Todavía faltan unos días, pero hoy os vamos a hablar de un concierto que podéis ir anotando en vuestras agendas dado su especial interés.

Burruezo & Bohemia Camerata presentan su “Misticísssimus” en el Auditori Barradas de L’Hospitalet de Llobregat. La cita es el día 16 de febrero, sábado, a las 21h, en el marco del Festival BarnaSants. Será, sin duda, una velada muy especial. Porque Burruezo & Bohèmia Camerata estarán acompañados por los cuarenta “cantaires” de la Coral Cypsella de St Feliu de Guíxols, dirigida por Monti Galdón. Las entradas ya están a la venta: www.l-h.cat/barradas. Aquí, Javier Bolufer charló con Burruezo, también fundador de EcoActivistas y coordinador de “The Ecologist”, en una conversación que va más allá de la música.

Difícil papeleta la de definir el nuevo trabajo de Pedro Burruezo y los músicos de la Bohèmia Camerata. Lleva por título “Misticísssimus” y es una producción de Satélite K/T-sunami. Por un lado, el libro-Cd, diez ensayos y diez canciones más un bonustrack. Por otra parte, el Cd, de forma independiente, con el mismo contenido musical pero sin la parte ensayística. Como es tan difícil definir este trabajo insólito e inverosímil, dejemos que el propio Burruezo hable. La cita ineludible es el sábado 16 de febrero en L’Hospitalet. El Auditori Barradas se vestirá de gala para recibir a la Bohèmia Camerata acompañada por la flamante Coral Cypsella, un ejemplo de versatilidad. La convocatoria se enmarca en el ciclo BarnaSants.

-¿Qué es “Misticísssimus”?

-Es una obra ensayística, en el formato del libro-Cd, que pone en tela de juicio los principales paradigmas sobre los que se asienta la sociedad contemporánea. Ahonda en el pensamiento de místicos medievales para encontrar salidas al colapso absoluto de la modernidad, que se manifiesta en ámbitos tan diferentes como el medioambiental, el familiar, el económico, el energético, etc. La parte musical es la banda sonora de todas esas reflexiones. Y se publica también en Cd independiente porque la música funciona por sí sola y hay un público al que le costaría mucho leer esos textos. La música les llegará más fácilmente al corazón…

LOS ENSAYOS

-Hábleme de los ensayos…

-El mundo medieval y el mundo místico no tienen nada que ver con la sarta de mentiras y verdades a medias con las que la modernidad nos ha estado engañando durante los últimos dos o tres siglos. Hay mucho conocimiento, mucha sabiduría… que extraer de la obra, el pensamiento y la realidad de San Juan de la Cruz, Ibn Al-Arabi de Murcia, Kabir, los Padres del Desierto, doctores como Averroes o Maimónides, etc. También hay mucho que aprender de esa escala humana que hacía la vida más verdadera. La arquitectura medieval, por ejemplo, hoy viva todavía en ciudades como Fez, tiene un sinfín de virtudes al lado de las ciudades modernas construidas sólo en base a criterios mercantilistas y automovilísticos.

LAS CANCIONES

-Hábleme ahora de las canciones…

-He intentado trasladar esas ideas a las partituras y a las interpretaciones. Me han ayudado de forma inconmensurable los miembros de la Bohemia Camerata (Jovic Sagristà, Josep Ramon Roy “Mon”) y algunos otros invitados, como Wafir S. Gibril o Iván Lorenzana, o los coros de Paula Veiga. Son canciones que parten de las influencias de las músicas tradicionales de las tres confesiones abrahámicas (el islam, la cristiandad y el judaísmo) pero que, a partir de ahí, construyen un discurso poético, melódico y armónico que no tiene nada nostálgico ni “naturalista”, sino que es realmente innovador y de vanguardia.

CORAL CYPSELLA

-Háblenos del trabajo junto a la Coral Cypsella de Santt Feliu de Guíxols …

-Es una coral muy versátil, muy abierta. Siempre me ha interesado mucho mezclar mundos en apariencia opuestos. La verdad es que este reto era muy difícil. Pero, en honor a la verdad, tengo que confesar que el mérito mío y el de la Bohèmia Camerata es muy pequeño, porque los miembros de la Coral Cypsella, dirigidos por la excepcional Monti Galdón, han hecho un trabajo soberbio. Han hecho que lo que pudiera resultar difícil… fuera fácil. Cantar con ellos me emociona, igual que a todos los miembros del grupo. Las canciones adquieren una nueva dimensión. Es fantástico. Me gustaría pasarme la vida entera pudiendo llevar a cabo proyectos de este tipo. No entiendo a los músicos y cantantes que se pasan años y años haciendo lo mismo. Me encanta escuchar una canción con nuevas formas, nuevas dimensiones, nuevos colores… Es muy gratificante. Pero, insisto, hay poco mérito de nuestra parte. Ha sido la coral quien ha realizado un trabajo admirable.

MÚSICA ESPIRITUAL

-Dicen que usted y los suyos hacen música espiritual…

-Vale, pero muy alejada de los tópicos al uso, sin sotanas, ni turbantes, ni saris, ya me entiende. Por un lado, el ciudadano de a pie entiende por música espiritual un tipo de música de género vinculada al catolicismo, lo clásico, etc. Otros, por otro lado, confunden la música relacionada con la espiritualidad con las diferentes músicas étnicas, lo que no tiene por qué coincidir siempre. Y, para otros, la música espiritual está íntimamente conectada con la “New Age” y ese tipo de espejismos… A mí, lo que realmente me interesa es hacer música directamente dirigida al corazón, sin caer en los sentimentalismos ni en lo “museístico”, con vocación de contemporaneidad (que no es modernidad), de vanguardia. En los próximos años, como ya se está viendo ahora mismo, los compositores y músicos de mayor interés en todos los sentidos serán aquellos que creen una música original y espiritual mucho más allá de jerarquías esterilizantes, costumbrismos folclóricos, creencias ajenas a la esencia de las tradiciones… Se puede hacer música espiritual y de vanguardia al mismo tiempo, y vinculada a lo perenne también. Y, para reencantar el mundo, no sólo es posible, sino que es necesario. Y, si no reencantamos el mundo, estamos abocados al caos, lo que hoy es una realidad en todos los ámbitos.

REIVINDICANDO LO SAGRADO

-¿Es raro que ahora alguien como usted reivindique lo sagrado en un mundo tan material?

-Es precisamente en un mundo que vive, según el título del conocido libro de Jerry Manders, “en ausencia de lo sagrado”, cuando es más pertinente que nunca echar mano de la sabiduría primordial para escapar a la locura del mundo actual y sobrevivir de manera que sus consecuencias nos toquen lo mínimo posible. Curiosamente, aunque lo espiritual lo relaciona la gente con lo “acomodaticio” o “adocenado”, las supersticiones o las creencias más manipuladas, en realidad no hay nada más transgresor y rebelde que la espiritualidad profunda presente en cada una de las confesiones espirituales tradicionales, desde el taoísmo al islam, desde la espiritualidad amerindia al hinduismo, desde el budismo a la cristiandad. Otra cosa es lo que hacen, dicen y creen muchos de los presuntos seguidores de esas confesiones, pero eso no es asunto nuestro. Ya Yusuf Islam, otrora Cat Stevens, dijo: “Menos mal que conocí al islam antes que a los musulmanes”. Hay que discernir la esencia de la cáscara. Ese darle tanta relevancia a la cáscara, hoy sobredimensionada, y el mundo moderno… beben de las mismas ubres. La cáscara sin esencia sirve para muy poco. Pero la esencia, si no tiene un molde que la sostenga, puede terminar en desvarío.

FUENTES Y FUNCIONES

-¿Y de qué fuentes bebe usted?

-De muchas y no de una exclusivamente. En cuanto a los músicos del grupo, sus orígenes artísticos también tienen muchas procedencias. De todo eso puede salir un pastiche imbebible o un conglomerado de influencias que suman belleza como las capas de una cebolla, una tras otra. El perennalismo me ha influido mucho. Rebusco en la esencia de la Tradición Primordial, manifestada de muy diversas formas según las diversas culturas del planeta, y lo plasmo en una forma de escribir ensayos y música que huye de todo sectarismo, de todo elitismo y de toda grandilocuencia.

-¿Qué función debería tener hoy la actividad artística?

-Durante mucho tiempo, acaso desde el Principio de los Tiempos y hasta hace muy poco, la actividad artística tenía muchas funciones diversas, pero entre ellas la más importante, tal vez, era la de mostrar al hombre parte de lo intangible, de lo velado, de lo inaccesible a través de la razón. Desgraciadamente, en los dos últimos siglos, el pseudoarte (especialmente, en todo el mundo anglosajón) es más un contenedor de inmundicias personales, familiares, psicológicas, etc., que una fuente de belleza y de sosiego. A través de la razón no se puede acceder a ciertas verdades universales. Sólo el corazón nos puede abrir esas ventanas. Y la música, entre todas las artes, más que ninguna otra, tiene la capacidad de incidir en recovecos de nuestra alma para conmoverla. Hay una música en el universo que es una gloria infinita. Todos los músicos y compositores tenemos la intención de evocarla. Ojalá algún día lo consiguiéramos por completo…

-El mundo espiritual no tiene muy buena prédica en el universo del que usted procede, las músicas de vanguardia y sus afines… e incluso en ciertos sectores ecologistas.

-Todo esto cambiará en muy poco tiempo. Ahora, tenemos que vencer hostilidades y prejuicios absurdos, pero el tiempo nos dará la razón. Cada vez más personas están saliendo del armario. Y será precisamente en Occidente desde donde saldrán las propuestas más profundas que “religarán” lo artístico, la ecología, lo alimentario… a lo espiritual (que siempre habían sido una misma cosa). Hay mucha literatura profética al respecto. De esa dualidad, al fin y al cabo, nació el desastre en el que hoy vivimos. En Occidente nació la separación y aquí nacerá la unión de nuevo, aunque, claro, siempre con atención a los centros iniciáticos de Oriente que todavía mantienen vivas las esencias, completamente ajenas a folclores, tribalismos, costumbrismos, etc. Para los ecologistas políticos, el ser humano es como una lacra para Gaia. Sin embargo, el hombre puede dar lo peor, sí, y también lo más granado de la Naturaleza. Y ese es el camino que tiene que guiarnos.

-¿Cómo lo hace para dirigir EcoActivistas/The Ecologist y seguir con su carrera artística al mismo tiempo…?

-El tiempo cunde mucho si uno es perseverante…

-Y para acabar… ¿Qué hace alguien como usted tan obsesionado con el mundo místico en un universo, como el de la música, tan alejado de cuestiones espirituales…?

-Hay músicas y músicas, y músicos y músicos. Dudo que me haya usted visto alguna vez cantando los últimos éxitos de Georgie Dann en tanga. Aquí, en el mundo psicofísico, hay algunas cosas que nos acercan, o nos pueden acercar, a lo intangible: la contemplación de la Naturaleza, los sueños, el amor, las prácticas altruistas, el cultivar un huerto, las prácticas devocionales, las prácticas contemplativas… y la música. Habría que plantearlo al revés. ¿Por qué no hay más músicos entre los ecologistas y entre los místicos? La música les facilitaría la mitad de la tarea, ja ja. Es broma.

Javier Bolufer


UNA OBRA INVEROSÍMIL
BELLEZA Y TRANSGRESIÓN

“Misticísssimus”, obra editada y distribuida en sus dos formatos por Satélite K/T-sunami, es una obra compleja, refinada y madura. El libro-Cd incluye diez ensayos que, rebuscando en el mundo místico y medieval, proponen soluciones para el colapso medioambiental, económico, energético, social y familiar de la época que nos ha tocado vivir, una época que, en palabras del propio Burruezo, “correspondería a lo que en el hinduismo se denomina la Kali Yuga, o Edad Oscura”. El Cd, que se puede adquirir junto al libro o de forma independiente, es la puesta en solfa de todo ese pensamiento, de todas esas ideas, de todo ese torbellino que bulle en la mente de Burruezo. Eso sí, en este caso, con la ayuda de grandes músicos, como el laudista y violinista Wafir S. Gibril (que pone la parte oriental) o el chelista Iván Lorenzana (además de los ya clásicos habituales de la Bohemia Camerata), cuyos chelos aportan una profundidad telúrica en algunas canciones. Cantado en castellano moderno y antiguo, catalán, árabe clásico, latín e italiano, y hasta en galaicoportugués, la parte musical de este trabajo es un ejemplo emblemático de que se puede escribir e interpretar música espiritual del siglo XXI sin hacer concesiones a lo sentimental y con la vista más puesta en la vanguardia y en el futuro que en el pasado, sin por ello caer en aquello de “que sea original aunque sea horrible”. Burruezo pone una voz grave, doliente y trágica que en piezas como “Ebrios de amor divino, Al-Kauthar”, “Tribulationis”, “Laylah” o “Mens sine desiderio” alcanza unas cotas de inspiración poco conocidas por estos pagos. La crítica está coincidiendo con unanimidad en la excepcionalidad de este trabajo y en que sin duda es el mejor disco de la Bohemia Camerata hasta la fecha, el más completo y el más singular. Este trabajo ya se presentó en 2011 en el festival BarnaSants, en aquella ocasión en la Sala Apolo. Vuelve al mismo festival, aunque a otra sala, como ejemplo emblemático de un espectáculo que, desde que se estrenó, no ha dejado de rodar por diferentes teatros, auditorios, festivales y salas de todo el estado español: Barcelona, Madrid, Sabadell, St Feliu de Guíxols, Sant Cugat, Girona, Valencia, Sta Cristina d’Aro, etc.

Aquí podéis escuchar canciones, actuaciones, leer prensa del grupo y su historia, adquirir sus discos, etc.

www.theecologist.net/pedroburruezo

Pedro Burruezo, veu, guitarra i percussions

Jovic Sagristà, cors i guitarra

Josep Ramon Roy “Mon”, piano

Maia Kanaan, viola i veu

M. Yusuf Mayans, llaüt oriental i veus

Iván Lorenzana, violoncelo

Coral Cypsella (direcció: Monti Galdón)

 

Seguimos informando…

José López Pérez