Home / Audio / Música / “La cura del bienestar” (2017): Gatos, liebres, cisternas y aguas medicinales

“La cura del bienestar” (2017): Gatos, liebres, cisternas y aguas medicinales

Pese a que sus películas funcionan muy bien en taquilla no me parece que Gore Verbinski (Oak, Tennessee, 16 de marzo de 1964) sea un buen director. Le encanta dirigir películas largas pero ninguna de ellas me ha acabado de gustar, por unas causas o por otras, totalmente.

En su filmografía destacan “Piratas del Caribe: La Maldición de la perla negra”, “Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto” y “Piratas del Caribe: en el fin del mundo”. Todos grandes bombazos de taquilla. Y curiosamente sus dos películas más pasables me parecen “Rango” y “The Mexican”. La más floja me parece “El llanero solitario”.

Tenía altas expectativas con “La cura del bienestar”. El tráiler me había parecido interesante y la sinopsis tenía chispa.

La primera media hora es prometedora, parece que todos los elementos van a cuajar. Luego hay quince minutos en los que la cosa se empieza a caer. La última hora es de vergüenza ajena. La película se hace larguísima, hay un exceso de reiteración, no cumple las expectativas y el final es inenarrable, el thriller entra en barrena.

“La cura del bienestar” dura 156 minutos, le sobran por lo menos 66.

El film se va asfixiando a medida que avanza, todo lo relacionado con el agua y el balneario (también la cisterna de la habitación del protagonista) naufraga.

El villano no funciona y eso que el comienzo es bueno.

La acción arranca cuando un joven y ambicioso ejecutivo de empresa (Dane DeHaan) es enviado para traer de vuelta al CEO de su compañía, que se encuentra en un idílico pero misterioso «centro de bienestar», situado en un lugar remoto de los Alpes suizos. El joven pronto sospecha que los tratamientos milagrosos del centro no son lo que parecen. Cuando empieza a desentrañar sus terribles secretos, su cordura será puesta a prueba, pues de repente se encontrará diagnosticado con la misma y curiosa enfermedad que mantiene allí a todos los huéspedes, deseosos de encontrar una cura.

En el reparto destaca el protagonista, Dane DeHaan, luego el guión que firman Justin Haythe y el propio Verbinski ya no le permite ser convincente.

Todo es muy previsible en la última media hora. No hay sorpresas, hay hastío. La trama histórica es totalmente desaprovechada en el desenlace.

Como digo con frecuencia, seguro que tendrá su público, seguro que habrá personas a las que le guste mucho esta película. Respeto profundamente el trabajo y el esfuerzo de todas las personas que participan en una película.

José López Pérez

@JLPnosolocine

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de la película “You go to my head”: ¡Hipnótica!

Delfine Bafort (Gante, Bélgica 22 de mayo de 1979) es una mujer bellísima y de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO