Home / Audio / Música / Sobre «Donbass» y la realidad. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Sobre «Donbass» y la realidad. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Es difícil, después de la excelente crítica que ha hecho José López Pérez sobre la película “Donbass”, del ucraniano Sergei Loznitsa, tanto desde el punto de vista cinematográfico como por la importante información que aporta, analizar algo nuevo sobre la misma, por lo que el trabajo que me tomo puede resultar, sino gratuito, si fútil. Pero es cierto, como señala JLP, que la película conmueve y llega hasta eso que literariamente llamamos entrañas, y que nos remueve ese yo que tenemos callado en esta vida posmoderna que nos está tocando vivir.

La violencia extrínseca e intrínseca que vive la sociedad actual está perfectamente mostrada a lo largo de los doce episodios que conforman “Donbass”, poniendo de relieve que la violencia está tanto en la guerra como en la vida cotidiana de todos nosotros. En buena medida la guerra evidencia que el ser humanos (mujeres y hombres) vive acotado por la sublimación (que como se sabe en psicoanálisis es la transformación de los impulsos instintivos en actos más aceptados desde el punto de vista moral o social, es decir la sublimación de la agresividad; la sublimación del impulso sexual), una sublimación que en momentos de crisis se rompe en mil pedazos y aparece el verdadero animal que hay en todos nosotros. El episodio del pueblo intentando linchar a un preso, lleva irrevocablemente a aquella famosa “Fuenteovejuna”, imperecedera obra teatral de nuestro gran Lope de Vega y a una de las frases más inquietantes que ha dado el teatro, como es la de: “Fuente Ovejuna lo hizo”. La violencia de lo cotidiano marca nuestro reloj biológico, es como nuestro Big Bang particular, porque todos, nos guste o no, tenemos un agujero negro en nuestra identidad.

Con un inicio que tiene continuación en el final y que no es más que una reflexión del poder que la política tiene sobre los medios de comunicación (y ahora mismo en este país se está viviendo un claro ejemplo, aunque no sea cruento como en la película), Sergei Loznitsa va engarzando historia tras historia para ofrecer un fresco de la realidad actual. Esa realidad de desintegración y decadencia que tiene la especie humana. Tanto da que los acontecimientos se produzcan en Ucrania, la reflexión que propone la película es universal, su realidad es universal, no hacen falta muertos ni heridos, para saber que hay muertos vivientes y heridos sin cura en la sociedad que llamamos civilizada. Es cierto que la guerra está allí, pero todos, más cerca o más lejos, más conscientes o más inconscientes, estamos en esa guerra, que es la guerra de todas las guerras. Las guerras del día a día, las guerras de la supervivencia, las guerras del poder, las guerras del dinero, las guerras de todo lo que toca el ser humano.

“Donbass” es una película para sufrir y para pensar, por eso, por ejemplo en Barcelona, su estreno se ha limitado a dos cines. Sigamos teniendo adormecido al dragón, porque aunque Sant Jordi lograra matarlo, se sabe con certeza que esa historia es un mito y los mitos, siempre, antes o después, caen de sus pedestales. Mientras esto ocurra “Donbass” seguirá firme, incólume, presente en la memoria de todo aquel que no quiera ignorar su propia identidad, que no es más que la identidad de todos nosotros.


Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine

Artículo relacionado:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Mama” en concierto, de Tori Sparks es la canción del día de www.nosolocine.net

Os traemos una vez más a nuestra canción del día a la gran Tori Sparks. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO