Home / Críticas / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Los muertecitos de Jarmusch y la vida según Marques-Marcet

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Los muertecitos de Jarmusch y la vida según Marques-Marcet

El estreno de “Los días que vendrán”, de Carlos Marques-Marcet, ha puesto en alerta las orejillas de la crítica, ese lebrel siempre en busca de llevarse algo a la boca. En general, esa manita de realidad que le pone este director a la ficción (o viceversa), ha sido bien saboreada por el lebrel, aunque Carlos Boyero, que no es lebrel sino perro de presa, dicho sea, claro, con todo el cariño, le dé unas ¿merecidas? Dentelladas. También estrenó Jarmusch su película de zombis, que, como chorrada, pues es divertida. Ahí queda eso:

Sobre “Los días que vendrán”

Caros Boyero

Soy testigo hasta cierto punto de esas experiencias íntimas bien contadas, pero en ningún momento me embriaga esa experiencia, ni me conmuevo con los sentimientos que refleja, ni me meto en ella. Observo desde la distancia aunque todo lo que refleja parezca muy real. Igual el problema es mío. No he tenido hijos, no he vivido esas situaciones. Los espectadores que conozcan la maternidad y la paternidad tal vez se sientan muy identificados con las situaciones y las reacciones emocionales que plasma Los días que vendrán. 

Nuria Vidal le pone el acento a Marques:

Al margen de la ligereza y fluidez con la que filma Marqués-Marcet, de la sutileza de las interpretaciones y de ser una película intimista que habla de un problema universal al que muchas parejas se enfrentan, Els dies que vindran me ha resultado interesante por una coincidencia de estrenos. Una semana después de Nuestro tiempo de Carlos Reygadas, aparecen estos días de otro Carlos, tan distintos y sin embargo con un punto en común: ambos están protagonizados por un matrimonio en la vida real que interpreta a un matrimonio en la ficción al que le pasan cosas que son y no son las del verdadero, pero que irremediablemente son espejo de lo que viven en el plano de la vida y que de alguna manera subliman en el plano del cine.

Curioso el razonamiento inicial de Luis Martínez:

En un momento de Los días que vendrán, el protagonista pronuncia una frase que es a la vez reflejo de su perplejidad y declaración de intenciones. «No no quiero seguir adelante», dice a su compañera ante la duda de interrumpir o no el embarazo que les mantiene sin respirar. Se trata de una sencilla doble negación, dos veces no, que es también la más meticulosa y grave de las afirmaciones. En español, se entiende mal. Nosotros somos capaces de negar hasta tres veces («no quiero verte nunca jamás») con la única intención de sepultar a nuestro interlocutor en el más puro desdén. No es el caso.

Lluis Bonet Mojica da en uno de los clavos:

Se volcaron algunas similitudes con los propios intérpretes, pero también muchas distancias que les permitieran hablar sin ningún pudor sobre conflictos interiores. Así no tendrían la sensación de estar participando en un reality show sobre su vida. La película, efectivamente, soslaya los topicazos y trampas del reality hoy tan en boga…

Oti Rodríguez Marchante no dice nada que no sepamos:

Sin desmoronar lo que esta película tiene de «invención» o «fingimiento» (los problemas y dilemas que surgen entre ellos), la sensación que produce de cercanía, incluso de intromisión, es inevitable y le procura esa singularidad cinematográfica tan sorprendente y desarmante…. La utilización de modo natural y hermoso de unos «flashback» reales sobre el embarazo y nacimiento de la propia actriz María Rodríguez Soto, con grabaciones caseras de sus propios padres, sublima aún más ese espejo entre realidad y ficción, y entre el presente y el pasado. 

Sobre los zombis de Jarmusch

Javier Ocaña le encuentra mensaje:

Queda, por tanto, su mensaje político, inevitable en una película de zombis, pero incluso aquí vuelve a la explicitud (el fracking polar mueve los ejes polares y cambian las condiciones solares y de la Tierra), y al mensaje de cierta superficialidad. Si el mal contemporáneo de los seres humanos está en el materialismo (una vez más, recado verbalizado), y todos somos ya muertos vivientes, esclavos cada uno de una droga privada que puede ir del tenis a los cómics, la moraleja quizá pueda incluirlo también a él. Y los que siempre hemos sido incondicionales de su sofisticación y de su exquisita calma podemos estar a un paso de un desapego crítico previo al abandono.

Sergi Sánchez lo encuentra, lo desprecia y dice que el mensaje político de Jarmusch es más antiguo que Matusalén (lo suyo es que lo llamara viejo, que es el calificativo idóneo, aunque esté mal el decirlo), y arranca con este buen párrafo:

Es fácil pensar en Jim Jarmusch como un taxidermista de los géneros. Les provoca una anemia hipertrófica, los somete a una cura de adelgazamiento y, de repente, aparecen como bellos fósiles que admirar…

Oti Rodríguez Marchante solo ve la chorrada, aunque divertida:

Es, sin más, una gran y muy divertida chorrada. Y que la adorna con los actores a los que queremos ver así, haciendo el chorra, y con unos pasajes dignos de las risotadas que provoca, como Swinton y su katana, o como esas conversaciones entre Murray y Driver sobre la música o detalles del guion (lo de «esto solo puede acabar mal» es realmente brillante). Probablemente sea la película de Jarmusch que más guste al personal ajeno a su «trascendencia cinematográfica» y menos a sus críticos de campanario.

Y Jordi Batlle Caminal pone la mejor guinda de la semana en “Los Japón”:

El humor es elemental, primario, con chistes sobre el choque de culturas entre Oriente y Occidente y sobre la fonética japonesa dignos del gracioso de cualquier boda.

Y lo dejamos aquí, que se nos derrite el helao…

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Sordo”: «Spaghetti» bélico

Nota inicial del editor: Uno de los estrenos destacados de este fin de semana en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO