Home / Cine Europeo / Última crónica de la 4ª Mostra de Cinema Italià de Barcelona: De la Binoche al gran Monicelli. Por MariaJo López Vilalta «Morocha»

Última crónica de la 4ª Mostra de Cinema Italià de Barcelona: De la Binoche al gran Monicelli. Por MariaJo López Vilalta «Morocha»

De nuevo una opera prima en la MCIB, la del director Piero Messina, y con una protagonista de excepción: Juliette Binoche. Todo apuntaba a ser un gran film y lo fue en cuanto a su belleza y ese tempo sosegado y a la vez inquietante que enfatiza el propio título de la película: L’Attesa. Una espera infinita de alguien que no aparece en los 100 minutos que dura el largo de este músico, director y guionista que se estrena con esta historia de mujeres y afectos enmarcados en una casa siciliana. L’Attesa también es una película sobre la muerte aunque tampoco se hable de ella explícitamente, algo también extremadamente siciliano. “Sin la Binoche no hubiera sido posible esta película”, dijo Messina en los Cines Verdi la tarde del domingo 13. Un acto de agradecimiento a la francesa que apostó por primera vez por un director italiano y, por su fuera poco, con opera prima. La Binoche es la Binoche, que duda cabe, y la película está pensada para que la francesa pueda lucir todo su poderío interpretativo, además de la garantía a nivel comercial que supone una marca de este nivel, sin embargo el film podría haberse aguantado perfectamente con cualquiera de las grandes actrices con las que hoy cuenta la cantera italiana.

Non_essere_cattivoMuy distinto fue Non essere cattivo, un film trepidante e intenso protagonizado por Luca Marinelli quien lo presentó en directo en los Cines Verdi. Obra póstuma de Claudio Caligari, todo un director de culto que en 1983 conmovió con Amore Tossico y que ahora ha vuelto a optar por esta temática ambientada en la periferia romana y con “ragazzi di vita” de clara inspiración passoliniana como protagonistas. Un tratamiento magnífico de la drogodepencia de los 90 en la que Caligari no juzga sino que muy al contrario deja patente su profundo amor hacia sus personajes. Con la producción del actor Valerio Mastandrea, amigo íntimo de Caligari, Non essere cattivo es un interesantísimo film sobre la amistad y los sentimientos que triunfan sobre el infierno de la droga. Caligari ya muy enfermo soportó un duro rodaje de seis semanas y apenas acabado el montaje de su tercer largo, falleció el 26 de mayo pasado. Poco hubiera imaginado que su Non essere cattivo sería la película seleccionada por Italia para optar al oscar al mejor film en lengua no inglesa.

viva la sposaUna vivienda claustrofóbica, un bar de periferia y personajes con sus particulares historias tormentosas con un hilo de esperanza que los une. El resultado es Viva la Sposa de Ascanio Celestini que se pudo ver en la MCIB el lunes 14. Una Roma lejana a la dolce vita de la Via Veneto que se sumerge en una cruda vida, la de Nicola –interpretado por el propio Celestini-, la de Salvatore hijo de una prostituta y quizás también suyo, la de Sofia – interpretada por Alba Rohrwacher- y la de otros personajes bizarros que consiguen un excelente mosaico de personalidades que sobreviven en una dura realidad de absoluta actualidad.

cloroUna vez más en esta MCIB el agua toma un papel relevante en la opera prima de Lamberto Sanfelice, Cloro. Casualmente la natación sincronizada aparece en otra de las películas seleccionadas en esta Mostra, Vergine Giurata. El aristócrata director romano conocido por ser la actual pareja de Carlota Casiraghi, consigue un film estremecedor, sórdido y excelente con una magnífica Sara Serraiocco que interpreta a Jenny, una chica de 17 años que sueña con dedicarse a la natación sincronizada pero que su adolescencia se ve truncada con la muerte de su madre y la depresión de su padre. Con un hermano pequeño a su cargo se ve obligada a trasladarse a las montañas nevadas del Lazio y a tomar duras responsabilidades. Una historia preciosa plagada de poesía que se realza con una estética casi gélida conseguida por Sanfelice.

la versione di marioEl colofón de la MCIB de este año ha sido el homenaje rendido al director Mario Monicelli con motivo del centenario de su nacimiento. Una gran oportunidad para revisar dos de sus clásicos, I soliti ignotiLa Grande Guerra, pero sobre todo para disfrutar del exquisito documental La versione di Mario que estuvo presentado por uno de sus directores, Mario Canale. Sabíamos de la importancia y maestría de Monicelli pero ignorábamos que fuera tan prolífico, así como su activa implicación en la izquierda italiana, en movimientos anti-globalización como el G8 di Genova en 2001 (plasmado en su documental Un altro mondo è possibile) o apoyando la causa Palestina (Lettere dalla Palestina, 2002). El interesantísimo documental muestra todas las caras y facetas de este imparable director que siguió trabajando hasta poco antes de tomar la decisión de acabar con su vida a los 95 años tirándose de un piso del hospital romano donde le iban a tratar un cáncer de próstata. Un hombre que vivió con una intensidad poco habitual y que en La Versione di Mario nos dice verdades como puños y sin rodeos y nos cuenta en primera persona su visión del cine y de la vida en una charla sin guión que capta al director de Viareggio en toda su expresión.

 

MariaJo López Vilalta

About JLP jose

Check Also

Programa 217 de No Solo Cine en las Ondas

“Recuerda que eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida”. Billy …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO