Home / Cine Clásico / La madre Coraje es el personaje de la semana de nosolocine.net Por Ruiz de Villalobos

La madre Coraje es el personaje de la semana de nosolocine.net Por Ruiz de Villalobos

La definición de “Madre Coraje” nace de la obra teatral “Madre Coraje y sus hijos”, una pieza teatral fundamental en el teatro de Bertolt Brecht con música adicional de Paul Dessau para la versión berlinesa de 1949. Y aunque en la obra de teatro ella es simplemente una superviviente, el término de “Madre Coraje” se aplica a aquellas madres fuertes, abnegadas, que luchan por sus hijas e hijos, por su familia.

No se puede dudar que Mildred, la gran protagonista de “Tres anuncios en las afueras” es una auténtica “Madre Coraje” luchando por descubrir al asesino y violador de su hija. En el cine, las “Madres Coraje” han sido muchas a lo largo de la Historia. Desde un clásico indiscutible como “La madre” (1926), de Vsevolod Pudovkin, hasta “Tres anuncios en la afueras”, de Martin McDonagh, que se estrena hoy viernes 12, y que registra una de las más gloriosas interpretaciones de su protagonista Frances McDormand, el cine ha dedicado muchas, pero que muchas películas, a las “Madres Coraje”.

Si se hace un repaso por décadas de algunas de las películas dedicadas a este importante personaje se verá que ha sido tratada por los más diversos directores, en casi todos los géneros, tanto en primer plano como en segundo plano, pero siempre dando la dimensión de esa admirable “Madre Coraje”. En la década de los 30 se puede destacar “Stella Dallas (1937), de King Vidor, con Barbara Stanwyck; en la de los 40 destacan “Las uvas de la ira” (1949), de John Ford, con una extraordinaria Jane Darwell como Ma Joad, “La señora Minniver” (1942), de William Wyler, con una inolvidable Green Garson como Mrs. Minniver y sobre todo “Roma, ciudad abierta” (1945), de Roberto Rossellini, con una irrepetible Anna Magnani; mientras que en la década de los 50 se debe citar una película como “Bellísima” (1951), de Luchino Visconti, con otra lección magistral de Anna Magnani.

Se puede afirmar, sin demasiado error, que es a partir de la década de los 60 que tanto los personajes femeninos como las “Madres Coraje” van adquiriendo poco a poco carta de naturaleza en todas las cinematografías. De esa década son películas como “Dos mujeres” (1960), de Vittorio de Sica, con un espléndida Sofía Loren, cuyo trabajo le valió un Oscar, la mexicana “Corona de Lágrimas” (1969), de Alejandro Galindo, la hindú “Mahanagar” (1963), del gran Satyatij Ray, pero sobre todo “Rocco y sus hermanos” (1960), de Luchino Visconti, con una Katina Paxinou como la “Madre Coraje” más emblemática que ha dado el cine.

A partir de entonces, y para no hacer una lista inacabable, se pueden apuntar más películas significativas como “En un lugar del corazón” (1984), de Robert Benton; “No sin mi hija” (1991), de Brian Gilbert; “El aceite de la vida” (1992), de George Miller; “Río salvaje” (1994), de Curtis Hanson; “La habitación de Marvin” (1996), de Jerry Zaks; “Solas” (1999), de Benito Zambrano; “La habitación del pánico” (2002), de David Fincher; “La ganadora” (2005), de Jane Anderson; “Plan de vuelo: Desaparecida” (2005), de Robert Schwentke; “El intercambio” (2008), de Clint Eastwood, y mucho más recientemente “Wonder” (2017), de Stephen Chbosby, con Julia Roberts como una “Madre Coraje” que ya no tiene nada que ver con la Vivian Ward de “Pretty Woman”.

En definitiva, que las “Madres Coraje” han existido, existen y existirán y el cine, testimonio sin igual de la condición humana, continuará poniéndolas como protagonistas y ejemplo eterno del sacrificio, la abnegación y la lucha. Y como muestra la que nos ofrece esa gran Frances McDormand en “Tres anuncios en las afueras”.

Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Sergio Barrejón en No Solo Cine en las Ondas

“Jefe” es una gran comedia española, estrenada el pasado 6 de julio. Tiene un guión …

2 comments

  1. El tema de las “madres coraje” atraviesa la cinematografía desde Ana Magnani hasta muchos de los ejemplos vertidos en el artículo; pero esa Mildred tiene unos rasgos distintivos que creo tienen más que ver con la reconducción de la ira, con el héroe justiciero a su pesar, con el personaje solitario de los westerns que encarnaba por ejemplo John Wayne o incluso Clint Eastwood, en el modo de encarar los conflictos y de expiar culpas.

    Escenas como la entrada de Mildred en la Comisaría de Ebbing o el empecinamiento en la búsqueda de respuestas sólo caben en el universo western ¿no os parece?

    • Ruiz de Villalobos

      Estimado Andres:

      Efectivamente tienes toda la razón del mundo. El propio director en diversas declaraciones ha destacado su interés de dar a la película un tono de wéstern épico como muy bien señalas en las escenas que citas. He querido dar más dimensión a la figura de la madre cabotaje, que a la madre vengador y es cierto que Mildred quiere expiar sus culpas por la forma Ena la que se ha despedido de su hija.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo muy cinematográfico.

      Ruiz de Villalobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *