Home / Cine Español / Estrenar mi película en el pueblo… o como sobrevivir a «50 sombras de Grey». Por Manuel Mira

Estrenar mi película en el pueblo… o como sobrevivir a «50 sombras de Grey». Por Manuel Mira

A mis 34 años he tenido la ocasión de cumplir uno de mis sueños: ver en la cartelera de mi pueblo natal el estreno de mi película, «Crisis, ¿qué crisis?», la segunda de mi filmografía.
Pero no es oro todo lo que reluce. Os cuento como fue:

Tras el estreno en Barcelona de «Crisis, ¿qué crisis?» (el cual fue muy bien) y tras varios y sucesivos pases, decidimos probar suerte con la cartelera de la localidad que me vio nacer: Ontinyent.
Nuestro distribuidor José Lopez, de Verne Films, cierra para el 13 de febrero el estreno local en el único cine (multicines) de Ontinyent.
Y llega la advertencia: el mismo día es el estreno mundial de la muy esperada «50 sombras de grey». E ipso facto pienso: «¿y qué?, tenemos un buen titular: «El Ontinyentí Manuel Mira estrena su segunda película en su tierra»
Durante la semana previa al estreno vemos en varios medios locales una reseña o noticia anunciando nuestra película con dicho titular. Todo parece ir bien…
Y con cierta excitación y un poco de miedo, me cojo un tren para estar presente en tal evento. La promesa es que al acabar la sesión, habrá cine forum.
Lo primero es saludar a la familia, y seguidamente a unos buenos amigos (Salva Y María)
Según se aproxima la hora del estreno (marcada para las 22.30) los nervios y el miedo crecen. Miedo a muchas cosas…pero sobretodo miedo a que no venga ni Dios a ver la película
Me acerco a los cines para saludar en persona al gerente del mismo, y llevar nuestro photocall portátil. La presencia de carteles de nuestra película por todo el centro comercial, junto a otras películas de primera línea (todos blockbuster) , me abruma y enorgullece. Pero también recibo el toque de atención al toparme con un enorme cartel promocional (prácticamente un muro) de «50 sombras de Grey». Su presencia es voraz. Esto pinta difícil, puesto que a la misma hora que nuestra película y en 3 salas simultáneas se proyectaría el maldito film que tanta expectación estaba teniendo entre el público femenino.
El siguiente golpe es cuando descubro que la prensa local no nos ha puesto en cartelera. ¿cómo es posible? Han ignorado por completo nuestro estreno. Están todas las películas…menos la nuestra. La del cineasta local. La del único cineasta local. Nadie sabe nada. Simplemente no aparecemos.
Mi familia y amigos intentan tranquilizarme (sin éxito), pero empiezo a esperarme lo peor. Hago una primera porra y pronostico entre 30 a 40 espectadores, es decir, un fracaso de convocatoria.
Son las 22.15 y hago acto de presencia en el acceso a las salas. Veo pocas caras. Son caras conocidas, pero pocas. Veo amigos, viejos amigos. Veo familia. Han venido los que tenían que venir…pero son pocos. Ellos están felices. Parece no importarles lo vacía que va a estar la sala. Alguna foto en el photocall….pero con tan poca gente hasta un photocall pequeño y portátil se nos queda grande…. Echo de menos al resto del equipo de la película. Me siento muy solo allí.
De pronto unas señoras (5 ) se me quedan mirando con expectativa. Me han reconocido. «tu eres el de «crisis, ¿qué crisis?» , me dicen entre sonrisas, enhorabuenas y besos. Son 5 señoras que no conozco de nada…por lo que ya tengo mis primeras 5 fans en Ontinyent. Tras hacernos una fotos les agradezco su presencia y que hayan decidido venir a ver nuestra película. Entonces me contestan «que no, que ellas tienen entradas para «50 sombras de grey»», que «ya vendrán otro día a ver la mía…» pero lo que no saben es que no habrá otro día, salvo que el estreno sea un éxito…y parece que no va a serlo.
Llega la hora y la gente entra a la sala. Son 36 espectadores (he ganado la porra). La sala se queda muy grande. La pantalla es enorme. En condiciones normales otra preocupación seria que se viera y oyera bien…pero hoy eso ya casi me daba igual. Solo 36 Ontinyentins han decidido no ver 50 sombras de Grey.
El pasillo de acceso a las salas es un show: en un último intento desesperado y prácticamente frustrado, intento convencer a algún espectador que cambie sus «sombras» por nuestra «crisis», con argumentos disparatados y surrealistas, como el hecho de apoyar al cine español y Ontinyentí. Lejos de conseguirlo, quedo como un loco peligroso.
En fin, mientras se proyecta la película me acerco al bar del centro comercial para hacer tiempo antes del cineforum. Sentado en la barra conozco a un simpático Antonio, con el cual desahogo mis penas platicando sobre el estreno y lo difícil que ha sido atraer la gente a la sala. Me comprende y apoya. Y también me «riñe» porque no he hecho más publicidad. Él, por ejemplo, no sabía nada del estreno. No le quito razón…pero el no sabe lo difícil que es hacer publicidad SIN DINERO (o poco dinero), y más cuando vives a 500 km de allí. Aparecen unas señoras que acaban de ver «50 sombras de Grey». No parecen muy contentas. Les pregunto…y me confiesan que «regular». Desde luego no parecían tan eufóricas como cuando entraron…En ese momento se arrepienten de no haber visto mi película, pero ya es demasiado tarde.
Las 23.45. Deben quedar 5 minutos para terminar el film…así que me acerco a la sala. Llego justo a tiempo. Me quedo en el pasillo de acceso viendo los créditos finales, aunque las luces ya están encendidas (malditas costumbres de los cines «blockbuster»…), pero el público, mucho más educado que el propio cine, se queda pacientemente.
Fin, texto final en pantalla de «película realizada sin ningún tipo de subvenciones ni ayudas oficiales»
Me planto frente al público y estalla el aplauso. Veo sonrisas, alegría y felicidad. Parecen contentos, y yo en ese momento también lo estoy. No son muchos…pero han tenido la delicadeza de sentarse cerca uno de otros…y da la sensación de que hay más gente de la que realmente hay. Ahora puedo fijarme mejor en quien ha venido y quien no. Veo mi familia, casi al completo. Veo a los viejos amigos de Ontinyent. Veo a Joan Enric Valiente (presidente del cineclub Utiye), veo a personas que hacia mucho tiempo que no veía…y otras que nunca había visto. Cada una de esas caras alegra la mía. También está presente Gustavo, el gerente del cine, que ha visto la película palomitas y coca-cola en mano.
Arranca el cineforum y vuelvo a echar de menos el resto de mi equipo de la película.
Empiezan a levantar las manos…y las preguntas se suceden rápidamente. El público está curioso y quiere saber. Hablamos de anécdotas del rodaje, de como se hace una película, de sus procesos, de mi trabajo como actor, director y hombre-orquesta, de la música de la película, de los actores…y hablamos del cine español, de la industria y como no, de «50 sombras de grey». Ellos, los 36 valientes, son los héroes, lo que se merecen todos los aplausos que estoy recibiendo yo. Ellos no tienen la culpa, pero hablo (mal) de los espectadores de Ontinyent (y españoles, por extensión) que han prevalecido ver la película (mala, por cierto) de un señor americano, lejos de apoyar al único director de cine de esos 35.000 Ontinyentins.
Quizás están esperando que gane «un cabezón» para tenerme en cuenta, quizás no les interesa la cultura, quizás no creen en mi, o simplemente quizás no se habían enterado de que «Crisis, ¿qué crisis?» estaba hoy allí, en la sala 2 de los Cineapolis El Teler.
Alguien me dijo que lo normal es que Ontinyent me apoyara, puesto que «soy el único cineasta local…», pero mi duda sobre ese apoyo viene cuando me planteo «porqué soy el único cineasta local».
En el tren de vuelta a Barcelona, escribiendo este artículo, tengo un sabor agridulce.
Me planteo intentar otro pase de nuestra película en Ontinyent, pero hay muchos factores a tener en cuenta…
Y ya cierro este (largo) escrito, porque estoy charlando animadamente con una simpática (y guapa) chica en la cafetería del tren. Se llama Eva, solo estará en Cataluña unos días, pero vendrá a ver «Crisis, ¿qué crisis?» a los cines Girona de Barcelona.

Manuel Mira, hombre orquesta en “Crisis ¿qué crisis?”

@manuelmiracine

 

About JLP jose

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Ojos negros” (2019): Cuando el telón empieza a descorrerse

Nota inicial del editor: Hoy se estrena “Ojos negros”, os ofrecemos ahora la crítica de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO