Home / Cine Clásico / GENE KELLY: UN GENIO DEL CINE MUSICAL. POR CARLOS MIR

GENE KELLY: UN GENIO DEL CINE MUSICAL. POR CARLOS MIR

Gene Kelly nunca gozó de la popularidad de Fred Astaire. Fue a mediados de los años 60 cuando críticos e historiadores del cine empezaron a revisar su obra y se dieron cuenta que estaban ante un fuera de serie, que sin él los famosos musicales de la Metro no hubieran existido.

Fred Astaire y Gene Kelly siempre se admiraron y respetaron mutuamente, además sus estilos de baile eran completamente diferentes. Astaire elegante con esmoquin o chaqué, Kelly deportivo con pantalones ajustados y camiseta. Sólo coincidieron bailando una sola vez, en un segmento de Ziegfeld Follies (Vincente Minnelli 1945). Todo un honor para Gene Kelly que era 13 años más joven que Astaire, y su seguidor número uno. Si Astaire, que había debutado en 1915, fue el rey de los musicales en blanco y negro, Kelly que lo hizo en 1942 fue el rey indiscutible de los musicales en color. En la década de los 40 bailó con Rita Hayworth en Las modelos (Charles Vidor 1944), con el ratoncito Jerry en Levando anclas (George Sidney 1945) y con Judy Gardland en El pirata (Vincente Minnelli 1948). Su unión con otro genio del musical, Stanley Donen, daría como fruto tres obras maestras del género: Un día en Nueva York (1949), Cantando bajo la lluvia (1952) y Siempre hace buen tiempo (1955), las tres co-dirigidas amigablemente.

Entre estos títulos Gene Kelly protagonizó el que daría más prestigio a su carrera: Un americano en París (Vincente Minnelli 1951). La Academia le otorgó seis Oscar, entre los cuales el de la mejor película del año, en competencia con títulos tan poderosos como ‘Un lugar en el sol’ y ‘Un tranvía llamado deseo’. A partir de entonces el cine musical sería considerado artístico, y aceptado por intelectuales y académicos.

Gene Kelly empezó su carrera como bailarín-actor para convertirse más adelante en director-coreógrafo. Ni el baile ni el cine tenían secretos para él.

Su carrera fue corta, solo duró 15 años. Desde su debut en Por mi chica y por mí (Busby Berkeley 1942) hasta su despedida en la injustamente olvidada Les Girls (George Cukor 1957). Diez años después el cine francés se acordó de él y lo llamó para que interviniera en Las señoritas de Rochefort (Jacques Demy 1967). A los 68 años demostró estar en plena forma en la que sería su última aparición en la pantalla: Xanadu (Robert Greenwald 1980), cumbre del kitch a mayor gloria de la cursi Olivia Newton-John. El reencuentro con el viejo amigo que nos había hecho pasar tan buenos ratos consiguió que ‘Xanadu’ se convirtiera con el tiempo en película de culto.

Las nuevas generaciones están descubriendo a Gene Kelly y pasándoselo en grande con las viejas películas musicales. Se ha demostrado en la Filmoteca de Catalunya que sabiamente ha programado un ciclo veraniego dedicado a Gene Kelly en el centenario de su nacimiento.


Carlos Mir

 

 

 

 

 

 

 

 

About JLP jose

Check Also

12 estrenos para el 2º fin de semana de septiembre de 2019 en España

Las seguidoras y seguidores de www.nosolocine.net seguro que habrán observado que en los últimos días …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO