Home / Críticas / La Biblioteca de los libros perdidos. Hoy “Straparole”, de César Zavattini. Nueva sección de Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

La Biblioteca de los libros perdidos. Hoy “Straparole”, de César Zavattini. Nueva sección de Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Nota inicial del editor. Nos propone hoy Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos una nueva sección en nosolocine.net

Seguro que será interesante.

 

La Biblioteca de los libros perdidos

 

“Straparole”, de Cesare Zavattini.

Colección Jarama. Llibres de Sinera, 1968

Cuando uno tiene más libros de los que se merece y, seguramente, más libros de los que necesita, repartidos por diferentes ubicaciones, es como descubrir un tesoro cuando por puro azar, sin buscarlo, encuentras un libro que en su momento fue una agradable lectura y te ayudó a entender mejor el cine. Me estoy refiriendo a un libro del gran Cesare Zavattini, “Straparole”, editado por Llibres de Sinera en marzo de 1968, en su colección denominada “Jarama” (es bueno recordar que la novela “El Jarama”, de Rafael Sánchez Ferlosio, de corte neorrealista, había ganado en 1955 el premio Nadal y se había convertido en un referente del realismo social y la novela española de posguerra), un libro de formato tipo bolsillo, pero de 422 páginas, compuesto por cuatro densos y largos textos de Zavattini, en una exquisita traducción del novelista Juan Marsé, que en la contraportada de la edición se presentaba como el ganador del Premio “Biblioteca Breve” (es bueno recordar que Juan Marsé se consagró justamente dos años antes, en 1966, al ganar el citado premio por la novela “Últimas tardes con Teresa”, llevada al cine en 1984 por Gonzalo Herralde).

El libro de Cesare Zavattini, el creador junto a Vittorio De Sica de lo que fue el neorrealismo y guionista de películas tan trascendentales en la historia del cine como “El limpiabotas”, “Ladrón de bicicletas”, “Umberto D” y “Milagro en Milán”, se abre con “Diario de cine y de vida” (dedicado a Vittorio De Sica) , construido como un largo diario que se inicia en 1940, con el deseo de hacer una película, y que finiquita en enero de 1967 con una interesante reflexión sobre si ¿un diario debe ser largo o corto? A lo largo de 286 páginas Zavattini desgrana sus ideas sobre la vida y el cine, narra sus experiencias, los rodajes, sus viajes, sus amistades, en definitiva su devenir personal y profesional a lo largo de esos 57 años. Un diario denso y emotivo, que permite entender mucho mejor lo que fueron aquellos primeros años del cine italiano que se hacía en la calle y que quería ser testimonio de lo que había sido la guerra y la posguerra. Es un diario que da muchos saltos en el tiempo, pero que dibuja a la perfección la dimensión humana y creativa de Cesare Zavattini. En “Diario de cinema y vida” hay, también, una brevísima historia, titulada “El amor”, que podría ser perfectamente una secuencia de un film neorrealista. Un texto para leer con tranquilidad, saboreando y reflexionando sobre los pensamientos y las experiencias del autor, que utiliza un estilo de escritura que podría remitir a la escritura de un guión

“Straparole” incluye otros tres textos de Zavattini, “Reandando”, un texto escrito sin comas ni puntos y aparte, denso y excitante, escrito en Roma en 1963, que es el carnet de un intelectual que recoge impresiones de 1943, por lo que el cine y sus protagonistas vuelven a estar muy presentes. Ironía y lirismo se dan la mano en este texto que es casi una radiografía del pensamiento zavattiniano, mientras que el tercer texto de “Straparole”, “Pequeño viaje por el Po” es una bella descripción de uno los lugares más bellos de Italia, el valle del Po, para cerrar con una lírica y breve “Carta de Cuba a una mujer infiel”, 22 páginas de pura delicia narrativa, otra vez sin comas, ni puntos y aparte, solo los dos puntos y el punto y seguido, con lo que la lectura se convierte en una especie de complicidad con el autor, que bien podría haber creado un gran guión a partir de esta singular carta.

“Straparole”, que tiene una original portada de Josep Pla-Narbona (Barcelona, 1928), uno de los grandes diseñadores gráficos españoles y también dibujante, grabador, escultor y pintor, es un libro de incalculable belleza, toda una lección magistral para entender uno de los movimientos más importantes que ha dado el cine como es el neorrealismo. De lectura imprescindible y revisión aconsejable.

Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Las maravillas del mar”: Otra de Cousteau: ¡chapeau!

“Las maravillas del mar” es nuestra película de la semana. Aquí podéis recuperar mi crítica, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *