Home / Conciertos / Kepa Junquera, crónica de un concierto demoledor. Por Pedro Burruezo

Kepa Junquera, crónica de un concierto demoledor. Por Pedro Burruezo

Presentación en BioCultura Bilbao de “Una pequeña historia de la trikitixa”

Entre lo popular y la música de autor

Kepa Junkera & Sorginak llevaron a cabo en BioCultura Bilbao un pequeño preestreno de lo que será el próximo trabajo discográfico y montaje escénico del gran acordeonista, compositor y productor vasco. Ante una sala abarrotada, Junkera resumió 35 años de vida artística y, al mismo tiempo, resumió también lo que es el quehacer de un intérprete de trikitixa tradicional. El músico bilbaíno estuvo acompañado por cinco jóvenes chicas que cantaron y tocaron la percusión perfectamente ensambladas al discurso estético y filosófico de Junkera. El público disfrutó de lo lindo con una música que, a caballo entre la creación de autor y la melodía popular, tiene ritmos endiablados que no te dejan mantenerte quieto. Los asistentes lanzaron bravos, “irritzis”, dieron palmas, jalearon al grupo y hasta algún espontáneo se subió al escenario a bailar…

Fue una hora y cuarto de disfrute total. Los pasajes más melódicos y serenos enseguida daban paso a ritmos sincopados de gran fuerza que, a pesar del caramelo de las cinco voces femeninas, te llevaban por una espiral rítmica y festiva de una gran fuerza. A pesar de que Junkera, quizás por modestia, señala que este espectáculo resume y homenajea la labor de los intérpretes de trikitixa tradicionales, es obvio que en sus interpretaciones este inquieto músico vasco no puede dejar de sellar esa música con un cálamo muy personal e intransferible. Es el equilibrio perfecto entre lo tradicional y lo propio. No en vano, son más de tres décadas ya de carrera artística, porque eso no se consigue de la noche a la mañana. En fin, qué más podemos decir. Además, Junkera se confesó en todo momento amante de los alimentos ecológicos (al fin y al cabo, el concierto se celebró para cerrar la segunda edición de BioCultura en Bilbao) y afirmó tener buenos amigos entre los expositores, “gente de la que siempre aprendo algo”, corroboró el compositor. BioCultura Bilbao no podría haberse cerrado de forma más ejemplar, con una música festiva y, al mismo tiempo, reflexiva, donde el ritmo y la belleza melódica se unen en una síncopa aplastante y demoledora… Con muy poco, cuando hay mucho talento, se puede hacer mucho… Los bailes de las chicas pusieron la guinda a un pastel endulzado, eso sí, no con azúcar blanquilla, sino con productos ecológicos, naturales y de la agricultura local.

Pedro Burruezo

About JLP jose

Check Also

“Señor”: Una gran película de Rohena Gera

Hace unas décadas solo llegaban a nuestros cines, y muy especialmente a los circuitos de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO