Home / Viajes / Un día cualquiera por la China. Por Andreu Rifé

Un día cualquiera por la China. Por Andreu Rifé

Hoy es un día especial, un muy buen día, para nosolocine.net y muy especialmente para su editor, porque debuta en el arte de la escritura en nuestra página, y espero que este sea su primer artículo de muchos aquí, mi amigo Andreu Rifé. Artista polifacético por excelencia. Actor, cantante, compositor, performer y muchas cosas más, sobre todo Gran Persona. Os dejo directamente con él.

 

IMG_4051

Día de escalas. Una del mediodía en la estación de Xi’an, final de trayecto de un tren de larga distancia. En cinco horas tenemos que estar en el aeropuerto para seguir nuestro periplo hacia el sur rural del país. Discutimos con mi pareja. Ella es la prudente; quiere que vayamos directamente hacia el aeropuerto para ir más tranquilos. Yo me hago el aventurero y la convenzo de regalarnos un pato laqueado como excusa para ir al menos a pasear un poco por el centro de la ciudad (parece buena idea si uno no tiene en cuenta que Xi’an tiene nueve millones de habitantes). Calculamos que entre pitos y flautas disponemos de una horita justa para el restaurante, pero vale la pena teniendo en cuenta que es el único rato del día dedicado a no únicamente transportarnos. Llegamos a un garito a la hora prevista para el pato previsto. Sin duda, otro acierto gastronómico. Ella reconoce que fue buena idea bajar a la ciudad pero añade que no debemos demorarnos más. Vamos a tomar el bus que nos llevará a otro bus que nos llevará al aeropuerto que está a algo más de 60 kilómetros.

20150720_114520Pero el bus, el primero, no nos lleva a la estación prevista y nos deja en un lugar no reconocido para occidentales, que no entienden un pijo los caracteres chinos de los carteles públicos. La energía ya no es tan positiva y el “jijijaja” de mi ocurrencia inicial lúdico-festiva empieza a estar seriamente cuestionada. Procedemos rápidamente a preguntar a la gente de la calle si saben cómo llegar al autobús que nos debe llevar al aeropuerto, pero nadie nos entiende (en China, el inglés queda reservado a unos poquísimos y el recurso del lenguaje corporal hace días que ya lo abandonamos…). El tiempo se nos escurre y los nervios empiezan a florecer notoriamente. Finalmente chocamos con un hombre que sabe algo de inglés, pero se nos dispersa hablándonos efusivamente de Messi. Empatizo con él con el fin de conseguir que, seguido, empatice con nosotros ante la posibilidad de perder el vuelo. Finalmente tiene la lucidez de decirnos que a esa hora de la tarde no encontraremos taxis que nos lleven al aéreo-bus, y que la única opción que tenemos es coger unos taxistas-motoristas (ilegales) que van más rápidos. Los tomamos. La estampa es sugerente: dos guiris a lo Lonely Planet, con la mochila en la espalda y sin casco, encima de dos motos que van a toda leche y en contra dirección. Te mataré! Mi novia ha decidido expresarse a grito pelado. Saltamos directos de la moto al bus, que, por suerte, justo sale en aquel momento para el aeropuerto, parece que recuperamos algo del tiempo perdido, aunque seguimos en desventaja. Una hora de trayecto nos servirá para resetear la energía y coger fuerzas para el spring obligado una vez lleguemos al aeropuerto hacia la mesa de facturación para las mochilas.

20150718_172830Finalmente llegamos a tiempo, nos relajamos en la puerta de embarque y respiramos, pero al minuto anuncian que el avión tiene una demora de una hora máxima. ¿Una? Ríete! Ni dos ni tres, serán al final ¡nueve horas de espera! Paciencia que estamos de vacaciones…

20150716_134611Compartimos la espera con una familia de Getafe, buena gente. Están viajando por el país con agencia de pack y guía cerrados. Su experiencia por el momento no les es muy grata; La comida siempre es la misma, ven a los chinos gente impaciente, sucia y algo mal educada, y también que se aprovechan bastante de los turistas. Vamos… como pasa en cualquier país, por primer mundo que sea, donde uno decide viajar con agencia de packs y guías cerrados. Les expresamos que a nosotros la China nos está enamorando. La gente que estamos conociendo es tranquila y muy atenta con nosotros, y que la comida es buenísima, sanísima y variadísima.

20150715_190257 (1)Ya en el avión, repaso con detalle la gincana de ese día fatídico. Fatídico, sí. Y vital y espontáneo también. Como deben ser los viajes para enamorarse de cualquier país. Y China no dio para menos. Repetiremos, no tengo la menor duda.

Andreu Rifé

 

 

About JLP jose

Check Also

Viajes de cine: Venecia. Por Txerra Cirbián

Estos días, Venecia vuelve a ser noticia a causa de las graves inundaciones que están …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO