Home / Cine Clásico / El personaje de la semana: El sacerdote. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

El personaje de la semana: El sacerdote. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

El sacerdote en el cine

El estreno este viernes 5 de enero de 2018 de  “Que baje Dios y lo vea”, una acertada comedia de Curro Velázquez, el guionista de las dos entregas de “Fuga de cerebros” y que hace su debut en el largometraje con esta película sobre curas, hace de obligado cumplimiento que el personaje de la semana sea el sacerdote, un personaje que ha tenido infinidad de estudios y tratados porque, no en vano, la religión católica y con ella el sacerdote, han sido en numerosas ocasiones los grandes protagonistas de todo tipo de películas y géneros. Sería interminable hacer una relación completa y exhaustiva de las películas que han tenido a los sacerdotes católicos como protagonistas y, a buen seguro, cada espectador guarda en su memoria cinematográfica más de una película con un cura como protagonista, por lo que desde este espacio dedicado al personaje de la semana intentaré ceñirme a las más conocidas y emblemática películas del cine con sacerdote como protagonista, que no quiere decir que tengan que ser películas forzosamente religiosas.

El ejemplo más claro, aunque su tema si es religioso, pero no el género al que pertenece es “Yo confieso” (1953), una de las grandes películas de Alfred Hitchock, narrada en clave de suspense, pero que toca y en profundidad el tema del secreto de confesión que es un tema eminentemente religioso, con un excelente Montgomery Clitf como un sacerdote atormentado por este motivo. Pero mucho antes ya el cine había tratado la figura del sacerdote católico (y hago hincapié en este concepto de católico, porque hay otras muchas películas que están dedicadas a sacerdotes no católicos y que también tiene su importancia dentro de la Historia del cine). En este sentido se pueden destacar títulos como “Forja de hombres” (1938) y “La ciudad de los muchachos (19421), con Spencer Tracy como un sacerdote dedicado a cuidar de muchachos con problemas de adaptación social; “Las llaves del reino” (1944), de John M. Sthal, con Gregory Peck como un misionero escocés en la China de los años 30; “El cardenal” (1963), de Otto Preminger; “Escarlata y negro” (1983), de Jerry London; la inolvidable “La misión” (1986), hasta llegar a películas más recientes como “El tercer milagro” (1999), de Agnieszka Holland, con un sensacional Ed Harris como un sacerdote que debe verificar si un milagro es cierto o no, y “Silencio” (2016), de Martin Scorsese.

Dos cinematografías como la italiana y la española, como es lógico por su dimensión católica a lo largo de los siglos, son las que más han dedicado películas a los sacerdotes.

En España el listado es muy largo, pero se pueden destacar películas como “La fe” (1947), de Rafael Gil, “La guerra de Dios” (1953), de Vicente Escrivá, “El canto del gallo” (1955), de Rafael Gil, y “Cerca de la ciudad” (1952), de Luis Lucía, todas ellas pertenecientes al nacionalcatolicismo que se vivía en la década de los 50, mientras que otros directores de más calado como José Antonio Nieves Conde hacía, en esa misma década, la magnífica “Balarrasa” (1950), una película sobre la redención en la figura un sacerdote misionero, donde brilla el talento interpretativo de Fernando Fernán Gómez. Más recientes son “El sacerdote” (1978), de Eloy de la Iglesia, y “Padre nuestro” (1985), de Francisco Regueiro. Son películas de ficción a las que hay que añadir las películas de corte religioso dedicadas a santos como “El hombre que supo amar” (1979), de Miguel Picazo, dedicada a la vida de San Juna de Dios, y “La noche oscura” (1989), de Carlos Saura, donde la dimensión de los directores aportaba aires diferentes a las tradicionales hagiografías de santos.

En el cine italiano la figura del sacerdote católico ha tenido también la misma dimensión que en el cine español, tanto en películas de ficción, de diversos géneros, como en recreaciones de las vidas de santos, como es el caso de “Francisco, juglar de Dios” (1950), de Roberto Rossellini.

Se podría seguir haciendo una lista interminable, pero dejo para cada aficionado al cine que complete la lista, con las numerosas películas que quedan por citar, algunas de ellas excelentes y de grandes directores, y así poder tener un amplio y rico panorama de la presencia del sacerdote en el cine. De momento se lo pueden pasar muy bien con los sacerdotes comandados por Karra Elejalde en la amable comedia “Que baje Dios y lo vea”.

Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

historia de un matrimonio

Crítica de «Historia de un matrimonio»: Yo soy California y tú eres Nueva York, por Marta Molins

Una relación termina y curiosamente el fin del amor no acostumbra a ser la causa. …

One comment

  1. Muy bueno el artículo de Ruiz de Villalobos sobre la figura del sacerdote en el cine. Realmente se han hecho buenas películas teniéndolo como protagonista. Añado tres títulos que me marcaron profundamente en su momento:
    «Marcelino, pan y vino» (Ladislao Vajda. 1954) Me identifique rápidamente con el protagonista porque tenía exactamente mi misma edad. Los curas me parecieron encantadores y estaban interpretados por grandes actores. La vi en el cine Aristos
    «El renegado» (Leo Joannon. 1953) La historia de un sacerdote en plena crisis de fe, que consagra un vaso de vino en una taberna. Mi padre me sacó del cine Maldá. Lo llevé engañado, yo le había dicho que era una del oeste.
    «El milagro de Malaquias» (Bernhard Vicki. 1960) Un monje monta un bar enorme con motivos decorativos religiosos. Los camareros van disfrazados de curas y monjas. Nunca he entendido cómo pasó la censura de la época. La vi en el cine Alexandra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO