Home / Enología / LAS ISLAS EÓLICAS (PRIMERA PARTE). POR MARÍA HILDA LÓPEZ PÉREZ

LAS ISLAS EÓLICAS (PRIMERA PARTE). POR MARÍA HILDA LÓPEZ PÉREZ

Lanzamos hoy una nueva entrega de nuestra sección de viajes. En esta ocasión en dos partes, dada su extensión. La segunda tendrá claras referencias cinematográficas.

Las islas Eolicas (Primera parte)

 

Frente a las costas de Milazzo (Sicilia), están las eólicas. Se trata de un archipiélago formado por siete islas: Lipari (la capital), Alicudi, Filicudi, Panarea, Salina, Stromboli yVulcano. Pertenecen a la provincia de Mesina.

Si el clima lo permite desde ellas puede verse la cumbre del Etna asomando entre las nubes, y a la izquierda la península italiana. Están bien comunicadas y se puede llegar desde Sicilia (Mesina y Milazzo) en barcos y ferrys,o desde Regio Calabria o Nápoles. La frecuencia se incrementa en verano, incluso hay salidas desde Palermo y Cefalú.

Son volcánicas, en su origen fueron volcanes submarinos que emergieron a la superficie hace dos millones de años. Actualmente sólo los de Stromboli y Vulcano se encuentran activos.

Tienen una importante carga mitológica, reciben su nombre del dios Eolo y una de ellas (Vulcano) dicen que es morada de Vulcano. Por otro lado guardan una curiosa relación con los astros: están dispuestas en forma de Y, como las estrellas del cinturón de la constelación de Orión. Vulcano se halla en la extremidad inferior, Alicudi y Stromboli en los extremos superiores, al oeste y al este respectivamente. Entre todas ellas no llegan a los 15.000 habitantes, la mayor población está en Lípari que tiene un perímetro de 26 Km. Filicudi es la de menor.

Llegamos en avión a Catania, desde allí fuimos a Milazzo (hay autobuses desde el aeropuerto de Catania) donde dormimos. Al día siguiente cogimos un Ferry hacia Vulcano, lo mejor para visitarlas es contratar barcos que hacen excursiones organizadas y combinan las islas de dos en dos, eso sí, hay que prever que por el estado del mar se pueden suspender, en especial la de Stromboli y Panarea ya que los barcos son pequeños y puede ser peligroso. Normalmente lo saben con anticipación y avisan, entonces la opción es visitar islas más cercanas con recorridos más cortos. Hay barcos regulares que se mueven entre ella, son más grandes, y no tan agradables ya que tienen que paran a dejar pasajeros en las diferentes islas y se tarda más.

La principal Lipari con 11.000 habitantes tiene  la capital tiene el mismo nombre, que se lo debe al mítico del Rey Liparo hijo de Eolo. Es la que tiene mas arqueología, 4000 años a.C. la poblaron los hombres del neolítico. atraídos por las canteras de obsidiana que permitían hacer lanzas y construir buriles antes de que los metales hicieran aparición, también por las de piedra pómez. Dio inicio entonces un periodo de grave decadencia para la ciudad. Posteriormente, los griegos provenientes de Rodas se asentaron hacia el 580 A.C fundando Lipara (actual Lipari), amurallando la ciudad. Fue conquistada por los romanos en el año 252 a. C. arrasada con cruentas matanzas, perdió la independencia y la prosperidad económica. En la Edad Media, los normandos erigieron la catedral de San Bartolomé en 1080. Los turcos En 1544, dirigidos por Barbarroja la arrasaron, su actual muralla defensiva fue reconstruida por los españoles.

Su puerto pesquero es muy agradable con aguas transparentes, y embarcaciones tradicionales. Desde allí subiendo están las dos calles principales y paralelas, Vía Garibaldi y Humberto I, llenas de tiendas de ropa playera, boutiques, trattorías, tiendas de vinos y productos típicos gastronómicos, etc. Por la tarde después de las excursiones a las otras islas y de la playa, la vida se desarrolla aquí, caminando hacia la derecha está el barrio de los pescadores, hay que perderse por él. Cuando llega la noche, el ambiente se desplaza al puerto de Marina Corta, por la noche en verano hay un mercadillo, se vende bisutería, plata, artesanía, ropa, etc. Al atardecer las personas acuden a esta zona y se sientan junto al mar a ver la puesta de sol, cenar al aire libre y/o escuchar música en directo en algún pub del puerto. Abajo hay una iglesia en la que ya no se hacen misas, y se expone un Belén en miniatura que la ocupa toda, vale la pena verlo. Mas tranquilo es Canetto (hay un autobús desde Lipari) tiene un agradable paseo y una playa de guijarros. Desde aquí hacia el norte está la playa Blanca (Spiagga Bianca) una espectacular extensión de piedra pómez, donde pequeñas piedras de este material flotan en el agua que tiene un bello color turquesa. Otra recomendación es dar una vuelta a la isla por la carretera panorámica (26 Km) mejor en taxi, ya que esta es estrecha y con curvas, además los residentes no conducen con especial precaución. Entre Capo Rosso y Porticello esta la cantera de piedra pómez (cava di pomice), durante el recorrido se puede ver también obsidiana. Las vistas del mar y de Vulcano son preciosas.

A un cuarto de hora de Lipari esta Vulcano (600 habitantes aproximadamente) formada por cuatro volcanes activos, el color de su tierra es tornasolado. Nada más llegar al puerto hay el fuerte olor a azufre de La Fossa di Vulcano, donde de acuerdo con la mitología, Vulcano, dios del fuego y la metalurgia, tenía su fragua, está formada por amarillos peñascos de azufre, fumarolas y la fanghi, una charca de aguas sulfurosas. Durante siglos este barro se ha reconocido por curar desde dolores reumáticos hasta enfermedades de la piel, por lo que las personas que sufren estos males y también otras, que soporten su mal olor se bañan allí para poder experimentar y sacar provecho de sus beneficios. Para tomar estos baños hay que sumergir el cuerpo en las aguas termales que contienen azufre y barro, esparciéndolo por todo en el rostro y en el cuerpo entero, evitando los ojos. Cuando el barro se ha secado, hay que quitárselo en la playa de agua calda que esta allí mismo, después hay que tomar una buena ducha. Cerca a 391 metros de altura esta el volcán mas grande sus fumarolas son constantes y  se ven desde toda la isla, la subida es bastante buena una vez arriba, el  olor a azufre es otra vez muy fuerte, el color de la tierra es de un amarillo muy pronunciado, hay una continua emisión de gases sulfurosos. Un camino conduce al hacia el cráter y alcanza una especie de plataforma que se encuentra a 50 metros del borde. Hay que tener mucho cuidado por los gases que despide ya que son extremadamente calientes, es mejor ir con un guía que facilita mascarillas y sabe por dónde se puede caminar. Desde la cima se ven las islas al norte de Vulcano y es especial Lipari la más cercana. Tampoco hay que perderse ir a Spiaggia Sabbia Nera una playa de arenas negras ubicada en Porto di Ponente donde se pueden apreciar unos imponentes farallones (faraglioni).

Al norte de Lípari está Salina, que tiene la montaña más alta (962 m.) de las Eólicas (incluso mas que Stromboli). Es la segunda del archipiélago con una superficie es de 26,8 Km. ², y unos 2.300 habitantes, tiene una colorida vegetación y alegre paisaje. Es la única que tiene  manantiales y gracias a ello una buena agricultura. Destaca su vino de uva malvasía (deliciosa), las alcaparras, las berenjenas y otros productos locales. Todos ellos se pueden probar en lo que ellos llaman “Aziendas” donde los cultivan sus habitantes.

Continuará…

María Hilda López Pérez

Fotos: María Hilda López Pérez

 

About JLP jose

Check Also

Verema Brut Natural: Un cava de una muy buena relación calidad precio

“El precio es lo que se paga. El valor es lo que se obtiene”. Warren …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO