Home / Críticas / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Hay vida después de los Goya

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Hay vida después de los Goya

Fin de semana de Premios Goya y de ceremonia, que suele ser lo que más se critica de ellos. Hacemos un breve y muy personal resumen: los premios bien pero cortos (nunca mais sin Bárbara Lennie) y la ceremonia regularcilla y larga. Pero este es el fin de semana en que una película española es la más taquillera, “Bajo el mismo techo”, y la que esta sección se dedica a hablar de otra, de “Green Book”. Es decir, que no perdemos ocasión de no estar a la que salta. “Green Book” ha tenido críticas muy positivas, también templadas y alguna que otra muy adversa. Vamos.

Carlos Boyero no necesita más que un titular para expresar su opinión: “Me la sé, pero funciona”. Y compara la película con las de Frank Capra: Se ajustan a claves repetidas mil veces y siempre con éxito. Pero mi intención jamás es peyorativa cuando me refiero al gran público. Este, entre el que me incluyo, es la principal meta a la que aspiraron a complacer (o al menos, a que pasaran por taquilla) los directores más geniales que ha dado el cine para mi plebeyo gusto, gente como Buster Keaton, Charles Chaplin (que a veces me enerva por su abuso del sentimentalismo), Alfred Hitchcock, John Ford, Ernst Lubitsch, Howard Hawks, Billy Wilder, gente así.

Casi lo mismo viene a decir Luis Martínez:

Todo es predecible, todo es tal cual imaginaría un guionista dormido y mal pagado. Todo es sencillo. Y, sin embargo, y esto es lo relevante, funciona. Efectivamente, efectiva. Cuesta no darle la razón a una película colocada siempre a favor del espectador. Siempre en el lado menos cínico. 

Quim Casas también templa:

Historia de amistad y superación entre razas. Dirige uno de los dos hermanos Farrelly, en las antípodas de aquel universo dislocado y subversivo que crearon en ‘Dos tontos muy tontos’, ‘Algo pasa con Mary’ o ‘Pegado a ti’. Este es un drama amable, el ‘Paseando a Miss Daisy’ de los tiempos modernos.

Jordi Batlle tampoco resiste la comparación con “Paseando a Miss Daisy”, que ha sido el recurso general, y titula su crónica: “Paseando a Mr. Shirley”, que no podemos calificarlo tan original como en otras ocasiones.

Nuria Vidal yo diría que se decanta por un comentario templario:

Green Book no es un film imprescindible, pero si es una película agradable, convencionalmente agradable, diría. Este cuento capriano (de Frank Capra) es tan previsible como entrañable. Desde el principio sabemos cómo acabará la relación del gordo guardaespaldas italiano del Bronx y el elegante y culto panista negro…  En fin, nada nuevo en una historia que se salva por los dos actores Mortensen y Ali, y por un humor soterrado que aflora en los momentos más tensos.

Sergi Sánchez se emplea con dureza contra “Green Book” y también la despacha en el titular: “Como un bombón de licor”, y dice de ella cosas terribles, como que “es bastante difícil añadir más clichés a un cuento chino que tiene la pretensión de ser edificante”. A Viggo Mortensen le da con la parte gruesa del palo: “parece una versión amable de un secundario de Los Soprano, con su pizza doblada por la mitad para comérsela de un solo bocado…”.

Me hace gracia la ferocidad de Sergi con la película y sus protagonistas, aunque yo lo veo de otro modo:

Las interpretaciones de Viggo Mortensen y Mahershala Ali tienen todos los componentes, matices y temperaturas, desde lo más jocoso a lo más digno, como para atiborrar de emociones la historia. Si hay alguien capaz de alterar el rumbo previsto de los próximos Oscar son ellos y «Green Book».

Y más entusiasta aún que yo está José López en estas páginas de Nosolocine, que titula su comentario “Cuando el cine es maravilloso”. Y alaba la música, el guion y las interpretaciones. Escribe: Solo por el trabajo interpretativo de Mahershala Ali (que ya brilló en “Moonlight”, de Barry Jenkins) y de Viggo Mortensen ya vale la pena pagar el precio de la entrada, pero es que además todo el reparto está a un altísimo nivel.

……………………………….

Todo el mundo ha señalado el emotivo discurso de Jesús Vidal cuando ganó el premio de mejor actor revelación por “Campeones”, y señalar otra cosa sería ruin, pero yo me quedo con los pasitos de Chiquito que dio Antonio de la Torre para salir de escena. Goyescos.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Wild Rose”: Notable drama social. Extraordinaria interpretación de Jessie Buckley

Lo dice Rubén Blades en su canción “Pedro Navaja”: Si naciste para martillo, del cielo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO