Home / Audio / Música / “John Wick: Capítulo 3 –Parabellum”: Violencia extrema reiterativa y cansina (sobredosis)

“John Wick: Capítulo 3 –Parabellum”: Violencia extrema reiterativa y cansina (sobredosis)

La primera entrega de esta saga ni siquiera se llegó a estrenar en los cines españoles. Pese a su éxito en USA, las distribuidoras españolas quedaron despistadas o fuera de juego.En 2014, “John Wick (Otro día para matar)” nos presentaba a este asesino a sueldo retirado, en la ciudad de Nueva York, que volvía de nuevo a la acción para vengarse de los gángsters que le quitaron todo.

La segunda entrega si se estrenó en los cines de España y fue un gran éxito, en 2017. “John Wick: Pacto de sangre” arrancaba con un nuevo regreso de su retiro ya que un ex-asociado que planeaba obtener el control de un misterioso grupo internacional de asesinos. Obligado a ayudarlo por un juramento de sangre, John emprende un viaje a Roma lleno de adrenalina estremecedora para pelear contra los asesinos más peligrosos del mundo.

Esta tercera entrega, “John Wick: Capítulo 3 –Parabellum” es la más violenta y extrema de las 3. El guión es mínimo. Todo es una acumulación de peleas, con una gran violencia, en muchos casos extrema, reiterativa y gratuita. Wick pronuncia muy pocas palabras. Estamos ante una sobredosis extrema de violencia, con escenas larguísimas en las que se repiten varias formas de matar. Hay escenas con espadas, con todo tipo de armas de fuego, con luchas de kárate y kung fu. Todo se hace cansino y aburrido, interminable. La película acaba con la paciencia. Y eso que este tipo de cine me interesa y, si está bien hecho, me divierte, ya que crecí viendo películas de kárate y artes marciales, en el mítico cine Florida, de L´Hospitalet de Llobregat, que estaba casi al lado de mi casa. La película utiliza material del cine de artes marciales de los años 70 (Shaw Brohters, Raymond Chow, etc) pero lo hace sin ninguna gracia, sin generar interés.

El guión Derek Kolstad, Shay Hatten, Chris Collins y Marc Abrams, basado en el personaje creado por Derek Kolstad no permite que el reparto brille, especialmente Keanu Reeves, Lawrence Fishburne y Halle Berry.

Y lo peor es que, tal y como deja ver el desenlace, habrá una cuarta entrega.

Wick ya no es ni siquiera una caricatura, es simplemente una fábrica de mamporros, una fábrica de matar, todo se milita a un festín de violencia sin ton ni son. El argumento es casi inexistente, para apostarlo todo por las escenas de lucha. Para enmarcar son las escenas en las que los perros se suman a la orgía de violencia.

Hay una gran cantidad de muertos en la película, difíciles de contar.

En esta tercera entrega la acción arranca cuando se ofrecen 14 millones de dólares sobre su cabeza y con un ejército de mercenarios intentando darle caza. Tras asesinar a uno de los miembros del gremio de asesinos al que pertenecía, Wick es expulsado de la organización, pasando a convertirse en el centro de atención de multitud de asesinos a sueldo que esperan detrás de cada esquina para tratar de deshacerse de él.

José López Pérez

@JLPnosolocine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Malasaña 32”: Casa con fantasma e hipoteca

Nota inicial del editor: El pasado viernes (17 de enero de 2020) se estrenó en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO