Home / Destacado / En el Festival de Cine de Cannes 2017

En el Festival de Cine de Cannes 2017

Nunca había estado en Cannes, aunque había escuchado y leído mucho sobre este festival de cine que es el más importante del mundo.

En esta ocasión no he podido disfrutar de las películas (esa asignatura me queda pendiente como diría el bueno de José Luis Garci) porque me he centrado en el Mercado, es decir en la feria de las películas, donde se compran y venden las películas. En este aspecto he descubierto muchas productoras, distribuidoras y films que de otra forma hubiera sido imposible.

He visto muchísimos tráilers, eso sí.

Cannes (Canas, en occitano) tiene actualmente 73.300 habitantes, su superficie es de 19,62 km cuadrados. Tiene calles y rincones que hay que disfrutar por lo menos una vez en la vida. Es uno de los centros de la turística región de la llamada Costa Azul o Riviera Francesa.

Pasear por sus calles trasciende.

En el festival he podido ver tecnología punta, tanto en móviles como en tablets, portátiles o cámaras de fotos. La ciudad se convierte durante el festival en el centro del mundo. Hay mucho glamour. Hay muchas mujeres bellas, se convierte en el lugar donde hay más por kilómetro cuadrado, impresiona. Rostros alegres, de felicidad. Se mueve mucho dinero, deja una sensación extraña, excesiva.

El festival ha cumplido 70 años. En el póster oficial reina en esta edición una jovencísima Claudia Cardinale. Solo ha dejado de celebrarse en tres ocasiones, concretamente en 1939 por guerra y en 1948 y 1950 por falta de presupuesto.

Y curiosamente solo una mujer logró la Palma de Oro como directora. Fue Jane Campion por «El Piano», en 1993.

Tengo que reconocer que muchas cosas se me han desmitificado. Ahora entiendo muy bien cómo cambió por completo la exhibición en España y cómo entraron muchos films que me robaron el corazón en las salas de cine, de muchas nacionalidades y fundamentalmente en V.O. Es mucho más sencillo de lo que imaginaba. Está claro que la presencia en mercados como el de Cannes de personas como Enrique González Macho o Adolfo Blanco, por poner solo dos ejemplos, nos permitieron disfrutar en las salas de cinematografías y autores que de otra forma no hubieran sido posibles.

Al respecto dedicaré un artículo más adelante.

La ciudad de Cannes vive a tope el festival, con gran pasión, pero de forma muy diferente a la de Gijón, por poner un ejemplo que conozco bien,  y es una gran fuente de ingresos. Los precios en restaurantes, cafeterías, etc son desmesurados, un auténtico disparate, e intuyo que una forma de que muchas personas no puedan asistir, que sea una barrera. El servicio de muchos establecimientos deja, además, mucho que desear (largas esperas, poca profesionalidad, chovinismo en estado puro, trato de establecimiento de precio muy bajo y que cobran a precio de oro…). Nos quejamos, y con razón, de algunas prácticas de algunos de estos establecimientos en España, pero curiosamente estos días en Cannes he comprobado que el trato dispensado en nuestro país es en muchos casos mejor y más profesional que en el festival. También dedicaré un artículo, como mínimo, a esta cuestión. Os hablaré de algunos de los restaurantes en los que he estado. Ya os avanzo que la calidad y el precio de los vinos de las cartas no tienen lógica alguna. Precios altísimos para caldos de medio pelo, dejan la sensación de que durante el festival suben los precios de forma desmesurada y de que los vinos de las cartas no tienen criterio, orden, ni concierto. Los vinos más baratos de las cartas a partir de 25 €. En España se pueden encontrar en los supermercados o tiendas especializadas vinos mejores por entre dos y tres euros. Con eso creo que queda todo bien diáfano.

Otro tema digno de estudio es todo el tiempo que hay que perder para acreditarse, las larguísimas colas cada vez que se quiere entrar al Palais. Hay mucha seguridad, todo como si fuera un aeropuerto, pero sin sentido alguno, sin lógica. Mucho protocolo sin sentido. Como anécdota indicar que no me dejaron entrar con una pequeña pasta al Palais, un sneken, de manera que lo tiraron a la basura. Creo que este tema también merece un artículo, veremos si finalmente lo escribo.

Es una maravilla poder disfrutar un evento como este para todos los que amamos el cine, que lo llevamos en las venas, pero hay mucho mito, mucha tontería. He escuchado historias sobre el festival durante años que tras estar allí me han recordado a los cuentos sobre la mili, tan pesadas, exageradas y llenas de mentiras.

Todo es mucho más sencillo, más normal. La prensa tiene acceso a las proyecciones y en el mercado se compran y venden películas, nada más. Mientras el público acude a las salas y ves muchas personas con cartelitos en varios idiomas pidiendo que le facilites entradas o lo que se tercie para que puedan ver películas. Es algo bastante irreal e ilógico, fruto de la fuerza de unas leyendas curiosas.

Me ha alegrado mucho ver que al margen de las proyecciones del festival en un cine como el Olympia hay largas colas para ver estrenos como “Un golpe con clase”.

He disfrutado con la compañía de amigos y de personas que espero lo sean también a partir de ahora.

Me han quedado muchas ganas de volver, de repetir.

 

Ramón Termens, Aritz Ciribián, Oti Rodríguez Marchante, Iván Llamas y JLP

Para terminar este artículo quiero dar las gracias a varias personas por el trato dispensado: Oti Rodríguez Marchante, Ramón Termens, Iván Llamas, Aritz Cirbián, Sonia G. Hernández y a la mayoría de personas de las distribuidoras (la lista sería muy larga…).

Y por suerte, Cannes está a 600 km de Barcelona, a solo 6 horas en coche.

Continuará…

José López Pérez

@JLPnosolocine

Fotos: José López Pérez, excepto el selfie colectivo en una de las cenas que es obra de Ramón Termens y la foto de Kendall Jenner en la alfombra roja

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

«Soy un apocalíptico del mundo moderno»: Pedro Burruezo. Acaba de publicar su nuevo disco, “Al Andalus S. XXI”

Pedro Burruezo, junto a su Nur Camerata (Maia Kanaan, Jordi Ortega, Robert Santamaría y otros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO