Home / NoSoloEscena / «Madame Marie»: La irresistible tentación de la cruel sonrisa ante la irónica realidad. Por Anna Jarque

«Madame Marie»: La irresistible tentación de la cruel sonrisa ante la irónica realidad. Por Anna Jarque

Asistí la noche del pasado 28 de noviembre al Teatro la Vilella, en Barcelona. Tuvistéis el marco de la obra en la nota de http://www.nosolocine.net/teatre-la-vilella-madame-marie-por-textura-de-cultura/

Iba con la seguridad que La Fornal d’Espectacles, compañía nacida en Mallorca que trabaja desde hace 25 años con ilusión, pasión y profesionalidad, siempre resulta chispeante y viva. No me la podía perder! https://lafornal.cat/

Madame Marie se estrenó hace un año. Y han de quedar muchas actuaciones por delante para que tengáis la oportunidad de verla cerca de casa. Por favor, seguid sin mirar cuando se estrenó una obra escénica, ya que las buenas obras nunca tienen fecha de caducidad.

La temática de la obra no es precisamente lúdica pero en estos momentos es cuando te acuerdas que el teatro no es sólo es un espacio lúdico sino que debe ser un espacio social (y más) que retrate realidades para emerger el “Pepito Grillo” de la conciencia, mirando de frente los hechos injustificados e injustos que con demasiada frecuencia nos invocan a la quietud, y esa quietud ha de ser solamente para mantenerse sentado leyendo esta magnífica obra o/y viéndola en directo. Vayamos a eso, a la obra teatral. Recordemos que retrata hechos reales, cruelmente reales.

Una de sus frases al inicio: “Amb una guerra només moren aquells que ho mereixen” -”En una guerra sólo mueren aquellos que lo merecen”. Glups…¿cómo debe reaccionar tu cuerpo ante esto?

Está claro que la base, la obra teatral escrita por Joan Gomila y Antoni Tugores, combinan perfectamente el relato histórico con el ritmo teatral necesario sin por ello caer en un zapping a lo “hermanos Marx” (aunque algun momento felizmente pensé en ellos) cuando se combina ese regusto amargo de la realidad de lo explicado con la gracia de cómo está narrado. “Las putas existimos desde que el mundo es mundo”, dice la Madame a su recién llegada jovencita. Así, sin más, no se puede añadir nada. Los momentos de tensión estan bien dibujados, bien sostenidos y bien resueltos. Todo queda ligado y sin baches. Por ello estoy también ya hablando de la dirección, Frederic Roda ha sabido mantener el margen de actuación de cada personaje y sobretodo de cada actor, cosa que a veces resulta excesivamente chocante en una misma obra, es decir, en algun momento, el personaje que interpreta Oscar Intente se me escapó en algun instante, se alejaba ante el carácter general de la obra, si bien puedo entender que Roda propusiera con ello oxígeno para el espectador ante la dureza de lo absurdo y dramático de lo que se va aconteciendo. Pero en cambio, ese oxígeno sí lo aportaba, pero en su muy justa medida, Joan Gomila. Entiendo que el doble papel de autor de la obra y actor, aportó las tildes necesarias en cada momento según él sentía cómo respirábamos el público, …ara aprieto más, ahora menos, ahora justo explico, fluyendo, sin intención como actor ya que la intención se contiene en la palabra. Fantástico Gomila. Joan Gomila que también diseñó la luces junto a Biel Padilla, luces cinematográficamente justas y sin inventos, cosa que se percibe y se agradece. Barbara Nicolau y Joana Maria Sureda supieron andar por la obra, a veces excesivamente obedientes, por su gran precisión. La gran sorpresa fue Salvador Miralles, un actor con un gran registro de interpretación, registro con el cuál no alardea sino que aprovecha para vivir cada personaje desde la verdad. Miralles se ofrece cada instante encarnándose en la piel de cada personaje, literalmente, se puede llegar a creer que son tres actores distintos puesto que incluso su olor cambia, y no sólo cambia su mirada, cambian sus ojos, su edad, su morfología biológica… Aprovechad y disfrutad de este actor antes de que nos los secuestren desde grandes industrias cinematográficas internacionales y sea más difícil verlo en nuestros escenarios. Aquí lo dejo dicho!

La compañía crea un buen coro de universos distintos que los hechos los hacen caer en la telaraña de la realidad absurda. “Este régimen es un burdel”, nos explican, y ahí es cuando escucho a Groucho Marx…, pero la vida no siempre tiene un inmediato feliz final. Y en esa telaraña, los hilos de la música escogida de Biel Padilla también te acompañan para guiarte de manera sutil.

Gracias La Fornal.

Obra: Madame Marie.

Autores: Joan Gomila i Antoni Tugores

Interpretación: Bàbara Nicolau, Òscar Intente, Salvador Miralles, Joana Maria Sureda y Joan Gomila

Intérpretes vídeo: Antonia Jaume, Eulàlia Ballart

Dirección: Frederic Roda

Producción: La Fornal d’Espectacles

Teatro La Vilella, Barcelona -función del 28 noviembre 2019.

Anna Jarque

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Arianna Savall: La quietud musicada. Por Anna Jarque

En Escena de Vida os hablo hoy de música. Os hablo de Arianna Savall. Hija …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO