Home / Críticas / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Unos al “Ocean’s” y otros a la playa

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Unos al “Ocean’s” y otros a la playa

Siguen dándole a la manivela de estrenos como si no fuera ya profundo verano y como si el personal no estuviera ya en otra “pantalla”.  El estreno de “Ocean’s 8” recoge ya un poco el espíritu trivial propio de estos días, y “Whitney” recoge justo lo contrario. También ha estrenado una cosa ligerita (para lo que a veces es él) Gus Van Sant. Y para algunos críticos, títulos como “El jefe” o “Jean François i el sentit de la vida” son los más remarcables. Hoy dejaremos la cosa del Martes así:

Creo que Jordi Costa acierta en su análisis de “Ocean’s 8”:

Ocean’s 8 es una de esas películas cuyo encanto y poder de seducción son tan efímeros como los de una burbuja de champán, rasgo que no es especialmente reprobable en una era donde buena parte de los blockbusters tienen más alma de indigestión. La trama, con ocurría con la trilogía precedente, tiene menos importancia que la complicidad entre las componentes del elenco, su look y el modo, casi coreográfico, con que despliegan sus juegos de manos en sincronía con el incesante cruce de réplicas y contrarréplicas.

Y vuelve a acertar en su mirada a “Whitney”:

La revelación de que la artista sufrió abusos sexuales en la infancia por parte de su prima Dee Dee Warwick es la noticia bomba que estalla en un punto estratégico del relato, pero, junto a valiosos matices sobre los años de formación –la relación adúltera entre su madre y el predicador, la súbita ascensión social de la familia-, el abundante material de archivo permite apreciar la letra pequeña en sus respectivas relaciones con su amiga y acaso amante Robyn Crawford y con su marido Bobby Brown. Mediante sus constantes vaivenes entre lo público y lo privado, Whitney rasga el icono y revela un alma.

Luis Martínez, cuyo texto, de arranque filosófico, no se ajusta a lo directo de su título referido a “Ocean’s 8”: “Apología de lo trivial”:

Definitivamente, la serie Ocean’s es más aristotélica que platónica. Allí donde Platón separaba las ideas de su torpe copia mundana, el estagirita se empeñaba en unir lo esencial con lo dado, con lo real, con lo innecesario incluso. Y en esa reivindicación de lo prescindible, por así decirlo, fundaba la posibilidad de la misma ciencia. Steven Soderbergh nunca pretendió tanto.

Jordi Batlle atina en esto sobre “Ocean’s 8”:

El capítulo estelar es, como era de esperar, sumamente atractivo: Bullock está en el mejor momento de su carrera, Cate Blanchett nunca falla y la performance pintoresca de Helena Bonham Carter es chispeante, pero quien se lleva el gato al agua n este duelo de actrices es una bulliciosa Anne Hathaway, tan dotada para la comedia como las más grandes reinas de la screball comedy.

Y yo pienso lo mismo:

Anne Hathaway, tan rotundamente divertida que es la que le «roba» a la película (y a las demás estrellas de alrededor) todo lo mecánico y previsible convirtiendo en algo más lo que solo era un ya visto. Todo funciona según contrato previo, y están bien Blanchett, Bullock, Bonham Carter, Rihanna…, pero la estrella (esa estrellita de más) es la de Hathaway.

Y esto escribo de Whitney:

Tiene algo de autopsia el modo en que esta película trata de esclarecer los “hechos”, no tanto los de su muerte como los de su vida de estrella, de limón exprimido, de soledad multitudinaria y de talento natural. También se ganan la pantalla los claros, los momentos de éxito, de felicidad, de música y canciones sorprendentes, su disparo hacia arriba con «El guardaespaldas» y las notas alegres y vivas de cualquiera que haya tenido el mundo, alguna vez, un rato, en su bolsillo. Pero hay resacas y hasta palizas que te dejan mejor cuerpo que «Whitney».

Nando Salvá opinasobre la sutileza del documental sobre Whitney Houston::

Pese a que se finge tratar la información con tacto y cuidarse de establecer relaciones de causa-efecto, inevitablemente la película acaba tratándola como la pieza que faltaba para explicar qué abocó a la cantante a su destrucción.

 Carlos Boyero no empatiza mucho con los estrenos de este fin de semana y escribe, a propósito de la muerte de Claude Lanzmann, de “Shoah”, una obra, dice y titula, “que justifica una vida”

José López elige su estreno del fin de semana:

“Jefe” de Sergio Barrejón es por méritos propios nuestra película de la semana. Es una comedia negra que tiene un guión muy inteligente. Este film a buen seguro logrará varias nominaciones a los próximos premios Goya.

Nuria Vidal no lo duda y elige otro:

El mejor estreno de esta semana es una película pequeña, atípica, tierna y sobre todo muy francesa en el mejor sentido de la palabra. Se titula Jean-François i el sentit de la vida y es la opera prima de Sergi Portabella. Cuenta la historia de un niño de trece años, solitario y callado. Se llama Francesc y no encaja en un colegio dominado por matones de medio pelo que le hacen la vida imposible. Hasta que descubre por casualidad un libro de Albert Camus, El mito de Sísifo, y se siente fascinado por él. Francesc decide convertirse en Jean-François, un existencialista con abrigo negro de cuello levantado dispuesto a conocer al autor al que quiere convencer de que estaba equivocado sobre sus tesis del suicidio. 

Sergi Sánchez no opina lo mismo sobre la película de Sergi Portabella:

La película aparenta estar dirigida por un aprendiz de Louis Malle que ha visto demasiado cine de Anderson. Portabella acaba hablando del primer amor, olvidándose del “bullying” y errando el tiro a la hora de anclar a Francesc en un entorno familiar que nunca resulta verosímil…

Lluis Bonet se ocupa de “No te preocupes, no llegará lejos a pie” y descubre, como siempre, infinidad de detalles:

Filmar esta película era un proyecto que el autor (Gus Van Sant) acariciaba desde hacía 20 años, cuando el actor Robin Williams adquirió los derechos del libro de Callahan y le propuso llevarlo al cine con él de protagonista…

…..

Continuarán los estrenos como si no pasara nada. Pero sí que pasa algo: ¡que llegan las vacaciones!… Y para cuando venga el pelotacillo de “Misión imposible”, a finales de julio, esta misión imposible consistirá en estar por aquí al pie del cañón. Más bien será a pie de playa.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Más información sobre los 9 estrenos de esta semana en España

Esta tarde hemos visto en los Cinesa Diagonal “El Rascacielos” que intenta mezclar cine de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *