Home / Audio / Música / “Verano de una familia de Tokio” (2017): ¡Gran película, bravo!

“Verano de una familia de Tokio” (2017): ¡Gran película, bravo!

En esta tercera entrega de la saga del veteranísimo cineasta Yöji Yamada (13 de septiembre de 1931, en Toyonaka, Japón) destaca la perfecta fusión en varias escenas entre comedia y drama. Algo muy difícil de conseguir e insólito. “Verano de una familia de Tokio” es más irreverente.

En 2013, en la primera entrega, “Una familia de Tokio”, Yamada se acercaba al cine de Ozu y le rendía homenaje, también lo hacía en el final de la segunda “Maravillosa familia de Tokio”.

En esta tercera predomina más la comedia. Sigue mostrándonos una sociedad en la que hay más respeto, más educación, más humanidad que en la nuestra. Los personajes con los que más me identifico son los de la pareja más joven, el hijo menor de Shuzo, que es músico y afinador de pianos, y su bella esposa, que es enfermera. Son los más sensibles, los que viven más felices, con más armonía.

Tras ver la película tengo ganas de conocer como siguen sus vidas, sus historias, de manera que le veo cuerda para rato, si se mantienen los esquemas.

Han pasado los años y Shuzo y su esposa Tomiko tiene problemas matrimoniales. Su hijo mayor Konosuke, se pregunta si su padre ya no tiene edad para conducir. Así que con la ayuda de su mujer y de sus hermanos organizan un plan para quitarle el carnet de conducir. Pero alguien reaparece en la vida de Shuzo, de forma fortuita, un antiguo compañero de estudios que a su edad, por problemas pecuniarios debe seguir trabajando.

En esta ocasión tiene menos protagonismo Tomiko. Sigue siendo un lugar de diversión el bar al que acude a diario Shuzo.

Hay varias escenas muy divertidas, entre ellas, el reencuentro en el bar entre Shuzo, sus amigos y su antiguo compañero de clase, cuando el repartidor de comida a domicilio llega con el pedido, la confusión generada por la noche de borrachera, o los momentos en los que Shuzo siembra el pánico conduciendo.

Todos los personajes están muy bien construidos, son complementarios, muestran diferentes puntos de vista. Sirven para mostrar diferentes generaciones, para dotar al film de polifonía.

Los actores están todos inconmensurables.

También me gusta mucho la banda sonora de Joe Hisaishi que sabe adaptarse de maravilla a las imágenes que debe ilustrar. Hace más patente la comedia o el drama, e incluso se atreve a ejercer de base de la narración con sonidos originales.

En definitiva, “Verano de una familia de Tokio” me parece una gran película, para reír, para pensar, para reflexionar y pasarlo muy bien en una sala de cine. Viendo films como este me convenzo de que, como bien dice Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos, el cine es el mayor invento del ser humano.

José López Pérez

@JLPnosolocine

 

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

En principio esta semana hay 8 estrenos en España

Mañana 20 de julio de 2018 se estrenan en España “solo” 8 largometrajes. Dos son …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *