El éxito incontestable de la fiesta del cine 2013, con pases de películas a 2,90 € ha demostrado varias cuestiones importantes y de calado.

La primera, que en España hay público dispuesto a ver películas en su medio natural, las salas de cine (la piratería y ver películas en condiciones ínfimas e infames se mantiene por intereses oscuros y donde los beneficiados son los operadores de banda ancha & co, con la aquiescencia del poder).

También ha confirmado que el precio habitual de la entrada es caro, muy caro (y muy excesivo el de las típicas palomitas, refrescos, chucherías y demás). Debe bajar porque sino el público seguirá desertizando las salas. Un comentario habitual estos días entre el público es la posibilidad de que entre semana cueste un máximo de 5 € y el fin de semana 7 € y que el 3D no tenga sobreprecio.

Otra cuestión importante es que es insostenible el actual sistema. Todas las partes implicadas deben bajar sus márgenes para que al ser la asistencia al cine mayor, el negocio se pueda sostener. Hay que ajustar los márgenes a la situación actual. También hay que salir del inmovilismo de horarios y pases a piñón. Aumentar y diversificar la oferta.

La brutal subida del IVA es un motivo fundamental para que se haya roto la baraja. Actualmente solo hay un beneficiado, el gobierno actual, ese nefasto Rajoy Special Team (gana por dos vías, por la recaudación de impuestos de manera que en lugar de subvencionar el cine ahora es el cine el que subvenciona al gobierno y por su odio a la cultura en general y al cine español en particular). En el resto de la cadena solo hay damnificados: el público, los productores, los distribuidores, los exhibidores y los creadores (a veces los últimos son los primeros).

Todavía hay soluciones, queda mucho trabajo por hacer, pero todas las partes implicadas deben poner de su parte para que nuestras salas de cine sigan existiendo, recuperen público y esto revierta en que nuestro cine, y el cine en general, vuelva a ser lo que nunca debió dejar de ser.

La campaña de promoción de esta edición de La Fiesta del Cine ha sido un acierto y ha funcionado muy bien.

Es importante que la calidad de las películas sea mayor porque, en caso contrario, será flor de tres días cada año. También lo es que la oferta de sesiones, de temas y de programación se adapte a los usos y costumbres del público.

José López Pérez