Home / Cine Asiático / Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Clooney, los Coen y Trump

Martes Crítico de Oti Rodríguez Marchante: Clooney, los Coen y Trump

Clooney es un tipo atractivo, rico, solidario con los que no son ni lo uno ni lo otro, simpático y que hace bien su trabajo, sea como actor o como director, luego lo normal sería que todo el mundo le tuviera rabia, además de envidia. Pero, no es así: hay un amor global por su persona, y sin duda es justo que así sea. Acaba de estrenar su película “Suburbicon” y se puede decir que ha tenido una aceptación crítica entre templada y buena. Y yo me pregunto: ¿o sea, con lo bien que cae el señor Clooney y con lo apañadita que es su película, por qué esa ración algo roñosa de elogios?, y la respuesta no puede ser otra que: pues a lo mejor es que no es todo lo buena que debiera. En fin, un repaso por algunos comentarios, en los que sale casi más el nombre de Trump que el de Clooney:

Carlos Boyero:

En Suburbicon, Clooney utiliza un guion escrito por Joel y Ethan Coen, un material goloso pero que también entraña peligro, ya que las señas de identidad de estos hermanos son tan reconocibles que resulta inevitable preguntarte cómo habrían dirigido ellos lo que habían escrito. El resultado es una película interesante, bien contada, con la sensación de que Clooney comprende ese universo ajeno y tan particular, que sabe desenvolverse en un relato que combina la sátira costumbrista, el suspense de un cuento de terror, situaciones y personajes con toque surrealista, humor soterrado y perverso.

Luis Martínez titula su crítica “Vomitar el Cielo”, y se le nota muy reticente con ella, pero tiene algo que decir de su trasfondo político:

Suburbicon va de eso, de la sensación de hastío que precede al vómito; de la náusea. Quince años después de Confesiones de una mente peligrosa, Clooney completa la que es su sexta película como director y lo hace, según sus propias declaraciones, desde la rabia, desde el enfado, que le produce a un liberal activista como él con residencia a las orillas del lago Como ver lo que ocurre en su país. De hecho, más que una película al uso, Suburbicon es, en efecto, una gran vomitona contra cosas tales como la América eterna, el republicanismo eterno, el modo de vida americano eterno, el racismo eterno y, ya puestos, la eternidad eterna.

Sergi Sánchez también recela de ella:

Es un film que resulta esquizofrénico. Por un lado, obedece a los impulsos liberales de su autor (…) y que aquí quedan un tanto deslavazados, devorados por una segunda película, cínica y antipática, que procede del guion de los Coen.

Salvador Llopart incluso tiene su propio guion, que no es el de los Coen:

En estos tiempos de Donald Trump parece que todo gira a su alrededor. Incluso una película como Suburbicon. Clooney lo tiene claro: algo huele a podrido en Estados Unidos, y ese algo lleva el nombre del presidente (… ¡¡¡ ¿??…) –Y termina su crónica-: Monstruos ridículos e igual de peligrosos que Trump, que diría el bello George.

Nuria Vidal coincide en el guion con Llopart:

Esta no es la gran película de Clooney, ni la gran película de los Coen. Pero la unión de todos si hace que sea una estupenda película. (…) Aunque se ambiente en los años cincuenta, la historia habla de la América de Trump de ahora mismo, donde una clase media empobrecida y miserable mira a enemigos ajenos, mientras su presidente asesina a su propio país.

Y creo adivinar también algo parecido al recelo en Quim Casas:

Pero a través de la escritura de los Coen, de un exceso musical de Alexandre Desplat y del trabajo paródico de buena parte del reparto, Clooney convierte este drama soterrado sobre una sociedad fascista en una comedia de dibujos animados con personajes de carne y hueso. A la crítica social se puede llegar por diversos caminos. Clooney, en este caso, ha escogido el de la sesgada diversión.

A José López,en cambio, no le salen tantas pegas:

La maldad, la codicia y esa enfermedad del espíritu llamada racismo son 3 de los ejes de “Suburbicon”, cine negro con una gran ambientación que a medida que avanza es cada vez más interesante. La película se basa en un guión de los hermanos Joel y Ethan Cohen, George Clooney (director en esta ocasión) le ha añadido elementos sociales y ha colocado la trama en los años 50. El resultado es muy bueno, logra poner en solfa el sueño americano.

Oti Rodríguez Marchante:

Hay tantos ingredientes de primera calidad en esta película que sorprende un poco que la reunión de ellos solo la convierta en buena, en vez de en excelente (…) una historia salvaje y negra en lo cinematográfico y en lo racial, y con un humor ácido que clava sorprendentemente sus incisivos tanto en la actualidad de entonces (fue escrita hace treinta años y se sitúa en la década de los cincuenta) como en la de ahora.

Otro estreno importante para los críticos es el del japonés Hong Sangsoo, “En la playa sola de noche”, y de ella hacemos un pequeño escaparate con un trío de críticas:

Nuria Vidal se vuelca:

Esta si es una gran película. A pesar de ser criptica, privada, con claves que solo los involucrados pueden entender. Es una gran historia de amor y de desamor, de palabras y de emociones, de sueños y pesadillas, de alcohol y de paseos. De fantasmas también. Hong-sang soo es uno de los más grandes directores del momento. Su cine de largas secuencias, de paisajes, playas, parques y mujeres, es una invitación constante a dejarte llevar por su belleza, por sus emociones, por sus pasiones. 

Jordi Costa se tira en plancha:

La película se divide en dos partes: la primera transcurre en Hamburgo con Kim Min-hee en estado de espera; la segunda, en Corea, culminará en una escena de confrontación que podría ser soñada. La escritura visual de Hong Sangsoo, que había eliminado todo marcador textual en torno al tiempo del relato, ahora gusta en eliminarlos también frente a realidad, sueño y deseo. Y el tema de la desconexión lingüística lo abarca todo, desde la vulnerabilidad del extranjero en tierra extraña armado con frases formularias de manual hasta las dificultades de verbalizar lo inexpresable. ¿Se lo imaginó este crítico o al poderoso plano que cierra la película le acompañan, en fuera de campo, los sollozos de Sangsoo?

Y Jordi Batlle expresa, pero contiene, su entusiasmo:

… En esa ambigüedad anida uno de los grandes atractivos de esta obra sensible y penetrante, en muchos momentos tan inconsútil como un cuento moral de Rohmer y recorrida en cada plano por auténtica emotividad.

De la película española “Llueven Vacas”, sacaremos solo la opinión de Javier Ocaña, que salva a los intérpretes:

Son los intérpretes, casi todos muy convincentes a pesar de que tienen que lidiar con complicados virajes de textos entre lo categórico —“Nadie se ha muerto por arrastrarse un día”— y lo poético —“Anda, no seas tonta, cómo vas a salir fuera, puede darte una vaca en la cabeza”—, los que rayan a mayor altura en una película de encomiables pretensiones pero de muy modestos frutos.

Y una recomendación final: si alguien quiere ir a ver algún título que se le haya quedado atrás, que lo haga ya, pero ya, porque llegan las Navidades y no lloverán vacas, sino películas.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

 

@OtiRMarchante

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Custodia compartida”: Los hijos como trinchera

Nota inicial del editor: Os ofrecemos ahora la crítica de Oti Rodríguez Marchante de uno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *