Home / Cine Español / Nicolás Pacheco, director de la película “Jaulas” escribe para www.nosolocine.net

Nicolás Pacheco, director de la película “Jaulas” escribe para www.nosolocine.net

Me pedís desde vuestro medio www.nosolocine.net que haga una valoración a cerca del recorrido en salas de “Jaulas” y sobre las sensaciones que la incursión de mi ópera prima en la carrera comercial por salas españolas ha despertado en mí. Y, sinceramente, no sé bien por donde empezar pues la experiencia ha sido intensa y su análisis se me antoja complejo.

Nicolás Pacheco

Quizás, la fórmula primera y más objetiva de enfocar mi valoración sería la de atender al rédito comercial que ha tenido la película en cines y, a partir de ahí, determinar si ha ido bien o mal. Pero de hacerlo así estaría siendo injusto con “mi criatura”, sobre todo al no tener en cuenta la multitud de factores y variables que están en juego en este tipo de empresa, ni a las nuevas fórmulas de distribución de las que se verá beneficiada la película a partir de los próximos meses.

Ya sabemos que junto a la distribución y exhibición tradicional en salas de cine, hay nuevos canales o plataformas de internet donde las películas se pueden ver en “streaming” mediante suscripción. En busca de esa visibilidad, “Jaulas” podrá verse a partir del 2 de abril en Filmin, algo que por otro lado, aportará nuevos ingresos y una mayor participación del público con la película.

Pero atendiendo a la segunda parte de la pregunta, es decir, a las sensaciones despertadas tras el paso de “Jaulas” por los cines, no voy a negar que tuve cierta sensación de tristeza e impotencia días después de su estreno.

Ya sé que cada vez es más difícil atraer al público a las salas, que el “respetable” ha envejecido, y que en casi todos los hogares hay pantallas enormes donde se pueden ver películas con una calidad estupenda – y que además existen bolsas de palomitas que se inflan en el microondas con la velocidad de un airbag-. Todo eso es una realidad que a buen seguro ha influido en la escueta taquilla que hizo la película. Ahora bien, no creo que esa fuera la causa principal que la llevara a “aguantar” en los cines de Madrid poco más de tres semanas.

Sinceramente, no sé bien por qué en España tenemos la preocupante virtud de hacernos sombra a nosotros mismos. En el ámbito cinematográfico se da un claro ejemplo en la concentración de películas españolas que cada año se estrenan entre octubre y diciembre. Recuerdo que en el mes en que se estrenó “Jaulas”, otras doce películas de producción propia llegaron a la cartelera, algunas de ellas con un aparato publicitario detrás que daba miedo. Ninguna de ellas funcionaron como se esperaba. «Jaulas» tampoco. No hay que ser muy listo para darse cuenta de que semejante situación genera una competición entre nosotros que sólo beneficia a las grandes producciones norteamericanas. Es como si sentáramos a los americanos a merendar en nuestra humilde mesa, dispuestos a saciarlos, para después comernos las sobras, las migajas que nos dejen. Y claro, así es muy difícil sobrevivir en los cines. Pero si a esto le sumas la impaciente y nada compasiva fórmula comercial de las salas de exhibición donde prima el éxito inmediato –el del primer fin de semana-, entonces, apaga y vámonos.

No os miento. Vivir todo esto por primera vez fue duro, un buen golpe de realidad, de humildad, que te hace madurar, valorar las cosas desde el contexto real que le ha tocado vivir a tu película, a tu sueño. Algo que, si bien genera cierta impotencia, también te hace comprender que no lo puedes controlar todo, que hay variables que se te escapan y que no dependen de ti. Quizás lo más triste de todo sea el ver que ante semejante situación es difícil que el espectador potencial de tu película se entere de que tu trabajo existe. Los tiempos han cambiado y va todo tan deprisa que ya no hay lugar para el “boca-oreja” y al público se le impone una urgencia y unos criterios a base de colosales campañas publicitarias de las que es difícil escapar, de las que sólo unas cuantas películas pueden disfrutar.

“Jaulas” nació siendo una película muy pequeña, muy independiente, sin actores mediáticos, por lo que el riesgo era mucho mayor. Lo sorprendente ha sido que, a pasar de todo, ha tenido un fecundo e interesante paso por festivales. No olvidaré nunca el día que Antonio Pérez, el productor ejecutivo de la cinta, me dijo que habíamos sido seleccionados en la 63 edición de la Seminci y que éramos la única película española en Sección Oficial a Concurso. Por Valladolid pasamos con una ilusión desbordante y con una más que aceptable acogida por parte de la crítica y del público, siendo la tercera película mejor valorada por los espectadores del longevo certamen. Después de eso vendrían el Festival de Cine Europeo de Sevilla, el de Zaragoza, y las 13 nominaciones a los Premios del Cine Andaluz, con sus cuatro galardones correspondientes.

Rodaje de la película «Jaulas»

Sin lugar a dudas el apoyo de estos festivales fue clave para posicionar la película. Así como el apoyo de A contracorriente, la distribuidora. Y, como no, el de un nutrido grupo de periodistas cinematográficos que desde el minuto cero creyeron en la película y no han cesado desde entonces en su empeño de darla a conocer. Por destacar algunos, véase Alejando Dávila de FilmAnd; el siempre generoso y audaz Javier Tolentino, conductor de “El séptimo vicio” de Radio3; o el impagable apoyo de José López Pérez, editor de vuestro medio “Nosolocine”.

De este modo, poniéndole nombres y apellidos a algunos de los que tan desinteresadamente me han ayudado a dar a conocer este trabajo -que es mío y de mucha gente- y con la esperanza de que la película vaya encontrando poco a poco a su público, quiero ir concluyendo esta reflexión dejando constancia de que, en el curso de esta disertación, me ha dado tiempo a hacer autocrítica; a analizar mis propios errores y los ajenos; a reparar en la máxima que ya sabía de boquilla pero que ahora, tras esta primera experiencia en el largometraje, ha cogido solidez, peso específico:  “Lo que no se comunica no existe”. A la que me gustaría añadir: “y más en una sociedad tan saturada y competitiva donde asomar la patita es casi imposible”.

Nicolás Pacheco

@pachecogaliana

Artículos relacionados:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “El cuento de las comadrejas” (2019): Actores, dioses y crepúsculo

Nota inicial del editor: La película de la semana de www.nosolocine.net es “El cuento de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO