Home / Cine Español / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Dolor y gloria (de la crítica)

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Dolor y gloria (de la crítica)

El estreno de “Dolor y gloria”, como de cualquier otra película de Almodóvar, es algo así como una Convención de Críticos de Cine, y allí acuden todos a ver qué se compra, qué vende y cómo está el mercado. Siempre se espera las opiniones de los críticos sobre lo último de Almodóvar (en especial la de Carlos Boyero, que se ha convertido desde hace ya muchas películas en la apisonadora de su cine). En general, las críticas han sido todas muy, muy favorables, incluida (hasta cierto punto) la de Boyero, que arranca este resumen y elegimos de ella sus zonas más positivas (en otras, la cruje)… Me ha gustado especialmente el comentario que hace Marta Medina en El Confidencial, del que sólo sacamos un extracto, pero la recomiendo entera. Y también, como es habitual, la de Nuria Vidal, que se conoce muy bien el paño. En fin, al lío:

 

Carlos Boyero

Encuentro admirables los retratos que hace de su madre cuando era joven y en su crepúsculo. En esos momentos, entro en la historia. Me cautiva la belleza estética y sentimental de esa secuencia en la que su madre y las vecinas lavan la ropa en un río y la tienden al sol. Y cómo no, suena  Rosalía, la cantante que mola a los paladares de exquisitos y plebeyos, interpretando la copla A tu vera. Y me parece honda, cálida y luminosa la interpretación de Penélope Cruz. También la de Julieta Serrano, temerosa, reflexiva y protectora con ese hijo del que intuye que no es feliz. ¿Qué más me atrae? Está bien el monólogo teatral que interpreta Asier Etxeandia y el sorprendente y brillante cierre de esta película.

Oti Rodríguez Marchante

Esa parte del pasado, la construcción personal, artística y emocional del niño (el desmayo de Mallo como un presentimiento erótico), la luz y la autenticidad que arrojan, es lo mejor de esta esponjosa película, junto a los momentos del director adulto con el ocaso de su madre, ya Julieta Serrano, en un instante de sublime lucidez y confesión. “Dolor y gloria” patina con enorme gracia y sentimiento sobre la pista de su niñez y hallazgos, y escala con mayor dificultad, con más cálculo, sobre la montaña de pasiones, frustraciones, logros y malogros de su vida como hombre y cineasta de éxito: se intuye algo de maquillaje

Nuria Vidal

En la infancia de Salvador tiene lugar la mejor escena del film y para mí una de las mejores de su cine. Es un momento de luz, de felicidad, de alegría, de paz, cuando el niño Salvador ve al joven albañil desnudo y literalmente se desmaya en un claro síndrome de Stendhal. Dolor y gloria es una película sobria, casi austera, como una hermosa piedra pulida sin aristas que sobresalgan. Pero no es una película triste. Al contrario, al cerrar una herida abierta, Salvador encuentra la fuerza para volver a dirigir.

Sergi Sánchez:

Uno no tiene la impresión de conocer más a Almodóvar después de ver “Dolor y gloria”, a pesar de que Antonio Banderas vista con sus ropas y habite su misma casa. No está concebida para ello, porque su trabajo sobre lo autobiográfico va más allá de la anécdota o la pseudoterapia (…) Almodóvar ha vuelto al pasado para desecar su experiencia, para devolverla “a la autenticidad, a un estado previo a la ficción”.

Luis Martínez

Formalmente, la película alcanza un nivel de perfección difícilmente superable. La complicadísima estructura de tiempos que se superponen entre monólogos con la mirada a la cámara, recuerdos luminosos de coplas y peces jaboneros (sea esto lo que sea), y hasta una especie de elegante powerpoint para explicar todas las dolencias del personaje principal; todo, decíamos, fluye sin interrupción ni fisura. Descartados todos los elementos extemporáneos o los recursos de estilo más o menos folclóricos, queda un sentido de la depuración y la claridad muy cerca de lo sublime.

Quim Casas:

El director de ‘Volver’ se expone a sí mismo, a través de la autoficción, con una franqueza que es parte indisociable de los últimos años de su obra. La belleza de planos como el de él mismo contemplando/recreando su pasado –la noche en una estación de tren con su madre– nos evocan a Ingmar Bergman cuando en ‘Fresas salvajes’ filmó de similar manera el recuerdo de sus padres.

José López:

Viendo “Dolor y gloria” vino a mi memoria una frase que no recuerdo donde leí, hace tiempo, y me pareció inteligente (no recuerdo tampoco a su autor) pero que más o menos era así: Valoramos las personas cuando mueren, las amistades cuando se pierden, el trabajo cuando lo perdemos, los artistas cuando se retiran…Almodóvar cierra muy bien la película, cine dentro del cine, da sentido al conjunto. No todo es redondo, es una buena película de Pedro Almodóvar, pero me parece que no es la mejor. Algunas escenas chirrían, alguna sub trama daba para más, hay algún error de casting y así y todo tiene momentos de gran cine. Brilla el talento.

Jordi Batlle:

Entretenerse en poner a tal o cual personaje de la ficción nombres y apellidos reales o en reconocer escenas que entroncan con títulos anteriores puede ser divertido, pero “Dolor y gloria” no es un juego frívolo. Es la quintaesencia del universo almodovariano y una obra perfecta: guion de acero macizo, interpretaciones mayúsculas, elegancia formal y un constante vuelo poético que alcanza la cima en la sublime escena final.

Marta Medina, en El Confidencial, hace a mi modo de ver el comentario más interesante, del que sólo se extrae aquí un párrafo:

Pero “Dolor y gloria” además de “la última de Almodóvar”, se presenta como su película más personal, como su “8 y ½” particular, y la expectación habitual ha venido precedida de un morbo renovado por entrever entre los fotogramas los paralelismos con la trayectoria pública —y privada— del director. Sin embargo, hay algo de desnudo casto, de exceso de pudor, como un espectáculo de ‘striptease’ en el que la ‘stripper’ se deja puestas unas bragas de color carne.

…………………………………………

Sobre Almodóvar y sus películas todo el mundo tiene una opinión, y no digo yo que vuelque aquí todo el mundo la suya, pero se admiten y se agradecen unos cuantos comentarios al respecto.

@Oti Rodríguez Marchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Programa 194 de No Solo Cine en las Ondas

“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia”. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO