Home / Críticas / Lusco: Un albariño con personalidad propia

Lusco: Un albariño con personalidad propia

Las seguidoras y seguidores de nosolocine.net saben bien que los vinos blancos que más me gustan son los albariños de las Rías Baixas. Hasta ahora nunca había probado el Lusco y ha tenido que ser lejos de Galicia, a más de 1.000 kilómetros de distancia, donde lo haya probado por primera vez. Ha sido concretamente en Cadaqués, mi pueblo favorito de la Costa Brava, en el es fornet Sushi-vins, donde tienen una gran selección de vinos y de blancos de las Rías Baixas (les compré un par de botellas con caché, el Pulpo que todavía no he probado, y uno de mis favoritos, el Don Olegario de Cambados), en especial, todos a buenos precios. Nos trataron muy bien. He disfrutado  el Lusco con un tataki de atún (maguro, en japonés) acompañado de algas wakame y unos fideos Yakisoba exquisitos. Lusco marida bien con pollo asado, tapas calientes, pulpo a feira, pescado al horno, langosta, rodaballo, o arroces con mariscos.

Lusco es un albariño con personalidad, seco y afrutado. Es un caldo vendimiado a mano racimo a racimo y fermentado con su propia levadura tras una maceración de 6 horas y prensado ligero para obtener el máximo carácter varietal sin verdor.

Tiene 94 puntos en la guía Peñín 2015. Blanco brillante de color paja en el centro de la copa y reflejos dorados, con nariz de fruta de melón, pera, limón, hinojo y avellana tostada. Tiene un paladar redondo y equilibrado.

Se recomienda disfrutarlo a una temperatura de unos 10 – 11°C, nunca excesivamente frío.

Tiene una buena relación calidad-precio, sobre 10,50 €.

Está elaborado por las bodegas Pazos de Lusco. Un hermoso pazo del siglo XVI, conocido como Pazo Piñeiro o Casa Bugallal y rodeado de viñedos de la variedad Albariño, conforma el marco general en el que se desarrolla el proyecto de Pazos de Lusco.

La bodega, situada en el municipio de Salvaterra do Miño, en uno de los límites de la Denominación de Origen Rías Baixas, crea vinos blancos con una extraordinaria carga frutal, armónicos y equilibrados.

La finca cuenta con cinco hectáreas de viñedo plantadas con el sistema tradicional de pérgola que permite que la uva Albariño se muestre en plenitud.

Estas bodegas también elaboran otro albariño, el Pazo Piñeiro. Tengo ganas de probarlo, pero como sucede al final de la película de Billy Wilder, “Irma, la dulce”, esa es otra historia…

José López Pérez

@JLPnosolocine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Campeones” (2018): Una apuesta comercial, muy divertida, arriesgada y original de Javier Fesser

Javier Fesser Pérez de Petinto (Madrid el 15 de febrero de 1964) es uno de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *