Home / Audio / Música / “La vida y nada más”: Un gran drama de Antonio Méndez Esparza

“La vida y nada más”: Un gran drama de Antonio Méndez Esparza

En 2012 ya nos sorprendió positivamente Antonio Méndez Esparza con su debut como director de cine con “Aquí y allá”, donde muy pegado a la realidad nos contaba la historia de una familia con problemas económicos, era una historia de frontera, que hablaba de las causas y las consecuencias de la emigración. De los vínculos.

“La vida y nada más” es su nueva película en la que brilla la producción de Pedro Hernández que es modesta, se nota que hay pocos medios pero honesta e ingeniosa.

El film muestra las dificultades para salir a flote siendo de clase social baja en Estados Unidos. Las propuesta busca la verdad, que no haya distorsión, ni artificio a la hora de mostrarla y al mismo tiempo sea absolutamente coherente. Y lo consigue.

Andrew Bleechington, Antonio Ménde Esparz y Regina Williams

Es impresionante la interpretación de Regina Williams que interpreta de forma magistral a una madre soltera de “raza negra”, con dos hijos, uno de 14 y una niña de 3, que trabaja en una hamburguesería y vive en condiciones muy precarias. Viven en Florida. El padre de su hijo mayor está en la cárcel. El muchacho está lleno de desprecio hacia su madre, y únicamente la amenaza de la justicia les unirá y cambiará sus vidas para siempre. Todo el reparto está a gran nivel, se nota que Méndez es un buen director de actores, y más teniendo en cuenta que ninguno de ellos es profesional.

Durante el visionado del film me vino a la mente la mítica canción de Lou Reed, “Walk on the wild side”. “La vida y nada más” nos habla de dificultades, de injusticia, de racismo, de gente pobre con pocas oportunidades y también del sistema judicial estadounidense. Es una radiografía de la vida de clases bajas y de sus dificultades para tener un futuro mejor.

Méndez huye del subrayado y sabe manejar bien el “tempo” narrativo. Quizá la película es un poco larga, con 10 minutos menos posiblemente la propuesta funcionaría mejor.

La película no nos descubre nada nuevo, la hondura y el rigor la convierten en grande. Estamos ante una propuesta de cine independiente español que nos presenta mejor que muchas producciones estadounidenses la vida cotidiana de este país de personas que tienen muchas cosas en contra para sobrevivir.

En definitiva, estamos ante un gran drama. Y ante un gran director, recordad su nombre y apellidos, Antonio Méndez Esparza.

 

José López Pérez

@JLPnosolocine

Artículo relacionado:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Suburbicon” (2017): Notable propuesta que pone en solfa el sueño americano

La maldad, la codicia y esa enfermedad del espíritu llamada racismo son 3 de los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *