Home / Críticas / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Las tribulaciones de la crítica

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Las tribulaciones de la crítica

No es difícil encontrarle la gracia a la figura del crítico de cine, ese personaje que se pone tan serio para hablar de las películas, incluso de aquellas que no tienen ni la más mínima intención de seriedad. Tiene mucho mérito que se tome con tanta seriedad su labor, aunque enfrente tenga un auténtico mondongo. Y no sé por qué digo esto precisamente esta semana que se han estrenado dos películas muy, muy serias, cada una a su modo, “Glass” y “La Favorita”. Tan serias que obligan al crítico a andar, a retorceder, a explicarse, a desexplicarse, y a hacer contorsiones casi circenses, también cada uno a su modo y estilo.

Carlos Boyero dedica buena parte de su comentario a poner a caldo a Lanthimos y a contar las ganas que le entraron de largarse de la película, pero, de repente, pero…, pero…

… Pero resisto un poco más y lo que veo y escucho acaba enganchándome. Sin excesos. Me intriga progresivamente cómo va a acabar este relato sobre el poder absoluto utilizado para comprar sexo y tal vez un poco de amor. Esa reina ciclotímica, entusiasta y depresiva, enferma y sexualmente voraz, rodeada de 17 conejos con los que pretende sustituir emocionalmente a las 17 criaturas que perdió, y la compleja relación que establece con sus dos amantes, señoras muy trepas, una aristócrata que ejerce de soberana en la sombra, la otra una profesional de la supervivencia.

 

Lo contrario que Nuria Vidal, que ya desde el arranque…:

Películas buenas se estrenan muchas al año; películas que me gustan, también, incluso aunque no sean buenas. Pero no suele pasar que te encuentres con una película sorprendente, inesperada, que te hace estar atenta a la pantalla todo el tiempo porque no sabes que va a pasar y, sobre todo, como va a pasar. Yo creo que desde los primeros films de Peter Greenaway, con el que esta Favorita tiene mucho que ver, no tenía esta sensación de estar esperando a ver con que sale el director.

Luis Martínez  se desexplica un poco ya desde el comienzo:

El Lirón le cuenta un cuento a Alicia. En él, tres hermanitas dibujan todo tipo de cosas que empiezan por la letra M. Y, entre cabezada y cabezada, el Lirón pone ejemplos de todo lo que son capaces de pintar las hermanas: «Matarratas, mundo, memoria y mucho… muy, en fin, todas esas cosas». Hace tiempo que, como el propio Lirón en el país de las maravillas de Lewis Carrol, el cine de Yorgos Lanthimos se dedica a trazar de forma precisa el perímetro de «en fin, todas esas cosas»: las contables, las incontables, las que empiezan por una vocal y las que no, y aquéllas que, apenas pronunciadas, se desvanecen. 

Nando Salvá se pone un poco más del lado del lector:

Habrá quien diga de ‘La favorita que es la película más convencional de Lanthimos hasta la fecha; pero, aunque en efecto no orquesta horrores comparables a los de ‘El sacrificio de un ciervo sagrado, es tan extraña y creativamente misántropa como todo su cine previo, y tan hábil haciendo que en un momento dado, de forma imperceptible, dejemos de procesar sus escenas como algo cómico para experimentar en carne viva toda la tragedia que contienen.

Oti dispara al centro, pero con una flechita de nada:

Una radiografía deformada (¿también informada?) del arsenal de armamento femenino y las sutiles técnicas de su manejo, y una brillante y taimada exploración en la pólvora del halago y de la sugestiva manipulación. Cambia historia por geografía, y fuera de la película se queda la guerra con Francia y la de sucesión española, y dentro ese lugar de conflictos que era la Corte con una Reina Ana profundamente desgraciada e insegura (tuvo 19 hijos y ninguno sobrevivió), a la que interpreta prodigiosamente Olivia Colman.

Sergi Sánchez lo aborda con algo más de luces largas:

… Proyecta la tragicomedia de época hacia lo contemporáneo utilizando grandes angulares que deforman escenarios palaciegos y ofreciendo una visión extrañamente ambigua, inteligente y controvertida, sobre los mecanismos del poder en el universo femenino, que no puede resultar más oportuna en los convulsos tiempos del MeToo.

……………………………….

Sobre “Glass”, la película de Shyamalan, la cosa cambia poco, y me refiero a la cosa de las críticas, con cierta tendencia a la desexplicación, aunque siempre hay quien da en el clavo.

Luis Martínez se desexplica también estupendamente en “Glass”:

Fue Umberto Eco el primero en sacar punta al poder a la vez salvífico y fatal del superhéroe como la más evidente mitología de nuestro tiempo. Superman ejemplifica como ningún otro relato el propio mecanismo de la sociedad de consumo como deseo siempre insatisfecho. Consumimos el ansia de no poder ser él. Él es aspiración y castigo. 

Aunque, en ese terreno Jordi Costa es el campeón:

Aquí, el cineasta se enfrentaba a un radical cambio de reglas: si la verdadera naturaleza del relato se manifestaba como giro sorpresivo tanto en El protegido (2000) –aproximación hiperrealista y depresiva a la figura del superhéroe- como en Múltiple (2016) –aparente psychothriller que mutaba en reflexión sobre el dolor como fuerza engendradora del supervillano-, aquí el punto de partida ya se inscribe explícitamente dentro del género. Quizá por eso, Glass, a diferencia de sus antecesoras, se vea obligada a aplicar una rigurosa lógica narrativa y a exponer sus sorpresas –que las hay- con evidente y quizá previsible cálculo.

Quim Casas baja un poco el nivel Maribel:

Su reflexión sobre los cómics de superhéroes, sobre héroes y villanos, ediciones limitadas e historias de los orígenes, es menos ambiciosa pero no por ello poco profunda. Dirimir, en definitiva, entre el superhéroe y el hombre extraordinario, he ahí la cuestión.

Y este párrafo de Oti lo pongo por llenar un poco y porque puestos a decir nada es bastante completito:

Como era previsible por las dos anteriores, Shyamalan se introduce en el mismo corazón de los cómics de superhéroes (lenguaje, claves y circunstancias) para alejarse lo más posible de su habitual narrativa: la acción muy concentrada, los diálogos abundantes, dispersos y con mucha pretensión psicológica, el desarrollo pausado, meticuloso y poco previsible, con más reflexión que pasión, como si estuviera narrando en la contraportada de Marvel… Es más fácil ponerle peros a esta película que una simple etiqueta.

Pero la sensatez y el ingenio lo encuentro en el comentario de Jordi Batlle Caminal sobre esta película:

… Es exactamente eso: una película que enlaza “El protegido” con “Múltiple”, como si a Alfred Hitchcock se le hubiera ocurrido unir a Devlin y Alicia Huberman, los personajes de “Encadenados”, con el Norman Bates de “Psicosis”…

Y así están las cosas por el mundo.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

.@0tiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Érase una vez en… Hollywood” de Quentin Tarantino lideró la taquilla española ayer, jueves 15 de agosto de 2019

Esta semana los estrenos, 4 solamente (más la reposición de «Los Goonies»), se adelantaron un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO