Mañana se estrena “Aquí y allá” un film que recomendamos y que nos muestra la dura vida cotidiana en una zona pobre de México que obliga a mucha gente a emigrar a Estados Unidos (podéis leer mi crítica directamente aquí).

Hoy vamos a entrevistar a Antonio Méndez Esparza, que debuta como director.

Antonio Méndez Esparza, nacido en Madrid, y licenciado en Derecho, ha desarrollado su carrera profesional en Nueva York durante los últimos 12 años antes de volver a España. Se marchó a E.E.U.U. para estudiar cine en UCLA (LA), finalizando con un MFA en producción de cine por la Universidad de Columbia (NYC).
En 2009 realizó su último cortometraje “Una y Otra vez”, recibiendo numerosos premios como: el primer premio del Concurso de Cortometrajes de Versión Española (TVE), el DGA Student Award para el mejor Director Latino de la costa Este, y el premio al mejor cortometraje del Festival de Cine de los Ángeles (8LAFF), que le valió una preselección a los Oscar. Tanto este cortometraje como el anterior “Yanira” (2006), un retrato de soledades urbanas, fueron emitidos por la segunda cadena de la televisión española.

Su primer largometraje y último trabajo, “Aquí y Allá” (2012 fue galardonada con el Gran Premio de la Semana de la Crítica en su estreno mundial en el Festival de Cannes de 2012). También fue uno de los 13 proyectos seleccionados en junio del 2010 para el Laboratorio de guiones del Sundance Lab Institute, siendo el único de un director/guionista español. “Saudade” será su segundo largometraje.

J.L.P: ¿Cómo surgió la posibilidad de rodar la película?

Antonio Méndez Esparza: Surge tras varios cortos, durante mi período en el estudiante, y en el último conozco a Pedro de los Santos. Al acabar de filmar el corto, nos hacemos amigos, y él me cuenta un poco sus planes de futuro. Va a volver a su casa, a su pueblo en México, reencontrarse con su familia, y empezar su grupo de música, Los Copa Kings. Ese es el inicio de la película, que también es el inicio de la aventura cinematográfica.

J.L.P: “Aquí y allá” es una película maravillosa que nos habla de gente humilde que debe luchar mucho en la vida ¿cómo eliges a los protagonistas de tu historia?

A.M: Al personaje principal lo había conocido en NY, Pedro. El me abre las puertas de su casa – donde filmamos – de su familia, amigos, conocidos, su grupo de música. Y ahí van apareciendo posibles personajes de la película. Gente que de alguna manera puede y quiere (que no siempre era fácil) entrar en el juego que propone la película. Por qué toda película es un juego constante, serio, dramático, pero juego al final. Por último las niñas, sus hijas, las encontramos en un casting muy extenso, donde visitamos multitud de escuelas, y pudimos conocer a muchas niñas. De Lorena, la hija mayor, me encantó esa mezcla de dulzura y rebeldía. De dureza y corazón. Heidy tenía una sonrisa que desarmaba. Y entre todos hacían una familia creíble.

J.L.P: Es tremenda la parte de la película en el hospital ¿intentaste recrear la situación o surgió de una forma natural?

A.M: Intentamos recrear y también dramatizar la situación que vivió Pedro con una de sus hijas. También era importante mostrar un equilibrio frágil, y en ese punto de la historia, ya en el guión aumentaba el ritmo, todo se aceleraba. La historia siempre estaba dividida en 4 partes claras, con sus propios ritmos.

J.L.P: Háblanos del equipo técnico con el que rodaste “Aquí y allá”

A.M: Fue una tropa de valientes, sin los cuales hubiera sido imposible acabar la película. Tuvieron un compromiso claro con la historia, con la película, con el lugar. Hubo muchas dificultades, de todo tipo, logístico, de planificación, de constantes cambios por mi parte y entre todos acabamos la película convencidos de que había una película en el material.

J.L.P: El film habla de la emigración, de la lucha cotidiana, de la familia de las cosas que importan en la vida y lo muestras con total naturalidad ¿qué fue lo más difícil para conseguir todo esto?

A.M: Cada escena era un reto importante, pero no creo que un reto muy difícil. El casting, ya definía un poco por dónde iría la película, y que sería más natural para ellos, y por tanto más cercano a esa sensación de realidad, que otras cosas que serían y tendrían una apariencia de más impostadas.
Quizás una de las claves, fue comprender, que en el “set”, en el que la casa de Pedro, dónde fuera, se transformaba al filmar, todo podía pasar, y todo era parte de esta película que construíamos. Una vez que entendieron eso, y se sentían seguros allí, todo fue más fácil.

J.L.P Háblanos ahora de tus referentes cinematográficos

A.M: Muchísimos, y muy cambiantes. A la hora de hacer la película tenía muy presentes a Pedro Costa, Gonzalez Rubio, Hou Hsiao Hsien, Jia Zhang Ke, Víctor Erice. Todos maestros. Y muy presentes, mis aciertos y sobretodo mis errores, anteriores.

J.L.P: ¿Qué aficiones tienes?

A.M: El cine de mañana. El cine de tarde. El cine el fin de semana. Una novela. Unas copas hasta muy tarde, o hasta muy pronto.

J.L.P: Proyectos

A.M: Varios, tratamos de impulsar y producir proyectos en lo que creamos, y creemos que son relevantes, y brindan algo nuevo al panorama cinematográfico. Junto a mi socio, Pedro Hernández (productor de Aquí y Allá), tenemos dos proyectos entre manos (la nueva película de Carlos Vermut, y la tercera de Federico Veiroj). Ojala se cumplan. Y mi segunda película.

J.L.P: ¿Qué es para ti la vida?

A.M: Conocerme, conocerla. Acumular momentos. Disfrutar de los instantes, y pelear por que se repitan. Vivir.

J.L.P Para cerrar ¿cómo ves la situación de lugares del mundo como el que muestras con los efectos tan devastadores de la crisis?

A.M: Creo que en la situación actual, podemos quizás mirar a estos lugares, y sentirlos más cerca, pues los miedos ahora son mayores en países como España. Igual la crisis nos acerca. Nos pone en la piel del otro un poco más. ¿En Copanayac? Una crisis fuerte en USA, por supuesto se nota allá y las soluciones quizás son menos. Aunque es un problema grande, pues incluso allá, el hecho de que mucha gente vaya a USA, hace que los precios en esa región no se ajusten a salarios de allá, si no de USA (hablo de casas, y terrenos, etcétera).

J.L.P: ¡Gracias, Antonio!

A.M: ¡Muchas gracias a ti, José!

José López Pérez