Home / Cine Español / ENTREVISTA A ENRIQUE DIEGO, DIRECTOR DE “RÍOS REVUELTOS”, PRIMER SEGMENTO DE “DOBLE SESIÓN”

ENTREVISTA A ENRIQUE DIEGO, DIRECTOR DE “RÍOS REVUELTOS”, PRIMER SEGMENTO DE “DOBLE SESIÓN”

Ya os hemos hablado con anterioridad del largometraje “Doble Sesión”, compuesto por dos mediometrajes independientes. Recientemente os ofrecimos el tráiler del primer segmento “Ríos revueltos”. Hoy vamos a conversar con su director, Enrique Diego.

J.L.P Para comenzar preséntate directamente a la audiencia de nosolocine.net

Enrique Diego: Nací en Salamanca en 1985 y crecí en Valladolid. Volví a Salamanca para estudiar Bellas Artes, escapé en el cuarto curso a Florencia, donde comencé a hacer videos y animaciones y acabé terminando la carrera en Bilbao. Los últimos años los he pasado en Madrid especializándome en cine de animación.

He realizado varios cortos de imagen real y animación (precisamente acaba de salir el último de animación en internet, se llama “Cara de Luna” y lo podéis ver en Vimeo). También soy pintor, ilustrador y dibujante, que al final son distintas caras de la misma moneda.

J.L.P ¿Cómo surgió el proyecto “Doble Sesión”?

E.D: Había conocido a Rubén Arnaiz hacía un tiempo mientras diseñaba el vestuario para un corto suyo. Nos entendimos bien desde el principio. Un día comentábamos nuestros próximos proyectos, yo tenía una idea para un cortometraje bastante largo que era el boceto inicial de Ríos Revueltos y él también tenía otra historia que estaba preparando. El mío era un western, el suyo una de aventuras, le pedí que me ayudara con la producción y el me sugirió la idea de una doble sesión. El formato me pareció que funcionaba. En vez de dos películas largas, dos mediometrajes con géneros como los de una doble sesión original. Cometí la locura de aceptar y él la de producirla. Y aquí estamos.

J.L.P ¿Cómo surge tu segmento “Ríos Revueltos”?

E.D: Surge de una broma. Mi familia materna es de Villar de la Yegua, un pequeño pueblo en la provincia de Salamanca muy cerca de la frontera con Portugal. Como la zona está lejos de todo, despoblada y evidentemente muy al oeste, lo llamábamos el lejano oeste.

Por otra parte me interesa mucho la ciencia ficción distópica, con la que ya había probado suerte en el corto “Carroña”, que permite gran libertad para tratar una infinidad de temas tales como la supervivencia,  la civilización o el salvajismo, las relaciones humanas o el propio sentido de la vida. Éstos no dejan de ser algunos de los grandes temas del western, por lo que la conexión estaba hecha.

Como argumento tenía una amistad que se rompe.

A partir de ahí han sido muchas horas de trabajo, noches de insomnio y cajetillas de tabaco para encontrar una historia consistente.

J.L.P Explica de que va la historia

E.D: Literalmente, “Ríos Revueltos” nos cuenta una venganza no premeditada. En un sentido más general es la historia de un conjunto de personajes que, tras un desastre que ha destruido el mundo en que vivían, que es el nuestro actual, han perdido el norte y resisten por un mero instinto de supervivencia. Entre ellos nos centramos en dos: Largo y Candolini.

J.L.P ¿Qué fue lo más difícil del rodaje? ¿con qué presupuesto trabajaste? Cuenta alguna anécdota

E.D: No acabar tan mal como los personajes de la historia. Nuestro presupuesto para el rodaje era de 3000€, así que había que exprimir los medios al máximo.

Teníamos 9 días seguidos para rodar todo el metraje. Dormíamos todos juntos en la misma casa, en camas, en colchones, donde se podía. Había un sólo baño. Se trabajaba desde el alba hasta el atardecer, descansando las horas intermedias del día. Prácticamente todo era en exteriores y, exceptuando un día, a más de 30 grados. Por la noche había que preparar lo del día siguiente. El equipo era multitarea. Si cualquiera estaba libre de lo suyo iba a por la comida, cargaba trastos o ayudaba a otro. Fue extenuante. Por ejemplo recuerdo haber visto un día a Dani Hernández, nuestro responsable de vestuario y arte, echarse una siesta sobre una zona de pizarras afiladas. La gente circulaba a su alrededor dando voces, pero él dormía profundamente en una postura imposible. Hubo más de un desfallecimiento, pero todos aguantaron hasta el final.

Por cierto que, contra lo que se ha dicho al respecto, rodar con animales, al menos con los nuestros, fue una maravilla. Fue lo más sencillo del mundo y especialmente con burros. La burra sólo tenía una condición, que era que la acompañara otra con la que había vivido durante años. Mientras una actuaba la otra la esperaba fuera de plano. Le dabas dos indicaciones y a la segunda ya lo hacía perfecto. Desde luego, si hay oportunidad, volveré a trabajar con ellas en el futuro.

J.L.P Háblanos del equipo técnico del rodaje ¿fue muy amplio?

E.D: Contábamos con el mínimo indispensable. El equipo técnico lo formábamos catorce personas. Dos para el departamento de sonido, dos para el de fotografía, dos el de dirección, dos arte y vestuario, una de maquillaje y el resto de producción.

Una de las premisas del proyecto era que se rodara exclusivamente con luz natural tanto por estética como por la dificultad de las localizaciones, por lo que el equipo de iluminación nos lo ahorramos. El equipo de producción era polivalente y ayudaba al departamento que lo necesitara, aunque lo bueno de trabajar con un grupo de gente tan hábil es que solucionan la mayoría de las situaciones por sí solos.

J.L.P Vamos a hablar ahora del reparto, del equipo artístico

E.D: Con las condiciones en las que íbamos a rodar, el casting en cierto modo no fue difícil de seleccionar.

Tanto para los actores como para el equipo técnico buscábamos gente a la que le atrajera la idea de hacer una salvajada por el estilo, pues ese carácter sería una buena condición inicial para preparar sus personajes. De hecho, cuando hable con ellos, sobre todo con los protagonistas se lo pinté aún más duro.

A mí me apetecía seguir trabajando con algunos de los actores con los que ya había hecho cortos anteriormente. Creo que si en el pasado ha dado buenos frutos hay que seguir mejorando juntos y hacer cada vez cosas más exigentes. En ese sentido hablé con Nicola Reale Bartolotto, el actor italiano, al que conocía desde hacía años y que participó en mi primer corto “I Figli del Mostro” y en “Carroña”. El papel de Candolini era perfecto para él y me alegro de que aceptara desde el principio. Para papeles secundarios hablé con otros actores de anteriores cortos como César Pesquera, Jóse Gallego, Leticia García y Fernando Ganzo.

El actor más complicado de encontrar fue para el personaje de Largo, que soporta gran parte de la historia. Necesitaba un perfil físico muy particular. Cuando hablamos las primeras veces del papel, Alberto Millán no estaba muy seguro de querer realizarlo, pero después de muchas conversaciones y de que corriera el pacharán acabó aceptando.

La otra gran incorporación es Judit Molero, que interpreta a la Tuerta. De Judit conocía su trabajo en teatro, tanto ella como Leticia García se ofrecieron para sus respectivos papeles desde el principio y me faltó tiempo para dárselos.

J.L.P ¿Dónde habéis rodado?

E.D: En La Raya, que es la zona fronteriza entre Salamanca y Portugal en los Arribes del Duero y del Águeda.

Recomiendo a todo el mundo que se dé una vuelta por aquella zona, que merece mucho la pena.

Las localizaciones planteaban bastantes problemas porque eran parajes de difícil acceso, pero los paisajes lo merecían, o eso esperamos.

J.L.P ¿Cómo ha sido la postproducción?

E.D: Ha sido la etapa más larga y dura. Organizar todo el material, coordinar a departamentos independientes sin una sede única e incluso en distintas ciudades se hace muy laborioso y más cuando los medios con los que contamos son limitados. Internet nos ha facilitado la tarea, aunque para próximos proyectos espero que se pueda reunir al equipo al menos en una sola ciudad.

J.L.P Explica el recorrido que comienza ahora con “Ríos Revueltos”

E.D: Queremos pre estrenarlo en alguna sala de cine, tanto en Salamanca como en otras ciudades, para ver la reacción del público. Posteriormente irá a festivales y finalmente, para su distribución, se juntará con “Sandra Munt” de Rubén Arnaiz formando el largo “Doble Sesión”. Para esta última parte barajamos distintas opciones, pero aún no es momento de hablar de ello.

J.L.P Vamos ahora a la parte de cinefilia de la entrevista ¿Cuáles son tus películas favoritas?

E.D: Esta es una pregunta difícil de responder. Hay demasiadas. Creo que para cada momento hay una película perfecta. Para concretar me centraré sólo en el western, que pueden ser las películas más interesantes para ver por dónde van los tiros en Ríos Revueltos:

“Sin Perdón” de Clint Eastwood; “Pat Garret y Billy The Kid” y “La Balada de Cable Hogue” de Sam Peckimpah, la trilogía del Spaghetti Western y “Once Upon a Time in the West” de Sergio Leone, “Dead Man” de Jim Jarmusch, “Pequeño Gran Hombre” de Arthur Penn, “El Hombre que Mató a Liberty Valance” de John Ford y “Río Bravo” de Howard Hawks, no necesariamente por ese orden.

J.L.P ¿Qué aficiones tienes?

E.D: Viajar, la gastronomía (no me hice cocinero porque habría perdido dinero), la lectura, la música y la conversación. Diría también que el tabaco, que combina con todas las anteriores, pero algunos se me echarían al cuello por no llamarlo vicio.

J.L.P ¿Qué proyectos tienes ahora?

E.D: Ahora mismo tengo dos grandes proyectos en su etapa inicial. Uno es un cortometraje de animación que mezcla la música, danza y un naufragio y el otro una historia basada en diálogos entre los líderes de la Revolución Francesa Danton, Marat y Robespierre. El problema es como siempre la financiación y el tiempo, así que si hay alguien que lea esto y esté interesado en contribuir a la causa que me escriba cuanto antes.

También tengo algún que otro cómic en el horizonte… pero esa es otra historia.

J.L.P ¿Cómo ves la situación actual del cine español con la llegada al gobierno del P.P?

E.D: No creo que los problemas del cine español sean precisamente estos cambios políticos.

Me parece que no se ha enfocado el tema en ningún caso desde el punto de vista correcto. Creo que el estado debe favorecer que se creen oportunidades para que la vida cultural del país. Eso muchas veces no pasa tanto por que se financie, sino porque no se le pongan trabas. Cualquiera que haya organizado un evento cultural sabe de que hablo: negativas, omisión de respuesta, retrasos, papeleo… Cuando no pasar por caja. Cuando nadie te conoce es aún más complicado y lo mismo sucede cuando uno intenta montar una empresa.

También deberíamos recapacitar sobre la producción. Hay que intentar convencer a capital privado de que nuestro proyecto es una buena inversión. Es algo muy difícil por la situación actual y porque está muy arraigada la idea de que con el arte se pasa hambre, pero ese es parte de nuestro trabajo. Hay que ser serios, ajustarse al presupuesto y si conseguimos poco, pues habrá que investigar para transformar el plomo en oro. Los ejemplos del pasado siempre vienen bien. Cuando en la Italia de posguerra surge el Neorrealismo la situación era crítica. Fue el ingenio el que hizo que con presupuestos ínfimos se rodaran historias geniales. El desarrollo tecnológico ha abaratado mucho los medios técnicos, así que de eso no podemos quejarnos. Tenemos unos profesionales fantásticos a los que hay que pagar decentemente. Si tenemos  presupuestos pequeños deberíamos trabajar con menos gente y contar historias que requieran un menor despliegue de medios. Es también nuestro trabajo que nuestras películas atraigan al espectador. Ahí tenemos que demostrar eso que se nos supone, imaginación y creatividad. Lo mismo sucede con la promoción, publicidad y distribución.

Por último creo que tampoco podemos caer en pensar que nuestra película, sea cual sea, tiene que competir con otras producciones por ser número uno en taquilla. Habrá que aplicar nuevamente el sentido común y si luego nos llevamos una sorpresa, mejor que mejor.

Con estos temas podría alargarme eternamente, pero creo que es suficiente de momento.

J.L.P ¿Cómo te ves dentro de 10 años?

E.D: Pobre, solo, gordo, calvo y con mala leche. Al menos me digo esto para que lo que tenga que venir mejore esa perspectiva. Hay que ponerse en lo peor y esforzarse en llegar a lo mejor.

Ahora en serio. No sé si estaré en el mundo del cine, de la animación, en el del cómic, la ilustración, o en cualquier otro relacionado, pero estoy seguro de que seguiré contando historias.

J.L.P ¡Muchas gracias, Enrique, seguimos en contacto!

E.D: ¡Muchas gracias a ti, José!

José López Pérez

About JLP jose

Check Also

Tráiler de la película “El asesino de los caprichos”, protagonizada por Maribel Verdú, Aura Garrido y Roberto Álamo. Se estrena el 18 de octubre

“El asesino de los caprichos” es la nueva película de Gerardo Herrero (Tornasol Films). El …

3 comments

  1. ¡¡Que gran entrevista!! Viva el cine independiente, libre y sobre todo, honrado.

    Gracias Jose y gracias Enrique Diego!

  2. ¡Gracias a tí, Rubén! ¡Un abrazo!

  3. Muy buena entrevista y mucha promoción hacía la comarca que somos. Algun dia me gustaria que le pidierais a Enrique gran amigo migo que os cuente la historia del pijama porgues.
    Es digno de oir y de redactar un monologo seguro que nos asombramos.

    Mucha suerte para todos y gran entrevista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO