Home / Audio / Música / «Peaky Blinders», marcando tendencia

«Peaky Blinders», marcando tendencia

Aquellos “felices años veinte” no fueron tan felices para todo el mundo. Mientras Estados Unidos vivía años de desenfreno propiciado por un crecimiento económico, que reventó en 1929 en Europa, el ritmo era mucho más lento. El Viejo Continente intentaba recuperarse de la traumática experiencia que supuso, a todos los niveles, la I Guerra Mundial.

Es en ese periodo de entreguerras en el que se sitúa “Peaky Blinders”, una de las series más -inesperadamente- exitosas y alabadas de los últimos años. Las fiestas locas y el glamour que retrató F. Scott Fitzgerald en “El gran Gatsby” hay que buscarlo aquí entre el humo de las fábricas y la decadencia de las calles de Birmingham.

Sin el renombre de la capital u otras ciudades inglesas como Manchester o Liverpool, resulta que es en Birmingham donde se han forjado muchas de las señas de identidad históricas del país, entre ellas, la Revolución Industrial. Cuna también del heavy metal, por haber parido a Black Sabbath y Judas Priest, la segunda ciudad más importante del Reino Unido ha sido tradicionalmente un nicho de trabajadores, de supervivientes.

“Peaky Blinders” sale de la imaginación de Steven Knight (Malborough, Inglaterra, 1959), conocido, entre otros trabajos, por haber sido el guionista de “Promesas del este” de David Cronenberg (Toronto, Canadá, 1943). Knight se inspiró en la historia real de una banda que existió (o eso se cree, también hay mucho mito entorno a esto) a finales del siglo XIX en Birmingham. El creador y guionista principal de esta serie de la BBC ha contado que su padre le habló de la historia en concreto de la familia Sheldon, de donde nacen los Shelby.

Aunque los verdaderos “peaky blinders” son de la época victoriana, Knight sitúa convenientemente a la familia Shelby en el periodo de entre guerras. El personaje principal y líder del clan, Thomas Shelby, interpretado por un espléndido Cillian Murphy (County Cork, Irlanda, 1976), es un superviviente de la I Guerra Mundial. Podría ser perfectamente un ejemplo de las muchas consecuencias de los acontecimientos que tan magistralmente se retratan en la recién estrenada “1917”.

Tommy Shelby se trae de las trincheras un espíritu de lucha y supervivencia que ya no abandonó nunca a toda una generación de jóvenes de la época. Un estado de alerta constante y de temor por una vida cuyo objetivo principal es el de defender a los suyos. En este caso, “los suyos” son la familia, mucho más importante que uno mismo.

Los Shelby crean un auténtico imperio desde las calles en llamas de los suburbios de Birmingham a través de todo tipo de negocios. Las apuestas de caballos son, durante un tiempo, la principal fuente de ingresos de la familia, que gestiona la implacable tía Polly (Helen McCrory, Londres, 1968), sin duda, uno de los personajes más fascinantes de la serie. Hay un fin de fidelidad histórica en esta elección; estos negocios clandestinos derivarían en una actividad regulada que forma parte de la cultura británica, aun hoy, entre la amplia oferta actual de casas hay alguna cuyo nacimiento se remonta a la primera mitad del siglo XX. Pero también hay mucho de simbólico en esa elección. Los caballos -sobre todo blancos- son un símbolo del ADN de la familia, de origen gitano, y su natural animadversión a tener que servir o ser propiedad de nadie.

Esa es la tónica general de “Peaky Blinders”: el realismo y el simbolismo, la fidelidad histórica y la mitificación, los tiempos pasados y su constante conexión con el presente.

La música en la serie es un buen ejemplo de esos puentes que se establecen de manera constante entre el pasado y el presente, y que ponen de manifiesto lo poco que hemos aprendido. El tema principal es obra de un artista de nuestros días, Nick Cave (Warracknabeal, Australia, 1957), que presta a la serie la soberbia “Red Right Hand”, interpretada por distintos artistas en diferentes episodios.

Oscura y elegante, la canción va como anillo al dedo a una producción que ha sido reconocida en varias ocasiones. “Peaky Blinders” retrata las cloacas de la sociedad y el ser humano, pero lo hace sin que se noten las miserias, consciente de la importancia de las apariencias. Sin ensuciarse, aunque estén rodeados de suciedad.

Poco importa que la ética o moralidad de los Shelby sea, cuanto menos, dudosa en ocasiones. Al fin y al cabo, en “Peaky Blinders” no hay buenos ni malos o, mejor dicho, no hay buenos. La imagen de Tommy Shelby es la de la resiliencia.

Los “Peaky Blinders” están de moda, en sentido literal. Vuelven los años 20 de la miseria disfrazada de pulcritud. Una serie de la televisión pública británica puede hacer que a una tienda de sombreros cordobesa con más de cien años de historia se le disparen las ventas. Paradojas de nuestro tiempo.

Los Shelby están vivos y seguirán coleando. Knight anunció hace unos días que acababa de escribir todos los capítulos de la sexta temporada de “Peaky Blinders”, que se supone que se estrenará en 2021. Después del final de la quinta, imposible no esperar con ansia y resignación para volver a saber de Tommy Shelby y compañía.

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Madrid” de XTATIC5 es la canción del día de www.nosolocine.net

Hoy os traigo una canción recién salida del horno, con un videoclip que invita a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO