La entrevista tuvo lugar en el interior del metro de Barcelona (Parada Pompeu Fabra), uno de los lugares en los que se rodó “Los últimos días”, la nueva película de los hermanos Pastor. Hay que recordar que debutaron en Estados Unidos con “Infectados”.

José Coronado (Madrid, 14 de agosto de 1957) estuvo en todo momento simpático y con ganas de hablar. Quiero agradecer su colaboración, una vez más, a Sandra Ejarque de la agencia de comunicación Vas a Ver y también a Manel Vicaria y Ainhoa Pernaute.

Coronado hace una gran interpretación en “Los últimos días”, su personaje cambia radicalmente a lo largo de la película. Ha demostrado que es uno de nuestros mejores actores en films como “No habrá paz para los malvados”, “La vida mancha”, “La caja 507”, “La vida de nadie”, “Animales heridos”,  “Todos estamos invitados”, “Cascabel”, “Jarrapellejos”, “El Cuerpo”, “Aquí, el que no corre vuela”, “Fuera del cuerpo”, “La dama boba” o “Una chica entre un millón”.

La entrevista se desarrolló en un ambiente de gran cordialidad. José Coronado se mostró muy cercano.

J.L.P En primer lugar quiero felicitarte por tu trabajo en “Los últimos días”. Cada vez lo hacer mejor

José Coronado: ¡Muchas Gracias, José! ¡Se hace lo que se puede! ¡Así da gusto empezar una entrevista (risas)!

JLP: Creo que José Coronado es una de los mejores actores de nuestro país

JC: Estoy teniendo suerte de estar en muy buenos proyectos en estos últimos dos años. Lo que pretendo es estar a la altura de las circunstancias y no defraudar

JLP ¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de interpretar al responsable de recursos humanos en “Los últimos días” y más con un look lejano al de galán?

JC: ¡Qué bien! (risas) Yo creo que tanto Santos Trinidad como mi personaje aquí o el de “El Cuerpo” me quitan la etiqueta de galán. Prefiero la de tipo duro a la de galán. En “Los últimos días” el rodaje ha sido tremendamente físico, había que aguantar porque ese es nuestro trabajo y además veíamos los planos que hacíamos y eso te da un plus de energía y de ilusión. A mí siempre me ha gustado mucho el deporte. Intento estar en las mejores condiciones físicas posibles. Al final era un privilegio estar en raíles de metro por donde nunca pasas, poder pelear con todo tipo de bestias y animales (risas) que nos encontramos.

J.L.P Oso de por medio

JC: Exacto. Eso era un disfrute, era como jugar. Quizá la parte más difícil y ahora hablando en serio, era el arco emocional del personaje. Empezar la película siendo un absoluto hijo de puta a pasar a sacar al ser humano sin que se note y encima además iniciando un viaje con el tipo al que odias. Lo importante era que se viese ese odio mutuo que se tienen al principio y que al final del viaje al final se enamoran el uno del otro. Lo más difícil era graduarte, porque como bien sabes se rueda sin cronología. Tuvimos la suerte de poder ensayar un mes antes, hicimos mucha lectura de guión, unificar criterios, buscar caminos. Equivocarnos, volver atrás. Todo eso para al llegar al primer día de rodaje Quim y yo tener el mismo criterio y también los hermanos Pastor que nos dirigían.

JLP ¿Qué aficiones tienes?

JC: Mi mayor afición es ver cine. El único lujo que tengo en mi casa es una pantalla de cine y me encierro a ver cine que es lo que más me gusta.

JLP ¿Qué tipo de películas te gustan?

JC: Soy un gran apasionado del thriller, pero puedo ver cualquier tipo de cine

JLP ¿Hay alguna película que te haya impactado mucho o que consideres referencial?

JC: ¡Muchas! Si me tengo que quedar con alguna me quedo con la trilogía de “El Padrino”, creo que es una obra maestra de la que todos tenemos que aprender. Muchas veces antes de empezar rodajes me las releo para darme cuenta de hacía donde hay que ir. Estas películas son irrepetibles.

JLP Háblame ahora de tus proyectos

JC: En el festival de Málaga estrenamos “Hijo de Caín” que es de un director tarraconense, Jesús Monllaó Plana.

JLP Cada vez trabajas más aquí

JC: Sí, es verdad. La mitad de mi filmografía está hecha en Catalunya y estoy feliz, porque aquí se trabaja muy a gusto, con mucha profesionalidad y con mucho cariño. “Hijo de Caín” habla de las relaciones paterno-filiales, de las dificultades que existen entre padres e hijos. Habla de cómo el crecimiento de un hijo puede irse por un camino o por otro en base a la relación que tenga con sus padres. Es un thriller psicológico en el que hay un niño un tanto diabólico que empieza haciendo bastantes barbaridades y lo importante de la película es encontrar el por qué esos niños se convierten en monstruos

JLP Mi última pregunta ¿qué es la vida para José Coronado?

JC La vida para mí es un regalo, es un lujo. ¡Menuda pregunta! Creo que la vida es amor.

JLP ¡Gracias, José!

JC ¡Muchas gracias a ti, ha sido un placer!

José López Pérez

Fotos: José López Pérez