Home / Audio / Música / And nothing else matters. Por Oriol Pérez Treviño

And nothing else matters. Por Oriol Pérez Treviño

Sábado, 11 de septiembre de 2021

Vivimos inmersos en el imperio de la sordidez y la «fisgonería». Habiendo convertido nuestras vidas en una muestra excelsa de superficialidad, si desean profundamente superficial, resulta que necesitamos alimentar constantemente la polémica para encontrar la fuerza suficiente para ser capaces de soportar unas vidas tan vacías, poco interesantes y epifenoménicas. Propias de una verdadera muerte en vida. La polémica, que es muy distinta que el debate intelectual, se ha instalado de manera permanente, ya sea vía medios de comunicación o redes sociales, en nuestra sociedad y su efecto es idéntico al de la espuma de la cerveza: trepa muy rápido, pero pasado un tiempo no queda absolutamente nada. Afirma el arqueólogo Eudald Carbonell como la polémica no hace más que crear sociedades estériles. Y, posiblemente, la esterilidad que sufre eso que hoy conocemos como Catalunya, considerada ésta como nación, país, principado, autonomía, región o trozo de geografía de la Península Ibérica, tenga mucho que ver con la fascinación colectiva por la polémica y las polémicas. Resulta grotesco, por no usar un adjetivo más gordo, que hayamos creído como esta constante polémica nos haya convertido en ciudadanos con sensibilidad y conocimientos políticos. Nada de eso. El nivel no va más allá de la exhibición de la bandera, la manifestación, el eslogan, el lazo y en una exhibición, por parte de los líderes, de populismo mamarrachesco más próximo a Boris Johnson o Viktor Orbán que no a la propia de un dirigente irreprochablemente democrático.

Uno de los instrumentos esenciales para la creación de la polémica es el del linchamiento mediático. Sin entrar ahora en muchos detalles, y como sé algo de ello, les puedo decir que a uno le toca vivir éste a la manera de Gregorio Samsa, el famoso personaje de La transformación (1915) de Franz Kafka (1883-1924). Uno se despierta y resulta que al salir a la calle el resto lo ve como una especie de monstruo, asesino o criminal por el simple hecho que este nuevo tribunal de la Inquisición que conocemos con el nombre de opinión pública, ya sea vía noticia diario o tweet, ha decidido construir, en el argot periodístico se lo denomina cocinar, un enfoque a una noticia donde el objetivo verdadero no es informar sino juzgar y condenar. Incluso, si es necesario, matar. Hay muchas fórmulas de asesinato y la imposibilidad de encontrar trabajo fijo como consecuencia del linchamiento, que los ciudadanos siempre tan impoluta e inmaculados sólo conocen como escándalo, puede ser una muestra de ello.

Pero resulta, amigos, amigas y amiguis, que como dice el proverbio ruso «peca el justo, peca el bribón, todo el mundo vive del pecado, ¿y nosotros no?» por lo que, siguiendo el pensamiento de Simone Weil, necesitamos abordar la temática del pecado en una nueva dimensión para comprenderlo como un instrumento que las energías psíquicas disponen para el crecimiento, el ensanchamiento y el llenar nuestros propios vacíos personales. Pero esto no está, desgraciadamente, en el orden del día. Lo acabamos de ver y lo estamos viviendo, sin ir más lejos, en la renuncia de Xavier Novell i Gomà como obispo de Solsona por haber vivido o estar viviendo una especie de historia muy parecida a la que viven Ralph de Bricassart y Meggie Cleary en The Thorn Birds y que por aquí conocimos con el nombre de El pájaro espino.

Más allá de las simpatías y antipatías que nos sucita el ya ex obispo de Solsona debo escribir que he sentido verdadera repugnancia y asco del linchamiento mediático que se ha realizado hacia el Sr. Novell y que, para que engañarnos, no me ha extrañado en absoluto. A la mala leche, ganas de hacer daño y de venganza habituales, en algunos casos se ha acompañado de una exhibición absoluta de ignorancia en cuestiones canónicas como la de haber escrito que Novell se había autoproclamado exorcista de la diócesis. Escribir esto es desconocer que cualquier obispo, al haber alcanzado este cargo, es per se exorcista. Y Novell, al parecer, ejercía de exorcista desde el año 2015. Hablando de exorcismos. Me resulta absolutamente insólito como periodistas que, cuando hablas con ellos, aseguran ser ateos, ahora hayan corrido a escribir sobre un fenómeno que no es ninguna broma desde el momento que ha sido abordado muy seriamente por la misma disciplina psiquiátrica. Y sin saber dar todavía ninguna explicación «lógica».

Sea como sea, una renuncia como la que acaba de realizar Novell no es una cuestión mediática y periodística. Nos conduce, posiblemente, a la esencia del misterio y belleza de la vida y de su misión implícita. Escribe la citada Simone Weil como nacemos y vivimos en dirección contraria, porque nacemos y vivimos en el pecado. Necesitamos un vuelco. Una metanoia. Una conversión. No seré yo quien niegue la posibilidad a una persona de poder convertirse en compañero, esposo y, quien sabe si algún día, futuro padre. Y como la canción de Metallica: And nothing else matters …

Oriol Pérez Treviño

@Oriol676388017

Edición del artículo (como todos los de las secciones «El tiempo se convierte en espacio» y «Entre clásicos» de Oriol Pérez Treviño): José López Pérez

Imágenes 1 y 2: Pixabay

Artículo relacionado:

 

AND NOTHING ELSE MATTERS

 

Dissabte, 11 de setembre de 2021

 

Vivim immersos en l’imperi de la sordidesa i la furoneria. Havent convertit les nostres vides en una mostra excelsa de superficialitat, si voleu profundament superficial, resulta que necessitem alimentar constantment la polèmica per trobar la força suficient per ser capaços de suportar unes vides tan buides, poc interessants i epifenomèniques. Pròpies d’una veritable mort en vida. La polèmica, que és molt diferent que el debat intel·lectual, s’ha instal·lat de manera permanent, ja sigui via mitjans de comunicació o xarxes socials, en la nostra societat i el seu efecte és idèntic al de l’escuma de la cervesa: s’enfila molt ràpid, però passat un temps no en queda absolutament res. Afirma l’arqueòleg Eudald Carbonell com la polèmica no fa més que crear societats estèrils. I, possiblement, l’esterilitat que pateix això que avui coneixem com a Catalunya, consideradem aquesta com a nació, país, principat, autonomia, regió o troç de geografia de la península ibèrica, tingui molt a veure amb la fascinació col·lectiva per la polèmica i les polèmiques. Resulta grotesc, per no usar un adjectiu més gruixut, que haguem cregut com aquesta constant polèmica ens hagi fet ciutadans amb sensibilitat i coneixements polítics. Res d’això. El nivell no va gairebé més enllà de l’exhibició de la bandera, la manifestació, l’eslògan, el llacet i en una exhibició,per part del líders, de populisme mamarratxesc més pròxim a Boris Johnson o Viktor Orbán que no a la pròpia d’un dirigent irreprotxablement democràtic.

 

Un dels instruments essencials per a la creació de la polèmica és el del linxament mediàtic. Sense entrar ara en molts detalls, i com que en sé alguna cosa, els puc dir que un li pertoca viure aquest a la manera de Gregorio Samsa, el famós personatge de La transformació (1915) de Franz Kafka (1883-1924). Un es desperta i resulta que en sortir al carrer la resta el veu com una espècie de monstre, assassí o criminal pel simple fet que aquest nou tribunal de la Inquisició que coneixem amb el nom d’opinió pública, ja sigui via notícia diari o tweet, ha decidit construir, en l’argot periodístic se’n diu cuinar, un enfoc a una notícia on l’objectiu veritable no és informar, sinó jutjar i condemnar. Fins i tot, si cal, matar. Hi ha moltes fórmules d’assassinat i la impossibilitat de trobar feina fixa com a conseqüència del linxament, que els ciutadans sempre tan impòl·luts i immaculats només coneixen com a escàndol, en pot ser una mostra.

 

Però resulta, amics, amigues i amiguis, que com diu el proverbi rus «peca el just, peca el bergant, tothom viu del pecat, ¿i nosaltres no?» per la qual cosa, seguint el pensament de Simone Weil, ens cal abordar la temàtica del pecat en una nova dimensió per comprendre’l com un instrument que les energies psíquiques disposen per al creixement, l’eixamplament i l’omplir els nostres buits personals. Però això no està, malauradament, a l’ordre del dia. Ho acabem de veure i ho estem vivint,sense anar més lluny, en la renúncia de Xavier Novell i Gomà com a bisbe de Solsona per haver viscut o està vivint una espècie d’història molt semblant a la que viuen Ralph de Bricassart i Meggie Cleary a The Thorn Birds i que per aquí vam conèixer amb el nom de El pájaro espino.

 

Més enllà de les simpaties i antipaties que ens sucita el ja exbisbe solsoní he d’escriure que he sentit veritable repugnància i fàstic del linxament mediàtic que s’ha realitzat cap al Sr Novell i que, perquè enganyar-nos, no m’ha estranyat en absolut. A la mala llet, ganes de fer mal i de venjança habituals, en alguns casos ha anat acompanyat d’una exhibició absoluta d’ignorància en qüestions canòniques com ara la d’haver escrit que Novell s’havia autoproclamat exorcista de la diòcesi. Escriure això és desconèixer que qualsevol bisbe, en haver assolit aquest càrrec, és per se exorcista. I Novell, pel que sembla, exercia d’exorcista des del 2015. Parlant d’exorcismes. Em resulta absolutament insòlit com periodistes que, quan parles amb ells, asseguren ser ateus, ara hagin corregut a escriure sobre un fenomen que no és cap broma des del moment que ha estat abordat seriosament per la mateixa disciplina psiquiàtrica. I sense saber donar-ne encara cap explicació «lògica».

 

Sigui com sigui, una renúncia com la que acaba de realitzar Novell no és una qüestió mediàtica i periodística. Ens porta, possiblement, a l’essència del misteri i bellesa de la vida i de la seva missió implícita. Escriu la citada Simone Weil com naixem i vivim contra direcció, perquè naixem i vivim en el pecat. Ens cal un capgirament. Una metanoia. Una conversió. No seré pas jo qui negui la possibilitat a una persona de poder-se convertir en company, espòs i, qui sap si algun dia, futur pare. I com la cançó de Metallica: And nothing else matters…

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Benet Casablancas, uno de los grandes. Por Oriol Pérez Treviño

Sábado, 16 de octubre de 2021 La escritura del artículo de hoy no es reciente, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO