Home / El Cine Por Dentro / Ha muerto Macari Gómez, gran cartelista cinematográfico

Ha muerto Macari Gómez, gran cartelista cinematográfico

En mi infancia y adolescencia los carteles de cine me atraían mucho. En ocasiones, daba paseos solo para ver los carteles de cine que eran enormes en el Continental, icónico cine del barrio de Collblanch de L´Hospitalet de Llobregat, mi ciudad, y que actualmente alberga un Bingo.

En aquella época Jano o Mac, cartelista de cabecera, me parecían, y pienso igual, geniales.

Hoy debo dar la triste noticia de la desaparición de Macari Gómez Quibus (Reus, provincia de Tarragona; 8 de marzo de 1926-Olesa de Montserrat, provincia de Barcelona; 20 de julio de 2018​), artísticamente conocido como Mac, a los 92 años.

Sus carteles se caracterizan por la creatividad, el inconformismo y la armonía. En 2013 fue nombrado miembro de honor de la Academia del Cine Catalán. La Generalitat de Catalunya le otorgó la Cruz de Sant Jordi en 2014.

Mac nace en Reus, localidad a la que sus padres se habían trasladado desde Fraga (Zaragoza), donde trabajaban de labradores. En el 1928, su padre muere a causa de un accidente laboral y en 1931 es internado en la Casa de la Caridad de Reus. Allá es donde empezará su inquietud por el dibujo.

En 1935 vuelve a casa e ingresa a la Escuela de Bellas Artes de Reus, entonces gratuita. Pero su estancia allá duró poco, puesto que al cabo de pocos meses estalló la Guerra Civil. Finalizada la guerra, la situación es insostenible. Se va a vivir a San Julián de Boada, (Girona) con su abuelo. Después de unos cinco años vuelve con su madre, pero esta vez en Barcelona, donde ella ha encontrado trabajo en una portería de la ciudad.

En 1946, con veinte años, visita el Museo de Arte Moderno de Barcelona y queda impactado por la obra de Mariano Fortuny. Pasa días estudiando cada centímetro de las obras del pintor reusense, y esto lo decide a retomar los estudios a la Escuela de Bellas Artes de Barcelona.

La mediación de la hermana, que trabajaba en casa de la familia Castañé, hará posible que entre a trabajar en el estudio gráfico Estudio Domínguez, que se encarga de la decoración de las fachadas de los cines que regenta esta familia. Compagina el trabajo en el estudio con los encargos de dibujos a pluma, que hace por la noche en su casa, para hacer anuncios de publicidad a la prensa.

En 1947 es llamado a filas. El destino militar es la misma ciudad de Barcelona, lo que le permite continuar trabajando en la promoción cinematográfica.

Poco antes de acabar el servicio militar, su madre muere. Es entonces cuando decide centrar todos sus esfuerzos en conseguir un trabajo que haga realidad sus sueños. Empieza a trabajar en publicidad de todo tipo, compaginándola con los encargos del señor Castañé.

En 1952 es contratado por el famoso estudio de diseño publicitario de Martí Clavé y Picó, Esquema. Con ellos realizó el cartel de “Ivanhoe”, y fue felicitado por un alto ejecutivo de la Metro Goldwyn Mayer.

Poco  después de casarse, Macari recibe el encargo de hacer todo el material publicitario de la temporada inaugural de la distribuidora Tandem Films que estaba ubicada en el mismo edificio donde vivía. Este trabajo se convierte en su mejor tarjeta de presentación y en 1955 ya empieza a firmar sus obras con el nombre de MAC

Su gran oportunidad le llega de la mano de Paramount, con la película “Los Diez Mandamientos”, estrenada en 1956. Charlton Heston mostró su admiración y se interesó por conocerlo personalmente. Se encontraron en Madrid en 1959 y Macari le regaló un retrato especial del Moisés de la película. En España, tanto Pepe Isbert cómo Sara Montiel fueron admiradores de Macari, al igual que Stanley Kramer, Salvador Dalí, Marlon Brando, George Lucas, Sophia Loren, Jayne Mansfield, entre otros. Kirk Douglas declaró ser un buen admirador de Mac, motivo por el cual tenía en su colección particular el original de “Los justicieros del Oeste”, un western estrenado el 1975.

Durante los años 60 y 70 Mac no paró ni un momento: trabajaba en carteles tanto de estrenos como de reposiciones, y hacía nuevas versiones de carteles que ya había hecho. Era un artista independiente y tenía encargos de todas las distribuidoras estadounidenses del momento

En aquellos años recibió ofertas para ir a trabajar en los Estados Unidos y París, aun así escogió quedarse con la familia, a la consideraba fuente de inspiración creativa.

En la década de los 80, llegó el vídeo y, con ello, una crisis en las salas de cine que hizo replantear el diseño de los carteles hacia soluciones más fáciles y económicas. Los cartelistas ya no estaban tan solicitados y se usaba la fotografía como objeto del cartel. Mac acabó su carrera creando carátulas para vídeos, sobre todo para las distribuidoras Video Technics y Embassy, pero, a pesar de que el formato era mucho más pequeño, la calidad y maestría se acentuaron y llegó a crear auténticas joyas. Su último cartel fue el de la película “El placer de matar”, del año 1988.

Mac ha sido reconocido en España como el último gran cartelista. Más de 4.000 creaciones, entre carteles, guías, plumas de prensa y carátulas de vídeo. Algunos de sus carteles más destacados son : “Psicosis”, “Ciudadano Kane”, “Casablanca”, ”Ivanhoe” (1952), “Moulin Rouge” (1953), “La tentación vive arriba” (1955), “Mientras Nueva York duerme” (1956), “Los Diez Mandamientos”(1956), El zurdo (1958), “Desde Rusia con amor” (1963), “El verdugo” (1963), “La muerte tenía un precio” (1965), “El doctor Zhivago” (1965) o “Primera plana” (1974).

¡Descanse en paz!

José López Pérez

@JLPnosolocine

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Primeras (y muy flojas) cifras de taquilla del pasado fin de semana en España (28-30 de octubre de 2018)

El fin de semana anterior y el posterior a la fiesta del cine suelen ser …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *