Home / Avances, Reseñas / Pedro Burruezo reflexiona sobre “Elle” (2016), el film de Paul Verhoeven

Pedro Burruezo reflexiona sobre “Elle” (2016), el film de Paul Verhoeven

Probablemente habrá personas que se sorprendan al leer el artículo de Pedro Burruezo sobre el nuevo film del holandés Paul Verhoeven, “Elle”, estrenado en España el pasado 30 de septiembre. Creo que aporta una visión muy interesante, y por ello le he pedido que me dejara publicar su artículo en nosolocine.net

Como siempre su respuesta ha sido positiva. El artículo original podéis revisarlo en www.vidasana.org y concretamente en El Ecomensajero Digital.

Os dejo con Pedro y sus reflexiones sobre este magnífico film.

 

No soy crítico de cine. No quiero explicarles la película, ni siquiera resumirla. Pero sí reflexionaré acerca sobre los temas que plantea el filme de este pseudoprovocador incansable que es Paul Verhoeven. Hablamos mucho en estas páginas sobre la toxicidad de los alimentos, del aire, del agua. Nuestras industrias vierten continuamente todo tipo de toxicidades al medio. Pero no son menos tóxicas nuestras formas de vivir, de relacionarnos, de trabajar, de amar. Vivimos en una sociedad que es realmente incapaz de educar a personas en el autocontrol. Los medios, la publicidad, los ídolos… nos dicen que hagamos lo que nos venga en gana. No hay límites. El miedo al fracaso nos colapsa. Nos desfogamos de todas las maneras posibles.

Paul Verhoeven nos habla de esto en este filme: el control (mejor dicho, la ausencia de…). En buena medida, su filmografía trata sobre esto. ¿Y cómo se puede hacer una película sobre eso en una sociedad como la nuestra, en la que, bajo la apariencia de lo políticamente correcto y aséptico, todo es emocionalmente mentiroso? Un mundo de egos vulnerables, una sociedad en la que la familia es un esperpento, ampara existencias por completo entregadas a la toxicidad. Y, de la misma manera que los hongos crecen con la humedad, lo bochornoso se amplía con la tecnología.

Hasta los transgénicos y los químicos que alteran nuestras hormonas son más civilizados que esas personas incapaces de contener sus deseos más ocultos y su ego más destructor y autodestructor. Aunque, realmente, a mí Verhoven no consigue provocarme. La putrefacción de la que habla está en los medios cada día. Y detrás de las caras bonitas y el buenismo se esconde, en muchas ocasiones, lo deleznable, aunque lleve corbata o rastas, da igual, zapatitos de tacón o chanclas. Un filme hipnótico que, al final, no sabes si está a favor o en contra de toda esa putrefacción. Pero eso es lo de menos. A unos les hipnotizará el embeleso de lo oscuro. A otros les repugnará y les llamará a salir corriendo hacia, a veces, alternativas que son peores todavía. Verhoeven nos describe nuestro mundo sin algodoncitos… Así es nuestra sociedad: un páramo poblado de eternos adolescentes incapaces de callar cuando hay que callar, de dejar de hacer cuando hay que dejar de hacer, de contenerse cuando hay que contenerse, incapaces de dejar de adorarse a sí mismos incluso cuando son más conscientes de sus detritus. “Almas atormentadas”, dice una de las protagonistas refiriéndose al caso más extremo del filme.

Pedro Burruezo

Artículo relacionado:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Esta semana hay 11 estrenos en España. Llega Nolan con “Dunkerque”

Tengo la sensación de que ninguno de los 11 estrenos previstos para mañana en España …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *