Humor grueso, chistes malos, apología del consumo de drogas y reminiscencias del peor cine de Kevin Smith, que tiene varias películas interesantes. Todo eso y algún calificativo más, todos negativos, se merece “Juerga sin fin”. Presenta su candidatura a peor película del año, posiblemente de los últimos años.

Nada tiene sentido, solo reunir a un grupo de amigos y “teóricamente” famosos actores se lo pasen bien juntos haciendo el burro ejercitándose en el arte del freakysmo. A saber Jay Baruchel, Sett Rogen Jonah Hill, James Franco, Danny McBride y Michael Cera.

La escena final o el momento en que el grupo hace una estrategia de cómo tratar a Emma Watson son de vergüenza ajena.

José López Pérez