La entrevista tuvo lugar en los cines Verdi Park del barrio de Gracia de Barcelona, de modo muy cordial. Nos conocimos hace 20 años, cuando Antonio Chavarrías estrenó “Manila”.

J.L.P ¿Qué es lo que ha sido más complicado en el rodaje de “Dictado”?

Antonio Chavarrías: ¡Ha habido muchas cosas complicadas! A nivel físico fue el rodaje en Galicia, porque rodamos en noviembre y nos pasó de todo climatológicamente, pero lo supimos incorporar a la historia, ese mar tan salvaje, la lluvia. Fue un rodaje muy duro.

J.L.P Sigues haciendo lo mismo que cuando empezaste a hacer cine, es decir ensayar mucho antes de los rodajes

A.C: A mí me gusta que cuando lleguemos al rodaje tengamos clara la historia. Me gusta mucho ensayar, pero no para aprender diálogo, para que cada uno integre el personaje, que cuando se empiece a rodar cada uno sepa en qué territorio está, a dónde tiene que ir

J.L.P Juan Diego Botto y Bárbara Lennie ya habían sido pareja en “Obaba” ¿cómo surge la idea de que vuelvan a trabajar juntos?

A.C: Cuando escribo un guión intento no pensar nunca en actores, porque me empieza a influir algo que no tiene que influir en la historia. Pienso en personajes. Cuando acabo el guión entonces sí que pienso en los actores, siempre pienso en varios, me hago como ternas y ahí ya estaba desde el principio Juan Diego, encajaba muy bien con el personaje, creo que es un gran actor, se lo propuse y enseguida dijo que sí. Para el personaje de ella tenía muchas más dudas, no veía una alternativa clara, fue Juan Diego el que me habló de Bárbara Lennie. Yo no había visto “Obaba” ni “La bicicleta”, no conocía a Bárbara. Cuando la conocí enseguida vi que era una gran actriz. Tiene una gran naturalidad aplastante y rápidamente lo vi claro.

J.L.P ¿Y Mágica, la niña?

A.C: Nos costó mucho encontrarla, vimos a cientos de niñas y no aparecía. Alguien me habló de una niña que iba al colegio con su hijo, que tenía lo que yo estaba buscando. Conocimos primero a su madre y enseguida vimos que Mágica es una niña muy despierta, muy espontánea, muy inocente, lista y además tenía decisión. Con ella enseguida establecimos que el rodaje era un juego que sabes que es algo que no es verdad. Luego fuimos construyendo un territorio de complicidades para ir llegando a los diferentes estados de ánimo que da en pantalla y creo que funciona muy bien.

J.L.P Viendo la película me ha dado la sensación de que se rodó linealmente, es decir de forma cronológica ¿fue así?

A.C: Efectivamente, así fue. Siempre que puedo intento rodar cronológicamente. Creo que eso es muy bueno para los actores y para la historia. Empezamos a rodar por la parte del colegio, el último plano que rodamos fue el de Juan Diego que cierra la película

J.L.P ¿En qué faceta te sientes más cómodo: guionista, director, productor?

A.C: Donde más sufro es como guionista, escribir a mí me tortura mucho. Como director es la faceta que más disfruto, aunque es un castigo físico importante, es una paliza. Me gusta mucho producir pero ya no es tan vital para mí. Si tuviera que prescindir de algo, podría prescindir de la producción.

J.L.P ¿Cuántas películas habéis producido hasta ahora en Oberón?

A.C: Contando coproducciones diría que más de cuarenta. Hay algunas que son lideradas por nosotros, como esta por ejemplo, y luego hay otras en las que hemos sido coproductores, tanto en América Latina como aquí, “Carne de neón”, por ejemplo.

J.L.P Vamos ahora a la parte de cinefilia ¿Cuáles son tus películas favoritas o las que consideras un referente?

A.C: Hay una a la que le tengo un gran cariño porque es la primera que yo recuerdo haber visto y que supe su título cuando ya fui un poco más mayor, porque mi padre imitaba a uno de los personajes, es “El hombre que mató a Liberty Balance”

J.L.P ¡Una gran película! Es uno de los mejores westerns de la historia, tiene elementos de otros géneros, además

A.C: A mi padre le gustaba mucho John Wayne, las películas del oeste, entonces iba mucho con él al cine. Vivíamos en un pueblo, en Carlet, un pueblo de Valencia

J.L.P Naciste en L´Hospitalet de Llobregat como yo

A.C: Sí, luego nos fuimos a vivir a Carlet y a más tarde a Madrid y volvimos cuando yo tenía 17 años. Otra película que me encanta y que está relacionada con el mundo de los niños y el miedo que me gusta mucho es “La noche del Cazador”. Me gustan muchas películas, te voy a decir películas que de alguna forma las relaciono con “Dictado”

J.L.P Adelante

A.C: Son referenciales para mí. “Vértigo” que es una película llena de magia, es muy diferente a las otras películas que hizo Alfred Hitchcock, tiene poesía y este punto, este juego con lo sobrenatural, la proyección del pasado en el presente. Otra película que me marcó de niño y recuerdo perfectamente el cine donde la vi es “Frankenstein”, la versión en blanco y negro de Boris Karloff. “La semilla del diablo”, de Polanski, está construida a partir de la cotidianidad igual que “Dictado”, es una película en la que aparentemente no sucede nada extraordinario, que muestra la vida de una pareja, para mí es una gran película, está muy bien construida, está muy bien interpretada, muy bien hecha. “Una mujer bajo la influencia” de John Cassavetes es otra.

J.L.P ¿Qué aficiones tienes?

A.C: Varias, pero una de las que más me gustan últimamente es cultivar un huerto que tengo en una casa del Bergadá, me gusta mucho el campo y ahora empiezo a dedicarme a la carpintería, me estoy haciendo algunos muebles. Siempre me voy a escribir a la casa del Bergadá y siempre me ha gustado mucho cultivar cosas, cada vez le voy dedicando más tiempo al huerto

J.L.P ¿Qué proyectos tienes como director y como productor?

A.C: De inmediato voy a empezar a escribir mi próximo guión, que quiero que gire alrededor de la identidad, ya tengo un eje argumental, me interesa el sincretismo que aparece en el contacto entre varias culturas en una ciudad tan multicultural como Barcelona.

J.L.P ¿Ya tienes título?

A.C. No, de momento le llamo yo Identidad, pero solo es un referente que tengo para escribir, no creo que sea el título final. En Oberón tenemos varios proyectos. El más inmediato es uno que dirigirá Jordi Cadena que fue uno de los dos directores de “Elisa K.” y se llamará “La por”, en castellano “El miedo”, ahora estamos en fase de financiación, también es una adaptación de una novela de Lolita Bosch y habla de alguna forma del miedo y de la familia cuando uno de los elementos practica la violencia contra los otros, contado de una forma muy personal y muy interesante, creo que puede ser una gran película. Luego de otro género totalmente diferente, es un título provisional se llama “Blinc” (Parpadeo), que es un thriller sobre un hombre que sabe que si se duerme morirá, ha descubierto que alguien está envenenado a la gente con un producto que pasa totalmente desapercibido, pero que actúa cuando te duermes. Es una carrera contra reloj por intentar encontrar un antídoto o alguien que le pueda curar.

J.L.P ¿Cómo ves la situación actual del cine español?

A.C: Veo la situación con preocupación, porque creo que estamos en un momento muy delicado. Por lo que voy leyendo, porque tampoco tengo otra fuente de información, parece que el actual gobierno está hablando de cambiar la ayuda directa a las películas por una desgravación fiscal. Eso ya lo intentó hacer el P.S.O.E y nunca se aplicó. Creo que estamos en un momento económico muy malo, no sé si es el mejor momento para decirle a las empresas que inviertan en cine, tengo la sensación de que ahora mismo tienen otras prioridades. Lo veo todo con mucha incertidumbre

J.L.P ¡Gracias, Antonio!

A.C ¡Muchas gracias a ti, José, ha sido un placer!

                     José López Pérez

Fotos: José López Pérez