Home / Fuera de Cuadro / Fuera de cuadro: Mapadres. Por Ruiz de Villalobos

Fuera de cuadro: Mapadres. Por Ruiz de Villalobos

mapadresLos mapadres (madre y padre) (palabrita que me acabo de inventar para no herir susceptibilidades) están por muy diversas causas en el candelero. De ser el primer y principal motor de lo que debería ser el conjunto familiar (es decir la familia, tan denostada modernamente, aunque, curiosamente, el cine actual la está haciendo protagonista de numerosas películas), han pasado a convertirse en el centro de la polémica. Primero, porque sermapadres, hoy en día, y salvo honrosas excepciones, no es nada fácil. Requiere mucho sacrificio y responsabilidad, algo que las nuevas generaciones de mapadres, en general, no están por la labor. De ahí que el funcionamiento de la labor de mapadres haya variado notablemente del funcionamiento que en su día llevaron a cabo abuelos y bisabuelos cuando eran mapadres.

Pero como la sociedad está tan insegura, tan estresada y tan confusa, los mapadres actuales, casi sin darse cuenta, se han salido de carril y van como coches sin una buena dirección, invadiendo carriles y ocasionando más de una colisión. Todo esto viene a cuento por la tan cacareada “huelga de deberes”, el mayor disparate que se pueda inculcar a un niño, al que ya desde ese poder oculto (que vaya usted a saber de dónde viene) se le está adoctrinando para que hagan de la huelga una forma habitual de comportamiento, a la vez que se les transmite lo innecesario de los deberes, cuando deberes tenemos todos los seres humanos y cada día, nos guste o no nos guste, nos examinamos en nuestra vida privada y en nuestra vida profesional.

Si está bien, que se quiera racionalizar la cantidad de trabajos escolares que los estudiantes, de cualquier edad, deban hacer en horarios extraescolares, pero de esto a hacer una “huelga de deberes” hay un gran trecho. ¿No será que muchos mapadres, más que defender el tiempo libre de sus hijos, lo que defienden en su falta de compromiso para seguir en su casa la educación del hijo?

Si se tiene encuenta que en el colegio, en el instituto o en la universidad el alumnado trabaja en grupo y recibe más información de la que puede procesar, qué tienen de malo los deberes en el sentido de trabajar en soledad y de enfrentarse a las dificultades de asimilar el conocimiento de acuerdo con la capacidad de cada uno.

Además los deberes también ayudan a crear lazos familiares cuando los adultos ayudan a sus hijos a superar las dificultades en su aprendizaje, aunque, desde luego, ello conlleva que éstos se impliquen en la pedagogía de sus hijos y, al parecer, los “mapadres huelguistas” no están dispuestos a asumir este compromiso.

Esta sociedad acomodaticia, festiva, desgraciadamente bastante irresponsable, alega, ahora, que a los estudiantes, de la edad que sea, les falta tiempo de ocio. Ay! el ocioso,perfectamente definido por la RAE como “Desocupado, que no hace nada o carece de obligación que cumplir” e “Inútil, sin provecho, ni futuro”, qué mala inversión para mejorar esta sociedad en crisis y no solo económica.

No engañemos a los niños con un presente sin obligaciones ni deberes, porque su futuro será entonces mucho peor. Hay que enseñarles y ayudarles a que sean mujeres y hombres, mapadres en muchos casos, activos, eficientes, luchadores, en definitiva, vivos.

plautus

         Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Estrambote: “El que no piensa en sus deberes sino cuando se los recuerdan, no es digno de estimación” (Tito Maccio Plauto, 254 a. C.-184 a.C. Comediógrafo latino).

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Pantoja en la sección Fuera de Cuadro, de Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Dejen que por unos momentos, unas líneas, me acerque a las revistas y programas televisivos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *