Home / Ecología / Un «NO» unánime a la revisión completa del Reglamento UE sobre Producción Orgánica, por Kai Kreuzer, director de Organic – Market

Un «NO» unánime a la revisión completa del Reglamento UE sobre Producción Orgánica, por Kai Kreuzer, director de Organic – Market

Por su especial interés reproducimos de forma íntegra este artículo por cortesía de Bio Eco Actual

 

Casi todos los aproximadamente cien participantes en el encuentro de Berlín estaban de acuerdo. «Rechazamos el proyecto de una nueva versión del Reglamento Orgánico de la UE y nos negamos a participar en la discusión de los elementos específicos de la propuesta con la Comisión», dijo Jan Plagge, presidente de la junta directiva de BÖLW, la organización umbrela del sector ecológico alemán domiciliada en Berlín, al finalizar las reuniones celebradas el 7 de julio.

(Imagen: Los participantes en la conferencia en la Representación Permanente del Estado federado de Sajonia-Anhalt en Berlín)

Doce expertos presentaron sus declaraciones en el evento titulado: «Evaluación del impacto de la Comisión de la UE: ¿una base sólida para un nuevo Reglamento Orgánico o una tarea equivocada?«.

En marzo, la Comisión Europea publicó un borrador de una revisión completa del Reglamento Orgánico de la UE. Todos los participantes de la conferencia coinciden en la creencia de que la propuesta de la UE podría tener efectos dramáticos en todo el sector ecológico – desde los agricultores a los consumidores. En un discurso de quince minutos, cada uno de los expertos ha dilucidado desde su punto de vista  los cambios previsibles y las consecuencias prácticas para el cultivo, el procesamiento, el comercio minorista y los controles biológicos.

Jan Plagge, quien introdujo el debate, señaló que la Comisión de la UE podría, sin duda, haber alcanzado muchos éxitos, como la promoción de la investigación para el sector orgánico o las enmiendas continuas efectuadas en los últimos años al existente Reglamento Orgánico de la UE. Ellos podrían haber subsanado las deficiencias conocidas en la normativa vigente y, al mismo tiempo impulsado el desarrollo del sector. Dijo que desde hace dos años, el Grupo IFOAM EU había estado en conversaciones con la Comisión con el fin de promover aún más el desarrollo de la legislación vigente. A pesar de esta recomendación, la Comisión ha optado por la vía de volver a escribirlo todo. La justificación de la Comisión de la UE fue principalmente el interés de los consumidores en los alimentos libres de pesticidas. Sin embargo, a pesar de haber sido invitados, ningún representante de la Comisión estaba en Berlín para defender este punto de vista.

A la cabeza de la impresionante falange de los que abogan por continuar con el Reglamento Orgánico actualmente aplicable fue Clemens Neumann, director del departamento en el Bundesministerium für Ernährung und Landwirtschaft (BMEL) (Ministerio Federal de Agricultura y Alimentación). El ministerio tiene reservas considerables en cuanto a la propuesta de revisión de la Comisión de la UE que no apoyaría la agricultura a pequeña escala. Es por esto que el ministerio apoya la posición de BÖLW – Neumann dijo que sus posiciones eran «similares». «El Reglamento debe seguir para reflejar los procesos inherentes a los sistemas de producción orgánica.» En su opinión, «El factor decisivo no debe ser simplemente que el producto final no contenga residuos«.

Stefan Dreesmann, que trabaja en el Ministerio de Agricultura de la Baja Sajonia, criticó a la Comisión por hacer falsas suposiciones y llegar a conclusiones erróneas. Dijo que no había sinopsis que acompañara el borrador de la nueva regulación cosa que hubiera permitido a los ministerios comparar el texto del actual y el del Reglamento Orgánico planeado. «No sabemos con precisión lo que se ha dejado de lado«, explicó Dreesmann. Como ejemplos de lo que realmente está ausente, señaló el recorte de picos y castraciones de cerdos. Dijo que la Comisión ha querido simplificar, pero es, de hecho subestimar la complejidad del tema. Añadió que estamos ‘pasando gato por liebre’. Nadie sabe lo que la Comisión podría más tarde incluir en las nuevas normas. «No estamos en una zona de juegos – estamos tratando aquí con un sector comercial que este año alcanzará el volumen de negocios de cerca de 8 billones de euros sólo en Alemania. Su conclusión: «Sería mucho mejor conservar el Reglamento Orgánico actual y mejorarlo, abordando los puntos individualmente«.

Jürn Sanders del Instituto Thünen abordó la cuestión de si la confianza del consumidor, dado que la Comisión de la UE se queja de estar bajo amenaza, está realmente en peligro. Según Öko-Monitoring, en Baden-Württemberg, es muy raro que la comida orgánica contenga pesticidas. Sostuvo que no es realista tratar de alcanzar la idea de la Comisión de «orgánico: Más y Mejor» por medio de apretar las directrices y eliminar todas las exenciones. No puede haber tal cosa como un «cloud-cuckoo-land” orgánico. «El sector ecológico también debe encontrar su lugar en el mercado. Tenemos, sin duda un alto perfil de producción ecológica coherente, pero tendríamos mucha menos superficie de cultivo orgánico«, dijo Sanders. También prevé problemas en terceros países, en particular, que abastecen a la UE. «Dado que las normas tienen que ser aplicadas de una manera compatible, vamos a ver muchos menos productos ecológicos procedentes de terceros países.» Su conclusión: «La Comisión tiene la intención de empujar a través de un cambio de paradigma, y al hacerlo, cae en muchos errores prácticos.»

Cuando Jutta Jaksche, la representante de la Verbraucherzentrale Bundesverband – la organización federal de nivel superior en Alemania que representa los intereses de los consumidores – cogió el micrófono, la tensión aumentó. Era ya evidente que el principal argumento de la Comisión es la confianza del consumidor, que considera que actualmente está en peligro. Jaksche acogió con satisfacción el hecho de que la Comisión se ocupe de la cuestión, porque la credibilidad y la transparencia son una promesa importante para los consumidores. Bienestar animal y fortalecimiento del sistema de control son en su opinión los puntos importantes que se deben agregar a la regulación orgánica vigente de la UE lo más rápido posible. Señaló que había una ausencia total de aspectos sociales en la propuesta de la Comisión de la UE. Para ella, es esencial una frecuencia mínima de inspección anual más inspecciones adicionales orientadas según riesgos, que es lo que prevé la actual normativa medioambiental de la UE. Jaksche da a la Comisión de la UE la tarea: «Los problemas de la aplicación no pueden ser resueltos por un nuevo reglamento. Los consumidores están siendo mal utilizados por la Comisión Europea con el fin de justificar sus propuestas. Si la Comisión se tomara en serio sus propios objetivos, sería presentaría otra propuesta«, dijo Jaksche. Expresó que ella también quería ver enmiendas claras y ambiciosas de la normativa vigente en materia de bienestar animal y de materiales de envasado de alimentos. Finalmente concluyó que «El nuevo proyecto de la Comisión de la UE debe ser triturado. En lugar de revisar el Reglamento Orgánico vigente en su totalidad, debe ser mejorado paso a paso«.

El Reglamento Orgánico Europeo se convirtió en ley en 1991, y desde esa fecha ha sido objeto de numerosos ajustes y enmiendas, incluyendo una revisión completa: El Consejo de la UE adoptó una nueva legislación para el sector en 2007. El Reglamento del Consejo (EG) N º 834/2007 del 28 de junio 2007 ha definido desde entonces cómo los productos y alimentos que se etiquetan como orgánicos tienen que ser producidos y procesados. El Reglamento (CE) N º 834/2007 sustituyó en 2007 el primer reglamento orgánico de la UE Nº 2092/91…

Martin Rombach de la Konferenz der Kontrollstellen eV (KDK) – que representa a los organismos de control en Alemania, criticó el hecho de que la propuesta de la Comisión está poniendo demasiado énfasis en el papel de la analítica. El análisis en la actualidad, no puede establecer si un producto es orgánico o no. Es cierto que hay mucho menos residuos en los productos ecológicos, pero incluso en este caso no es posible asumir que no hay ninguno en absoluto. Por otra parte, ningún laboratorio en todo el mundo puede decir de qué método de la agricultura viene un producto que esté libre de cualquier residuo. Esto no quiere decir automáticamente que se haya cultivado orgánicamente. En un sistema de producción agrícola típico para la mayoría de los estados miembros europeos, siempre habrá una cierta cantidad de residuos, ya que la mayoría de las granjas todavía están produciendo convencionalmente, aparte de los contaminantes que son omnipresentes en el medio ambiente. «Nos enfrentamos a la amenaza de retirada de la certificación de los productos ecológicos a escala masiva y a enormes daños. En el futuro, los agricultores podrían ser compensados por el estado, pero los comerciantes no», temía Rombach. Teniendo en cuenta el nuevo Reglamento de la UE es casi imposible evaluar el desarrollo futuro. «La conversión se convierte en un riesgo incalculable.» Lo orgánico jugaría un papel más pequeño, no más grande.

Jochen Neuendorff, director del organismo de control alemán GfRS y miembro de la junta directiva de la asociación europea de organismos de control EOCC, enfatizó la urgencia de un mayor énfasis en el enfoque orientado al riesgo a los controles orgánicos. Como ejemplo, mencionó las granjas de producción animal orgánica a gran escala con los problemas de bienestar animal en Alemania. Según Neuendorff, los casos de fraude más recientes indican que la comunicación transfronteriza y la cooperación entre las autoridades competentes en la UE están en necesidad de mejora. Las interfaces de control ecológico y la persecución penal deben estar claramente definidas. En el caso de infracciones graves, es importante aplicar sanciones con carácter disuasorio. Añadió que las inspecciones realizadas en terceros países tienen también que mejorar. Sin embargo, en opinión de Neuendorff la propuesta actual de la UE para revisar todo la regulación de orgánicos no aborda estas deficiencias. Lo que contiene es una miríada de nuevas reglas que conducirían a una fuerte burocratización adicional del sistema de control. Su conclusión: «Si esta propuesta se convierte en realidad, el control orgánico se diluye en lugar de ser mejorado.»

En su contribución, Marcus Girnau, director general adjunto de la Bund für Lebensmittelrecht und Lebensmittelkunde – en representación de la industria alimentaria alemana – expresó su sorpresa ante el hecho de que apenas siete años después de la última revisión completa del Reglamento Orgánico de la UE todo iba a ser cambiado una vez más: «el BLL se asombra de que un área de la ley esté siendo re-reformulada de nuevo en tan poco tiempo.» Lo que relaciona BÖLW con BLL es el  hecho de que estaban interesados en una ley orgánica de la UE de un alto nivel y un reparto equitativo entre los deberes del estado y las empresas. En la revisión prevista Girnau ve un «enfoque sistémico diferente» por completo. Dijo que muchos de los cambios previstos todavía no estaban disponibles. 30 actos delegados planeados, así como doce normativas de desarrollo. «Esto dará lugar a que nosotros ya no estemos involucrados en muchos temas». Girnau también ve crítico el ampliar la certificación obligatoria para incluir quioscos, mercados o el comercio de bebidas. «Los productos favoritos como Bionade no estarán allí más a la venta.» En el tema del Reglamento Orgánico de la UE, Girnau aseguró que BÖLW tendría todo su apoyo.

Comentario:

Estamos en un lío. Tenemos un Comisario de la UE-bio inteligente para la agricultura que, obviamente, aspira a hacer algo en beneficio del sector orgánico y hacerse un monumento a sí mismo. Luego hay algunos colegas de la Dirección General de Agricultura, que no pocas personas afirman que no tienen competencia para captar la complejidad de las cuestiones y problemas que la industria orgánica tiene que tratar.

Por otra parte, el personal de la Dirección General se dice que ha desacreditado el Grupo IFOAM UE, que representa los intereses legítimos del sector en el conjunto de la UE, como «grupos de presión empresariales». De la misma fuente viene la crítica de otros representantes del sector ecológico: » Ustedes los representantes de los agricultores están siempre en contra de todo.»

Por el contrario, el sector ecológico ha llegado a una conclusión firme de que es el resultado de muchas discusiones y de mucha deliberación: están tirando al bebé con el agua del baño. Esto podría tener graves repercusiones. Y en la industria solar en Alemania es evidente que los temores de la peor clase están absolutamente justificados. Un sector floreciente con óptimas perspectivas de futuro fue dejado de lado por los políticos y sacrificado al comercio internacional con China.

Decenas de fabricantes solares alemanas con incalculables conocimientos fueron a la ruina o a venderse a las empresas asiáticas y árabes. Miles de puestos de trabajo y el acceso a una de las tecnologías más importantes para el futuro se han perdido en los últimos años, sin la difusión adecuada por los medios de comunicación.

Y por último: la idea de la Comisión de la UE de simplificar el Reglamento Orgánico es un recordatorio mortal de la idea de un político alemán muy conocido que érase una vez exigió que nuestras declaraciones de impuestos anuales deben caber en un posavasos. ¿No sería bueno que el mundo fuera tan simple y sencillo como eso? – por desgracia, en el mundo real las cosas son un poco diferentes.

Fuente: www.organic-market.info
Traducción: Montse Mulé

 

About JLP jose

Check Also

Pedro Burruezo entrevista a Joaquín Araujo: «La poesía es el verdadero lenguaje de la Natura».

Nota inicial del editor: Esta es la quinta y penúltima entrega de una serie de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO