comillas, que vendría a significar vallecito o zona entre valles y lomas redondeadas

José López Pérez

@JLPnosolocine

Fotos: Bianca Baust

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Los Magníficos Ocho. Por Oti Rodríguez Marchante

Hay que felicitar a No Solo Cine por cumplir ocho años, que no es un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO