Home / Críticas / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Claire Denis, perdida en el espacio

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Claire Denis, perdida en el espacio

Esta es una de esas semanas en las que se me atraganta el Martes Crítico, porque estrenan una película que a mí me parece, sin eufemismos, una mierda, y la mayor parte de mis colegas la ven como el no va más del cine pasado, presente y futuro. Se titula “High Life” y la dirige la francesa Claire Denis, una directora apreciadísima por todo el mundo crítico, y que a mí me produce un tedio (pero no un tedio cualquiera, no, un tedio intelectual) tremendo. Prefiero ir al dentista que a ver una peli de Claire Denis. Pero, ya lo he dicho, lo normal es lo otro, que a los críticos les entusiasme. Mi comentario sobre la película lo reduzco, lo pongo el primero y me quito de en medio para darle paso al entusiasmo general.

Oti Rodríguez Marchante:

…Y se mezclan los tiempos, los tonos y los géneros para que la supuesta trama tenga algún otro sentido que el de estar ahí mirándola. Vista sin más, puede resultar tediosa y opaca, aunque su notable pretenciosidad, a pesar de la pobreza de su propuesta visual y técnica, invita a pensar que detrás del aburrimiento hay novedad y enigma intelectual que atrapar.

Jordi Costa

… La película, como hubiera deseado Ballard, dirige su atención a la luz y a las tinieblas del espacio interior de los personajes, mientras lo que rodea a su vehículo espacial se retuerce sin garantizar la posibilidad de trascendencia o la existencia de sentido. La imagen de esos cuerpos flotando en el vacío sintetiza la esquinada belleza de trabajo sobrecargado de estímulos poéticos e intelectuales.

Luis Martínez

La directora de Los canallas compone así la más furiosa, incómoda e hipnótica película no sólo de su filmografía, sino de mucho tiempo. Y todo ello sin renunciar a las señas de identidad de un cine vocacionalmente abstracto, sensorial y voluptuoso que hace que la pantalla adquiera un tacto carnal, áspero y oscuro. Casi lascivo.

Quim Casas

Es un filme tan ingrávido como el espacio exterior, puntuado por la música y las canciones de Stuart Staples (líder de Tindersticks, colaboradores habituales de la realizadora), con secuencias especialmente violentas, otras de sexo agresivo, composiciones visuales desafiantes y un ritmo tan tenso como denso.

 

Nuria Vidal da algunos motivos para verla:

Lo primero, para preguntarse porque Claire Denis se ha metido en este berenjenal. Lo segundo, para comprobar que la ciencia ficción puede ser minimalista y que no hay que tener miedo de hacer el interior de una nave del espacio que parece salida de unos decorados de serie B de los años cincuenta. Tercero, para recordar sin vergüenza Naves misteriosas y Solaris, de las dos bebe este cuento existencialista y metafísico. Y cuarto, porque a pesar de su densidad casi tan grande como el agujero negro al que se dirigen, y de ser casi como diez negritos pero sin criminal, High Life produce una extraña sensación que puede, o no, fascinar. Desconcertante.

Jordi Batlle Caminal la rodea de referencias:

… El amante del género reconocerá puntuales elementos de El Planeta de los Simios, Naves Misteriosas o la reciente Passengers, aliñados con aceite de Tarkovsky: una pizca de existencialismo y metafísica de Solaris… La premisa, sin embargo, entronca con Doce en el Patíbulo…

Y Sergi Sánchez emprende un viaje casi tan largo como el de Denis para contarlo:

… En ese sentido, “High Life” puede considerarse la culminación de un proyecto vital cuyo último objetivo era derribar las fronteras entre cuerpo y cosmos, y lograr una película que precisamente se desarrollara en esa grieta figural, entre la figuración y la abstracción, donde ambos se confunden…

………………………………………………………..

Por cambiar un poquito de nave, incluimos un par de comentarios sobre “María, Reina de Escocia”, que no da para ponerse tan estupendo como la de Denis.

Alberto Luchini

Víctima y mártir entregada a un destino más grande que ella, acaban por resultarnos bastante indiferentes, a lo que contribuyen una puesta en escena que, además de morosidad, rezuma frialdad donde debiera haber pasiones y emociones y la excesivamente hierática interpretación de Saoirse Ronan. Por supuesto, técnicamente la película es impecable.

Quim Casas

Si en algo destaca esta nueva película sobre María Estuardo, reina de Escocia, tanto en su enfrentamiento con Isabel Tudor, reina de Inglaterra, como en las propias luchas intestinas con su hermano y sus vasallos, es que deja de lado el ornamento estético fácil y la ambientación puntillosa para recrear unos interiores palaciegos escoceses de oscura y cruda belleza realista.

Y voy a darme un par de vueltas por mi universo a ver si me tropiezo con algo de lo que llevo leído sobre la película “High Life”, que se la he recomendado a un vecino mío al que detesto.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Wild Rose”: Notable drama social. Extraordinaria interpretación de Jessie Buckley

Lo dice Rubén Blades en su canción “Pedro Navaja”: Si naciste para martillo, del cielo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO