Home / Audio / Música / Series, sitcoms, libros y sagas “noir”. Primera parte. Por Natxo Torres Zenarrutzabeitia

Series, sitcoms, libros y sagas “noir”. Primera parte. Por Natxo Torres Zenarrutzabeitia

Digan lo que digan, no son buenos tiempos para los aficionados a las series, aunque en los últimos tiempos éstas dominen, por completo, las diferentes parrillas, no podemos decir que sea la calidad, lo que precisamente, predomine en ellas. Y, a pesar de que este bajonazo era ya bastante evidente, no me acuerdo de una temporada tan pobre, en los que a estrenos se refiere, como la presente. De hecho, aunque mi forma de actuar ante el arranque de un nuevo curso seriéfilo, no haya cambiado, es decir, sigo peinando como siempre los diferentes proyectos que ven la luz,  para ver que hay y, sobre todo, quienes están delante  y detrás de los mismos, y, prácticamente, en el presente, salvo un par de excepciones y entre comillas, lo estrenado o por estrenar no despierta ni curiosidad, eso si todo muy bien envuelto y vendido, de hecho se promociona, por todo lo alto, hasta lo que ya ha sido cancelado, (“Minority report”).

Public_Morals_Serie_de_TV-965433045-largeLas excepciones a las que me refería son: “Public morals”, una serie del otrora niño bonito del cine indie norteamericano, el neoyorkino Edward Burns, de la que por lo oído y por mi afinidad con el género, hace que se gane un vistazo (la estrena TNT la semana que viene); y la que a priori tiene todas las papeletas para ser el plato fuerte de la temporada, “Vinyl”, producción HBO, eso es ya una declaración de intenciones (aunque tampoco esté la cadena como para echar cohetes, sino que me expliquen que hacen todavía en antena cosas, que no interesan a nadie,  como “Looking” o “The Leftovers”), pero si a la HBO sumas a M. Scorsese, T. Winter y M. Jagger (para contarnos una historia sobre el universo musical del New York de los 70, a través del día a día de una discográfica que lucha por volver a flote), son palabras mayores,  ¿el pero?, mucho peso pesado detrás de la cámara, y peso ligerito delante (Bobby Cannavale y Olivia Wilde). ¡Veremos!

Así que, entre lo poquito que hay, las que han finalizado, las que se me han ido cayendo,  y que uno ha ido madurando (un poco, tampoco nos pasemos), y ya solo ve, lee  y escucha, lo que realmente quiere ver, leer y escuchar, ando bastante cansino, porque esas series que me guardaba para estos “impases”, ya no existen. Como en su momento fueron:

“Orphan Black”, (solo la 1ª, que era ligerita, serie B que no se tomaba en serio y con el culete de la Maslany iluminando la pantalla cada dos por tres, luego, entre que se quiso poner seria y que el trasero que aparecía continuamente era el de su amigo, dejó de hacerme gracia).

O “Bron/Broen”, (dos notables primeras temporadas y con la 3ª actualmente en emisión, pero entre los remakes americano (“The Bridge”) y franco-británico (“The Tunnel”), la pérdida de la sorpresa por el carácter y comportamiento de la protagonista, Saga Noren,  y el abandono del coprotagonista, Matin Rode,  me han creado tal cansancio y un ligero hartazgo, que de momento, me impide subirme de nuevo al caballo; de los remakes, me quedo con franco-británico).

Mis abandonadas en estos últimos años han sido:

“Homeland”, después de una enorme 1ª, se les fue la pinza en una 2ª repleta de momentos delirantes, con el culmen antológico de ver a Abu Nazir, el  diablo, paseándose en helicóptero por la capital de los EEUU. ¡Vamos, puro “Zero, Dark thirty” Y… ¡ahí se quedó!

“House of Cards”, visualmente elegante, con estilo y empaque, sin cometarios a los numeritos sexuales de K. Spacey con K. Mara, ¡voy a ser bueno!,  pero estas series donde los protagonistas/psicópatas, (Kevin y su mujercita, la princesa prometida),  son tan listos, e irradian magnetismo, seducción y sofisticación, en cantidades industriales, me tocan la moral y si a eso añadimos el momentazo de, al inicio de la 2ª, ver al vicepresidente de los EEUU (Spacey), disfrazado con gafas y gorra y escondido en el andén de la estación del metro, en hora punta,  lanzando a la mayor de las Mara, contra el convoy, sin que nadie se percatara … fue demasiado para mí.

“The Newsroom”, aguanté solo la 1ª, y, de verdad, ¿es necesario añadir algo más? La HBO, queda demostrado, es humana.

Masters_of_Sex_Serie_de_TV-671630744-large“Master of  Sex”, agradable sorpresa su 1ª temporada, perdió chispa y parte de la sorpresa inicial  en la 2ª, (aunque probablemente tenga el mejor episodio de la serie, el 2×3,  el de la mangosta, (el boxeador Archie Moore) y absolutamente prescindible la 3ª, por lo menos, en lo que a mí respecta).

“Wayward Pines”, chapuza, previsible por otra parte, (estuvo pendiente de estreno más de un año), en la que estuvieron inmersos gente como Matt Dillon, Melissa Leo, Toby Jones, Terrence Howard, Carla Gugino,  eta abar (etcétera en Euskera); cuando ya en el piloto, se tienen que explicar tantas cosas…

Así que dejando a un lado la de Ed Burns, habrá que esperar a la  2ª parte  de la temporada, para ver como vuelve “Better Call Saul”, la 1ª por debajo de lo esperado, (no eran necesarios tantos episodios para contar lo que contó, se les enrolló la cadenilla), a ver si no se hacen realidad mis presagios con la de la HBO, y, sobre todo, a la 4ª de una que merece mejor suerte, con lo mejor de la serie B y del indie, pequeñita pero grande, estupendamente interpretada, creciendo episodio a episodio y temporada a temporada, bien ambientada, (“The Americans”), para volver a disfrutar de/con las series.

 

Natxo Torres Zenarrutzabeitia

 

 

 

 

 

About JLP jose

Check Also

Entrevista a Tori Sparks

“Una canción es una experiencia: no hay necesidad de entender las palabras para entender la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO