Home / Audio / Música / ENTREVISTA A PEDRO BURRUEZO, MÚSICO Y ECOACTIVISTA, EN PROFUNDIDAD: LAS TRES VIDAS DE PEDRO BURRUEZO

ENTREVISTA A PEDRO BURRUEZO, MÚSICO Y ECOACTIVISTA, EN PROFUNDIDAD: LAS TRES VIDAS DE PEDRO BURRUEZO

Si hay una persona a la que estaba muy interesado en entrevistar era a Pedro Burruezo (Barcelona, 1964), cantante, músico y artista. Lo vi actuar por primera vez con su grupo de aquella época, Claustrofobia, hace casi 6 lustros. Siempre me ha sorprendido su forma de crear música, de crear arte. Sorprendentemente no tuvo el éxito que se merecía cuando comenzó en la música. Persona muy culta, a la que le gusta ir más allá en todos los campos, he ido siguiendo con gran interés su trayectoria.

Finalmente pude compartir con Pedro más de dos horas en una cafetería del barrio de Collblanc, de mi ciudad, L´Hospitalet de Llobregat. Esta entrevista se ha construido en dos fases, con sustratos que se superponen, la segunda vía correo electrónico. La trayectoria de Pedro siempre me ha sido familiar, me ha interesado. En la proximidad Pedro me ha parecido un gran conversador, de gran didactismo, al que los años le han dado sabiduría y serenidad. En esta entrevista hablaremos fundamentalmente de sus tres vidas.

Pedro Burruezo es músico, compositor, director de Burruezo & Bohemia Camerata, fundador de Claustrofobia. En su faceta de  articulista y ensayista es, como miembro fundador del grupo EcoActivistas, uno de los directores de The Ecologist en su versión en castellano, editada por la Asociación Vida Sana. Al frente de esta publicación trimestral, ha sido el introductor (junto a otros periodistas y agitadores culturales) de la obra de autores como Edward Goldsmith, Jerry Mander, Vandana Shiva, Seyyed Hossein Nasr y otros. Es autor de la recopilación de textos y escritor de uno de sus capítulos «Ecología y espiritualidad» (Obelisco Ediciones). «Misticísssimus», en su formato de libro+Cd, es una serie de diez ensayos vinculados al universo místico y/o medieval, obra que contiene también el Cd, pero que no ha visto aún la luz. Se espera que lo haga en las próximas semanas. También es una edición de Satélite K/T-sunami. También es asesor de la feria BioCultura, dedicada principalmente a la promoción de la agricultura ecológica, las terapias complementarias, la educación en casa, etc.

LAS TRES VIDAS DE PEDRO BURRUEZO

J.L.P: En primer lugar quiero darte las gracias por acudir a la entrevista. Para comenzar me gustaría hablar de Claustrofobia, tu primer grupo, en el que te adelantaste a varios movimientos, supongo que en aquel momento a principios de los 80 no hablabais de mestizaje

Pedro Burruezo: No, desde luego. Hacíamos una música, digamos culta, con diferentes sonoridades, flamenco, árabe, etc. Fuimos de los primeros grupos en actuar con caja de ritmos y no encajábamos en el modelo de éxito de aquel momento. Incluso actuamos en algunas ocasiones en conciertos con otros grupos y para provocar potenciábamos nuestra diferencia, tanto en lo estético como en lo musical.

J.L.P ¿Cómo surgió el nombre del grupo?

P.B: Buscábamos un nombre de grupo que hiciera referencia a algo pequeño, que dirigiera a una música intimista. Pronto nos dimos cuenta de que nos equivocamos con el nombre. Porque la gente nos confundía con un grupo postpunk y/o siniestro. Nosotros abonábamos la confusión con algunas de nuestras canciones, como «Sombras en la alcoba», y algunas fotos. Al final, con nuestro último disco, «Encadenados», por ejemplo, se hacía muy difícil salir a tocar canciones como «No olvido» y/o «El enjambre» y ese nombre de grupo a tus espaldas.

J.L.P Claustrofobia creó bellísimas canciones (“La elegancia de tus lágrimas”, “Carlove”, “Rito gitano”, “Lluvia dorada en tu boca”, “Encadenados”, “Los milicianos”, “No olvido” y tantas otras…), a contracorriente probablemente, tuvisteis un relativo éxito de público en los conciertos y grandes críticas en diarios y revistas pero nunca conseguisteis vender muchos discos

P.B Efectivamente, aunque durante un par de años y de forma muy modesta, conseguimos vivir de la música.

J.L.P No acabasteis de lograr el éxito que merecíais, seguro que hubo varias causas

P.B Sin duda, una de ellas es que nunca tuvimos un buen directo, ese fue uno de nuestros puntos débiles

J.L.P Lograste que un músico tan reputado e importante como Robert Wyatt grabara con Claustrofobia

P.B Surgió un poco por casualidad. Durante un tiempo vivió en Gavà, le apasionaba el flamenco, iba con frecuencia a la casa de Andalucía de Gavà. Todo lo que veía le parecía muy diferente a lo que pasaba en su país, entendía todo aquello como un movimiento obrero. Un día, en aquella época ya estaba enfermo, le propusimos que viniera a grabar, no le insistimos mucho, respondió que se lo pensaría y finalmente vino al estudio y disfrutamos mucho en la grabación.

J.L.P Con Claustrofobia grabasteis 8 discos, en todos ellos estaba María José Peña, tu compañera

P.B Sí. Quizás yo era el que tenía más inquietudes musicales. Nos separamos, llevamos años divorciados, aunque tenemos una muy buena relación.

J.L.P ¿En qué se diferencia un músico de un artista?

P.B: Creo que, en el ámbito musical, lo que diferencia a un músico de un artista es que éste es capaz de ofrecer un mundo, un universo particular. Puedes identificarte o no con ese universo, pero está claro que ese universo existe y es original e intransferible. Mi universo siempre está ahí: cuando hago canciones, cuando doy conciertos, cuando creo bandas sonoras, cuando escribo ensayos, cuando hago artículos de opinión sobre ecología, cuando hago ecoactivismo… Siempre es el mismo mundo que se manifiesta de diversas formas. A veces, pongo el acento en una cosa y otras veces, en otras. Pero, en realidad. como ya digo, siempre es el mismo universo: un mundo que remite a lo misterioso, a lo velado, a lo sagrado, a lo íntimo. Ahí está el meollo de la cuestión. Luego, podrás ver cómo se manifiesta de diversas maneras y hablando o cantando muy diferentes cosas, pero el núcleo de todo es eso siempre es el mismo.

En cuanto al público, las maneras en que las personas se meten en ese universo es muy diferente y es bueno que así sea. Por ejemplo, hay un público que no puede con mis textos sobre ecología profunda y todo eso y prefiere mis canciones y a mí me encanta que así sea. Esa es una de las razones por las que «Misticísssimus» ha aparecido en formato de Cd y en formato de libro+Cd. La música entra donde no pueden entrar otras cosas. Sin embargo, a otras personas les gusta más todo mi apartado teórico y a mí también me está bien. En realidad, yo me conformo con lo que llegue. Si tuviera que elegir, me quedaría con la música, porque es más visceral, más directa, más telúrica, está más hecha con el cuerpo que con la mente. Pero, como afortunadamente nadie me obliga a ello, hacer canciones y cantarlas, escribir libros, coordinar revistas de ecología espiritual y/o otras cosas es todo compatible y me permite manifestar las mismas ideas desde prismas diferentes y llegar a un mismo público o a públicos diversos, según el interés de cada uno de ellos.

J.L.P Volviendo a Claustrofobia, durante años te perdí la pista, justo desde la disolución, hasta que para mi sorpresa se editó el CD “Claustrofobia 1982-1999”, con K Industria Cultural, que además tenía 5 excelentes temas inéditos y recomiendo a todo el mundo

P.B Tras la disolución del grupo estuve enfermo, tuve muchos problemas de insomnio y viví en una comunidad del Vallés

J.L.P ¿Dejaste la música?

P.B Del todo, no. Tocaba en las fiestas para la gente de la comunidad, cosas de género, boleros, rancheras. Les gustaba mucho. Todo era amateur, claro.

J.L.P Define lo que tú consideras ecoactivismo

P.B: El ecoactivismo es una forma de actuar siempre responsable y consciente en cualquier ámbito de tu vida. Aquello que hagas no sólo tiene que ser positivo para ti, sino estar en las coordenadas de Gaia, de tal forma que, además de cumplir una función personal, cumpla también unas funciones dentro del orden crítico gaiano, terrestre, o incluso cósmico. Por ejemplo, todos necesitamos comer. Si comes de la forma más consciente posible, evitando que se usen pesticidas en la tierra, evitando el sufrimiento animal que se produce en las industrias cárnicas, evitando también el despilfarro… todo eso sería una forma de ecoactivismo alimentario. Pero el activismo no sólo se circunscribe a lo que sería «ambientalista». Sino que se relaciona con todos los hábitos de nuestras vidas. Todo lo que hagas tiene que responder a una forma de hacer armónica con lo que te rodea, ya sea comiendo, sembrando, haciendo el amor, viajando, creando, trabajando, en el campo de la salud, en la cultura, lo que sea. Evidentemente, llegar a una conducta 100% pura… es casi imposible. Pero lo importante es el camino y la intención.

J.L.P ¿Cuáles son tus maestros y referentes en el ecologismo?

P.B: Edward Goldsmith, Jerry Mander, Vandana Shiva y Hossein Nasr han sido los autores que más me han influenciado. Todos ellos están vinculados a una espiritualiad que ahonda en lo esencial y huye del folclorismo tribal y/o costumbrista. Las lecturas de estos maestros me han permitido llegar a ver la Naturaleza como una teofanía. Especialmente Goldsmith fue para mí mi gran maestro. Un hombre de una sabiduría inabarcable. En cuanto a Mander, su obra «En ausencia de lo sagrado», dedicado a las poblaciones indígenas y sus formas de vida y de economía, todavía me parece hoy una obra maestra se mire por donde se mire. Vandana Shiva me puso en contacto con las semillas, con otra forma de ver la femineidad. Y Hossein Nasr tiene unos textos en los que habla de ecología desde el prisma espiritual que da gloria leerlos…

J.L.P ¿Qué es lo que te atrae del llamado mundo místico?

P.B: Muchísimas cosas. Lo primero: aprender a desvelar. Porque el hombre moderno vive velado completamente de lo esencial y, para aprender a desvelar, hay que tener guías, maestros. Me interesa atesorar formas de sabiduría que te permitan vivir en armonía con todo lo que te rodea y contigo mismo también. Me interesa «aprender a morir» antes de morir. Morir a lo innecesario, a lo superfluo, a la vanidad, al ego, a las pasiones, a… Y poder vivir en un éxtasis continuo y en un estado «in-alterado» de conciencia. Ser, dicho de otra manera, uno de los

allegados de la Divinidad. Pero esto es tan difícil… No creo que llegue nunca a ese estado, pues soy tan miserable como todos los demás. Sin embargo, haber dado pasos para empezar ese camino… es lo importante. No me interesan los movimientos de derecha a izquierda o de izquierda a derecha, sino los que te llevan desde abajo hacia arriba, en un sentido metafórico. Además, los místicos y el camino más esencial y menos «folclórico» de todas las tradiciones espirituales reveladas conduce siempre a una forma de vivir humilde, sencilla, alegre, plena… No es que no vayas a tener problemas. Es que vas a saber salir mejor de ellos y comprobar que no son tan trascedentes. Un cuento sufi relata la historia de un hombre muy rico que quería alcanzar la sabiduría. Fue a ver a un sabio y éste le dijo que, si de verdad quería aprender a vivir en la sabiduría más plena, debía estudiar a su esclava negra, la que se dedicaba a cuidar de su rebaño. El hombre la vigiló día y noche durante días. No vio en ella nada raro ni nada sobrenatural. Al final, un día le preguntó: «¿Haces algo especial para ganar el favor de Al-lâh?». Ella respondió: «No». Cuando el hombre ya se iba, ella le llamó y le dijo: «No, no hago nada especial. Lo único que hago es conformarme con lo que Él me da». Pues eso es lo más difícil del mundo y ahí se esconde la verdadera sabiduría. Ojalá algún día todos nosotros lleguemos a tener siquiera un poquito de ella.

J.L.P Actualmente repartes tu tiempo, entre otras ocupaciones, en la música y la revista The Ecologist

P.B: Efectivamente, así es. Ya conocían mi trabajo como articulista y un día la gente de la Asociación Vida Sana me propuso ser Jefe de Redacción de la revista, me consideraron la persona adecuada y puse alguna condición. Estoy muy contento de la trayectoria realizada hasta ahora en la revista.

J.L.P Cuando surgió la Bohemia Camerata me volví a sorprender. Eran músicas muy diferentes, muy originales, donde además en directo la cosa ganaba mucho. Tengo la sensación de que como director musical del grupo actúas a tumba abierta, dándolo todo. Al contrario de la época de Claustrofobia, vuestro directo es buenísimo

P.B ¡Gracias! Bueno, es que esa es mi forma de entender la música. Debo decir que con los años he aprendido sólo un poquito a cantar.

J.L.P ¿Cómo surgió la posibilidad de hacer el recopilatorio de Claustrofobia y de grabar el primer disco, “Barcelona Intimísmo Café”?

P.B Fue bastante fácil, un día llamé a K-Industria, se puso al teléfono Enric Pedascoll, su alma Mater, y me dijo que admiraba mi trabajo con Claustrofobia y me propuso grabar con ellos.

J.L.P Desde que oí por primera vez “El Vendaval”, ese tema forma parte de mi vida, lo oigo cada día, es una maravilla. ¿Cómo surgió ese tema?

P.B De forma natural, no sabría explicarlo, sí te puedo decir que a veces sueño músicas concretas; cuando venía de camino hacia aquí, por ejemplo, estaba tarareando un nuevo tema que me ha parecido que podía dar lugar a una canción.

J.L.P La Bohemia Camerata ya se ha consolidado, cada vez sois más conocidos. En noviembre se editó vuestro tercer disco, del que ya hemos hablado aquí en nosolocine.net

P.B Me parece algo muy curioso. Muchas veces actuamos en fiestas mayores o lugares donde nadie nos conoce y se acaban enganchando a las canciones, al público le gusta mucho lo que hacemos. Esto me genera mucha ilusión por lo que hacemos, además el grupo cada vez suena mejor y es capaz de tocar más músicas diferentes.

J.L.P Cuéntanos los proyectos de Pedro Burruezo y la Bohemia Camerata.

P.B: Lo más cercano es preparar un concierto para el Festival de la Porta Ferrada de St Feliu de Guíxols 2012 en el que la mitad del concierto de presentación de «Misticísssimus» lo haremos con la Coral Cypsella. Es una idea mía porque desde hace tiempo que tengo ganas de verme respaldado por una coral en vivo. Se lo propuse al director del Festival de la Portada Ferrada, Albert Mallol, y a la Coral Cypsella, y a ambos les pareció muy interesante esta propuesta. Ojalá encontremos el marco más adecuado para llevarlo a cabo. A mí me encantaría que fuera en la iglesia de la población. El año pasado hubo allí un concierto dedicado a la obra de Arvo Part que me encantó.

J.L.P Allí estaremos y se lo contaremos a la audiencia

P.B: Otro de mis proyectos es, junto al director teatral Kim Planellas, llevar a cabo una obra de teatro creada por nosotros dos, pero con música en directo. Será un monólogo de una actriz que también bailará. Es una producción del Espai Ridaura de Sta Cristina d’Aro. Esto está hoy por hoy muy en pañales aún, pero quizás en un año o más vea la luz. Y tengo tres ideas nuevas para tres discos diferentes, pero me temo que el mercado no está para tanta alegría, así que habrá que optar por la más sencilla, la más viable y la más barata. Y, claro, continuar dando conciertos por todas partes, continuar con la música en directo del «Don Quixot» de la Cia de Ballet Clàssic David Campos y, quizás, si Dios quiere, en 2012 o en 2013 hagamos una nueva producción con el citado coreógrafo clásico.

J.L.P Vives en Sant Feliu de Guixols y de allí tendré siempre en la memoria un recuerdo imborrable. Hace tres años volví a ver en concierto al que considero el más grande, al gran Rubén Blades, en aquella ocasión con el grupo costarricense Son de Tikizia, aunque estaba con unos leves problemas de garganta fue un gran concierto

P.B: Estuve en ese concierto, me interesa mucho lo que hace Rubén Blades

J.L.P ¿Qué aficiones tienes?

P.B: Como ya se deduce de todo lo anteriormente dicho, me interesa mucho el misticismo y el estudio de las tradiciones reveladas, que no tienen nada que ver con lo que la mayoría de la gente cree saber sobre ellas, pues vivimos en el tiempo del último vaivén de la danza de Kali, un tiempo en el que reina, por encima de todo, la confusión, en todos los órdenes, y, especialmente, en el ámbito espiritual. La música. La poesía oriental. Y, especialmente, mi huerto, que es mi paz y mi tesoro. Lo cultivo de forma orgánica, claro, y aporta todas las hortalizas caseras, al menos durante seis meses y más. Y puedo contar con la baraqa de regalar a mis familiares, vecinos y amigos. E incluso vendo unas cajitas a un precio simbólico para comercializar el excedente. Todo lo hago con las manos. El contacto con la tierra dignifica y es muy sano y muy relajante. Mi amigo Bigas Luna ya lo dijo bien claro: «Si quieres ser feliz un día, emborráchate. Si quieres ser feliz una semana, cásate. Pero si quieres ser feliz toda la vida, ten tu propio huerto». Es un aserto bien cierto. A pesar de que somos jóvenes, mi mujer y yo, en torno a los 50, ya tenemos tres nietos y una hija pequeña. Jugar con todos ellos o llevarlos de excursión esa otra de mis pasiones.

J.L.P Cada vez trabajas con más instrumentos

P.B: Toco la guitarra, el laúd español, la mandola argelina, la percusión, el bajo y, de forma muy amateur, otras cosillas…. Pero, básicamente, en realidad, no soy un buen intérprete de nada. Siempre me he considerado más artista, más creador, que músico. Tampoco soy un gran cantante, hago lo que puedo. Sí es verdad, sin embargo, que en los últimos años he aprendido mucho, pero, en realidad, cuando le llego al corazón a alguien, no es en base a una técnica definida o académica, sino por algo misterioso que nadie sabría bien definir. Sin embargo, sí que se me da bien dirigir a otros músicos que son mucho mejores que yo, sé sacar de ellos sus mejores cualidades y coordinarlos. Me considero un aceptable productor. Hasta ahora, en las grabaciones que he dirigido, nuestras o de otros artistas, como Ramonet o El Ejército de Salvación, no ha habido ningún conflicto serio, cosa bastante habitual en las grabaciones de los grupos.

J.L.P ¿Cuál consideras el modelo económico y cultural más sostenible?

P.B: El comunismo fracasó rotundamente. El neoliberalismo es un fraude. Pero en la historia de la Humanidad ha habido otras formas de economía. Por ejemplo, la de los cazadores recolectores o las economías de los primeros grupos cristianos  o de musulmanes, donde no existía la usura, la especulación y donde el afán de lucro estaba constreñido por razones espirituales. En general, tiene que haber iniciativa privada, pero esta tiene que tener unos límites. Yo creo que deberíamos relocalizar totalmente nuestras economías para que fueran eco-nomías. La sostenibilidad está en lo pequeño, en lo local, en lo sencillo, en lo humilde. Obvia decir que estamos en lo opuesto a eso. También obvia decir que, si no detenemos la usura y los movimientos especulativos a gran escala, la cosa no tiene solución. Pero los gobiernos ya no gobiernan, porque quien realmente gobierna es un grupo muy pequeño en la sombra que responde a intereses muy oscuros. ¿Qué podemos hacer nosotros? Nada. Sólo en el ámbito de lo interior, de lo personal y de lo más cercano. Pero eso es mucho más de lo que parece.

J.L.P ¡Muchas gracias Pedro, ha sido un privilegio y un honor para mí conversar contigo, un fuerte abrazo, estamos en contacto!

P.B: AGRADECIMIENTOS. Dicho todo esto, no puedo acabar la entrevista sin agradecerle al entrevistador, José López, una entrevista tan extensa y tan bien hecha, tan estudiada, en estos tiempos de mediocridades mediáticas y de estrecheces hasta intelectuales. Y, por supuesto quiero agradecer a los músicos de la Bohemia Camerata su buen hacer, su genialidad y su seguir en este camino. A los dos más históricos, Jovic Sagristà (coros, guitarras, bajo) y Josep Ramon Roy «Mon» (piano y teclados). Al gran chelista Iván Lorenzana. Y a los dos nuevos «fichajes», ja ja: Maia Kanaan, extraordinaria con su viola y sus voces; y M. Yusuf Mayans, un gran músico que toca el «ûd» y muchísimos otros instrumentos de cuerda, desde el violín al requinto, y que canta también de una forma inspirada y muy afinada. Y, claro, por supuesto a mi gran amigo Wafir S. Gibril, siempre ahí cuando lo necesitamos, inasequible al desaliento. Él vive en Madrid y esto hace más difícil nuestros encuentros para actuar. Pero dos o tres veces al año siempre caen. Y también le doy gracias a «El Chupis» por venir cuando le necesitamos. Bueno, es de la familia…

José López Pérez

Fotos: José López Pérez

Como Bonus track, no podía ser de otra manera, os dejo a modo de regalo especial con un video de Pedro Burruezo y la Bohemia Camerata del tema «Rito gitano». Es una versión de uno de los temas más significativos de Claustrofobia, espero que lo disfrutéis.

About JLP jose

Check Also

Leyendas y descubrimientos en el 51 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Por MariaJo López Vilalta

Ya estamos a las puertas de una nueva edición del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz …

5 comments

  1. ¡Maravilloso artículo, enhorabuena! Pedro Burruezo parece una persona muy interesante y este tipo de artículos son una maravilla. La versión de «Rito gitano» me ha encantado. Seguid así

  2. ¡Gran entrevista! Burruezo es una persona que tiene muchas cosas interesanes que contar. Me voy a comprar los 3 discos de La Bohemia Camerata ya. Un saludo

  3. ¡Carmen y Rocío, muchas gracias por vuestros comentarios! ¡Saludos cordiales!

  4. Fantástica entrevista! Muy muy interesente todo lo que cuenta. Gracias por descubrirnos gente como Pedro!

  5. Además, Pedro Burruezo, sabe cómo rodearse de equipos vibrantes y dinámicos, y su propuesta vital es una espiritualidad alejada de lo conventual y la pasividad, y está más cercana a la acción, al espíritu americano de superación constante, al go for it y la consecución de objetivos; un modo de vivir la vida con intensidad y sentido en el aquí y ahora. Pedro es esencialmente un pragmático con visión que tiene los pies en la tierra y presenta una propuesta naciente, que es de siempre pero fresca, vital y en movimiento, con sentido y dirección at the purest and very American style, y todo se refleja en Misticisssimus y en el resto de sus facetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO